Red de amor

Capítulo 55

Las heridas sanan con forme el tiempo pasa, es lo que dicen, han pasado dos semanas desde que todo ocurrió, aún no he podido aceptar la pérdida de la señora Pops, me gustaría que estuviera aquí, sin duda alguna. La situación con Thiago se mejoró desde que me emborraché, luego de haberme disculpado con él por no actuar correctamente él logró comprenderme, pero, ahora, las cosas no andan bien, por alguna razón estoy notando que Lourde, está sobre pasando los límites de trabajo, el tiempo que pasa con Thiago en su oficina es demasiado para mí y no solo eso, he entrado de repente y la encuentro a unos centímetros de Thiago, hay ocasiones en que su mano está en el hombro de mi esposo acariciando de él, pero el peor punto de todo esto, es que Thiago simplemente parece ni darse cuenta, eso es lo que está sacándome de mis casillas, cada vez peleamos en cuanto saco el tema, todo está saliendo muy mal, todo se está derrumbando, no he querido pensar en divorcio, pero es lo último que queda si esto llega a un nivel extremo.

Hace unos días Clarissa y el señor Armitt vinieron a visitarnos debido a la pérdida que tuvimos, para mi sorpresa, me termine enterando que es lo que le ocurría a esta señora y porque su comportamiento sin sentido, resulta que escucho a Thiago hablar sobre el hecho de que yo aún no estaba dispuesta a tener un bebe con uno de sus primos, es allí donde entendí del porque su comportamiento, me comentó que Thiago estaba de acuerdo y que luego de que el le aclarara las cosas, entendió que actuó mal, quiso disculparse pero, gracias a las circunstancias no se pudo dar, se disculpó conmigo y me agradeció de que la perdonará, me termino diciendo que cuando llegara un pequeño, ella iba destartalado feliz, luego de todo eso, nuestra relación suegra y nuera a estado estable.

El caso de la señora Pops aún sin abierto, no hay pistas sobre quién pudo hacerlo, si eso sigue así, el caso cerrará dándolo por un robó fallido, no me gustaría que su muérete quedará impune, necesito que alguien esté detrás de esas rejas pasando por la mujer de la Señora Pops, he llegado a pensar que hasta sus hijos pudieron mandar a alguien a matarla, con tal de obtener todo lo que ella tenía, pero no estoy tan segura de eso. 

Salgo de mi oficina para poder ir a la oficina de Lourde, tengo que dejarle unos papeles que me encargaron desde hace unos días, antes de entrar, logró escuchar una voz desconocida en el lugar.

— ¿qué es lo que estás esperando? — cuestiona con enojo el hombre desconocido, aunque, no creo que sea tan desconocido, esa voz la he escuchado antes.

— ¡no puedo dar un movimiento así! — le reclama la rubia, trato de acércame con el cuidado de que no logren verme.

— ¡haz las cosas bien! — demanda furioso, en ese momento empiezo a escuchar con el tipo empieza a caminar, rápidamente busco un lugar donde poder esconderme, en cuanto escucho que este se ha ido, observó cómo se aleja, no logró visualizar su rostro, así que me atrevo a seguirlo hasta que llegó con Marie, el entra al ascensor y en cuanto se gira, logro ver su rostro, pero no con exactitud, ¿ese William?.

— ¡William! — Exclamó sin importarme en absoluto llamar la atención, no logró afirmar mi sospechas ya que el elevador se cierra de golpe, rápidamente corro hasta llegar al elevador, presionando con ansiedad los botones. ¿Ese era William?, pero si es el, ¿qué demonios hacía con Lourde?, a que se refería con "haz las cosas bien", no estoy segura si era el, desde hace un año que se presentó en mi casa, advirtiéndome sobre una maldita venganza, no estoy segura de actual sea su apariencia ahora.

— ¿está bien? — cuestiona Marie un poco confundida, la observó y se me ocurre preguntarle a ella, ella tiene que saber de quién se trata.

— ¿quién era el hombre que acaba de salir? — le preguntó, ella incrédula no entiende de lo que le estoy hablando. — ¡del hombre que acaba de salir, Marie!, estuvo con la señorita Lambert. — le hago saber, ella eleva ambas cejas y empieza a revisar unas cosas en unos papeles y empieza a llamar por teléfono, luego de unos segundo finaliza la llamada.

— ¿quién era? — le vuelvo a preguntar.

— su nombre es Ian..., Ian Lambert — comenta. ¿Ian Lambert?, ¿Quién es ese?, ¿Lourde tiene hermanos?, es imposible, juraría que era William el que estuvo aquí.

— gracias Marie. — le agradezco y me dirijo directamente hasta mi oficina donde está Lori trabajando.

— ¿pudiste entregar eso? — me pregunta, niego con mi cabeza.

— algo anda mal. — murmuró, mientras me siento en mi silla.

— ¿están mal los papeles?, imposible yo los termine revisando al final y...

— No, no es eso. Tengo que averiguar qué es lo que está pasando. ¿Quién era él? — Lori me mira muy confundida y desorientada con mis palabras.

— ¿quieres que vaya a dejar yo los papeles? — me pregunta, yo vuelvo a negar con mi cabeza y me pongo de pie.

— lo haré yo, no te apures y gracias — salgo de la oficina en dirección a la oficina de Lourde, en realidad mi misión es averiguar quién es el, los papeles se pueden ir al diablo en estos momentos. En cuanto llegó, la oficina está vacía, qué raro, no me sorprende en lo más mínimo.

Está claro que ya se fue a meter con Thiago a la oficina, ¿pero qué es lo que le pasa a esa perra?, que no le ve el anillo que ese hombre está usando, está casado, ese hombre ya está ocupado.



Emma_Warren

#296 en Otros
#84 en Humor
#890 en Novela romántica
#259 en Chick lit

En el texto hay: novela romántica, amistad, novelacontemporanea

Editado: 12.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar