Relatos de un fantasma

Relato 9:Más fuerte que ellas...

Aveces,sentimos que nadie nos entiende que estamos solos en este mundo y nos dejamos guiar por alguien que nos regresa la vida a nuestro corazón,nos cegamos por sentirnos nuevamente especiales y aveces caemos en un engaño del cual nos arrancan la vida,la alegría y los latidos de un pequeño corazón que solo deseaba ser amado.

Amaneció y enseguida que Beverly despertó deje de jugar a moverme de lugar.

-Beverly!-Dije exaltada.

-¿Que pasa?-Bostezó mientras se sentaba en la cama.

-Rápido!-Dije-Tenemos trabajo-Le di un golpe en la espalda para que se levantará

-Ah!demonios Carol!-Quejó-Ya te dije que no me toques es muy frío.

-Esta bien pero apúrate-Dije emocionada.

-¿Y se puede saber cuál es la prisa?

-La eh encontrado,el alma.-Contesté.

-Oh!¿enserio?-Dijo sorprendida.

-Si necesito que hables con...

-Y qué te hace pensar que te ayudaré-interrumpió indiferente.

-¿Que no lo harás?-Pregunté

-Después de hacer mis deberes-Dijo y salió de la habitación para desayunar.

No sabía que pasaría por la mente de Beverly pero estaba molesta ella aunque llevábamos poco de conocernos teníamos una gran conexión me veía como una persona con la cual poder hablar y pues claro,podríamos decir que era su única amiga,quería que me quedara con ella pero yo no podía no quería y no por qué no me agradara Beverly si no por qué le tenía miedo a las sombras.

En la mañana traté de no hablar sobre el alma para no irritarle por qué sabía que esa actitud enojada era para cubrir que estaba triste de que pronto me iría.

Íbamos camino a el café aunque yo dije a Beverly que iría a ver algo y que volvería a la hora que saliera y fuí a ver a Melody quería saber todo lo que pasaba.

Ella mandaba mensajes con el en las clases y hablaba de el a toda hora parecía tener hartos a sus amigos.

En la tarde a la salida de el café como le dije fui a buscar a Beverly ya que iríamos a ver a Melody.

-Y bien ¿por qué crees que es la correcta?-Preguntó.

-Lo presiento-Dije muy segura sabía que esa era el alma.

-Bien,¿Dónde dices qué vive?

-Sígueme.-Comencé a caminar y ella siguió mis pasos.

-Y bien ¿qué diré?,oye mi amiga cree que eres el alma que debe ayudar seguro me da un portazo.-Dijo y soltó una pequeña risa sarcástica.

-Claro que no,tú solo repite lo que yo diga.

-Vale aunque me preguntó si no me veo tan acosadora.

-Bueno¿Quieres ayudarme o no?-Pregunté algo cabreada.

-Esta bien,ya no hablo.-Bufó

-Esta es.-Dije y me detuve frente a casa de Melody.

-Pues está casa es muy chula.

-Toca la puerta y pregunta por Melody y calla Beverly calla!-Dije algo irritada el sarcasmo de Beverly no me hacía gracia.

Beverly tocó la puerta y le abrió la madre de Melody, pregunto por ella y está la llamo.

-Si ¿qué pasa?-Respondió una niña, Beverly me volteó a ver con una mirada asesina.

-Es enserio Carol-Dijo y Melody miró extrañada aunque a Beverly no le importaba hacer una escena.-Es una niña!que problemas puede tener!vive muy bien se ve muy bien no veo ningún problema!me has traído aquí por una niña!-Dijo Beverly y volteó hacia Melody quien iba a cerrarle la puerta antes de que lograra hacerlo metió un pie dentro de el marco de la puerta.-Espera no te asustes debo hablar contigo,lo puedo explicar.-Vaya realmente Beverly estaba lo posible para ayudar.

Melody nos invitó a pasar y Beverly más tranquila le contó todo lo que era yo y el por qué la necesitábamos aunque no dejaba de verme con esos ojos que parecía que querían matarme otra vez.

-Y bien ahora hablemos de ti.-Dijo Beverly.-Carol piensa que estás en peligro.

-¿Por qué?-Preguntó ella.

-Desconfía de Charlie,ella cree...

-Oye!-Interrumpió Melody.-No sé cómo sabes eso pero será mejor que te vayas,nadie me debe ayudar a nada.-Dijo molesta

-Okey lo intenté.-Se levantó Beverly y salió de la casa.

-Espera Beverly¿dónde vas?-Dije mientras la seguía.

-A mi casa.-Contestó con un tono cortante y frío.

-Debes ayudarme.-Dije y ella me volteó a ver.

-Yo no lideare con una niña.-Volteó y siguió caminando.

-Sé que quiero que me quedé por eso no quieres ayudarme!-Le grité.

-¿Enserio?-Dijo sarcástica.

-Pero no me quedaré,iré a la luz muy lejos de una niña caprichosa como tú!-Grité furiosa.

-Deberías buscar alguien que te ayude de lo contrario no se cómo lo harás si tú estás muerta,muy muerta!-Dijo y salió corriendo.-Y no te quiero ver en mi casa!

-Ten por seguro que no iré!-Grité,ella siguió corriendo,me dolía que no sintiera nada de lo que le decía.

No tenía dónde pasar la noche así que fui a casa de el abuelo de Beverly.

-No se como decirle que nesesito su ayuda.-Dije

-Carol.

-¿Si?-Contesté

-¿Por qué crees que es la indicada?

-Por qué no quiero que le pase a alguien más.-Contesté cabizbaja

-Muestrale tu verdad a Beverly.-Dijo

¿Cómo le mostraría mi razón?No entendía a que se refería.

-Y¿Cómo le digo?-Pregunté

-Aveces las palabras no son necesarias.-¿Que significa eso?-Viaja en su sueño, muestra tu verdad.-Dijo.

Debía entrar en su sueño viajar en el tiempo por suerte el me enseñaría como hacerlo a la mañana siguiente fui a buscar Beverly,me quedé ya que el dijo que era peligroso para mí.

❋❋❋

Al otro día cuando amaneció fui rápidamente a Beverly pero al llegar a su casa ella no estaba,fui a el café pero tampoco había ido y por más que quería ir con ella no la encontraba,así paso la mañana como una brisa,ya pronto sería la tarde de el viernes ,el día en que Melody esperaría en el parque a el supuesto Charlie,fui a verle lo más rápido que pude y ahí estaba con una playera amarilla y unos jeans se veía tan bonita y llena de felicidad de que por fin conocería a el chico.



Vazquez Yilmaz

#11708 en Otros
#3949 en Relatos cortos
#5289 en Thriller
#2983 en Misterio

En el texto hay: preguntas y respuestas, relatos breve, misterio de la muerte

Editado: 29.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar