Rivales, no enamorados

Capítulo 7

                    «Esta noche va a ser genial»
 

La canción de «Feliz cumpleaños» a todo volumen que se repite una y otra vez.
Los globos. 
Mi papá cantando desde la cocina. 
Mi adolescencia cada vez más cerca de su fin.

Fue lo que noté al despertar, la mayoría de esas cosas me han despertado una vez al año desde que lo recuerdo.

Salí de mi habitación y me topé a Toby saliendo de la suya.

—Feliz cumpleaños —le dije.

—Feliz cumpleaños —respondió.

—Ay, ven acá —lo llamé.

Le di un abrazo grosero con la intención de apretarlo demasido, pero salí perdiendo. Mi querido hermano es mucho más grande y alto que yo.

Bajamos a la cocina y por fin se detuvo la canción cuando papá nos vio. Gracias Dios.

—Mis chicos, no puedo creer que tengan 17 años —mencionó papá casi llorando.

—Gracias por adoptarme —le dije, todos los años lo digo.

Papá nunca tiene una reacción a eso, creo que no le gusta tocar el tema o algo así, siempre se desvía completamente del tema.

—¿Listos para la fiesta? —preguntó papá.

—¡Claro que sí! —exclamó Toby. A él le encanta su cumpleaños, este día se vuelve más amable y hasta cariñoso.

Lastimosamente, hoy es viernes y no me pude quedar todo el día en casa, fuimos obligados a ir al colegio, como siempre.

Lo más difícil de tener un hermano «gemelo» es ponerse de acuerdo para el tema de la fiesta. Cuando Toby dice «no» yo digo «sí», cuando Toby dice «negro» yo digo «blanco».

Este año decidimos repetir el tema de nuestra fiesta de seis años: una fiesta de disfraces.

Toby y yo elegimos disfrazarnos en conjunto, algo fuera de lo común. Nuestro disfraz es de... ¡Los Picapiedra! Pero no significa que él es Pedro y yo soy Vilma, sino que él es Bam Bam y yo soy Pebbles.

Claro que antes de toda la fiesta y la diversión está el colegio. Y hoy va a ser un día de esos en los que el tiempo no pasa. Como el día que Lucas entró al hospital.

Por suerte ya está en casa, estuvo solamente dos días en observación, pero tiene que tener una semana en reposo, por lo tanto no puede asistir a clases. De hecho, va a desobedecer para poder ir a nuestra fiesta.

Papá dijo que la fiesta iniciaría a las 6 en punto, porque él no se quiere perder ni un segundo. Él se ha encargado de todo solo y no nos ha dejado saber los detalles, lo único que sabemos es que es una fiesta de disfraces y que comienza a las 6 p.m.

Minutos antes de salir de casa, Camila llamó y dijo que hoy no se encontraría con nosotros en el camino al colegio. Cuando llegamos, ella ya estaba ahí.

Todos estaban ahí, excepto Lucas por supuesto. Empezaron a cantarnos cumpleaños desde que atravesamos la entrada del colegio. Se puede decir que la más entusiasmada era Victoria.

—¡Qué felicidad! —nos dijo ella— ¿Se sienten emocionados por cumplir años?

—¡Sí! —exclamó mi hermano.

—No —mencioné.

—¡Julia! Deberías tomar un poco del entusiasmo de Toby —dijo Camila.

—El cumpleaños no es algo que me emocione, ya lo saben, lo siento —dije.

—No puede ser que seas mi hermana —comentó Toby.

—Recuerda que soy adoptada —señalé. El grupo rió.

Llegamos a clase de Geografía, como todos los viernes.

Algunos compañeros de clase nos felicitaron, probablemente Facebook les avisó.

Franco nos felicitó. —Feliz cumpleaños hermanos Montenegro —dijo él.

—Gracias —mencioné, no de muy buena manera, pero lo intenté.

—Tengo mi disfraz preparado para la fiesta —mencionó Franco, luego acomodó sus lentes y levantó las cejas a mismo tiempo.

Mi día estaba perfecto, hasta que Franco habló y recordé que es uno de los invitados de Toby, no pude hacer nada. Casi todo el equipo de fútbol está invitado.

De mi parte, no hay muchos invitados extra. Solamente Samantha y su hermano.

Conocí a Samantha en una de las actividades para alumnos de excelencia académica, ella me invitó a su casa una vez y conocí a su hermano Samuel, son unos chicos súper amables y todavía nos mantenemos en contacto.

—¿De qué es tú disfraz? —le preguntó Toby a Franco.

—Agente del FBI, o algo así —dijo.

Seguí concentrada en historia. El profesor proyectó un video de 12 minutos hablando sobre la Revolución Francesa y puedo jurar que toda la clase puso atención. Está no es la forma más interactiva de aprender, pero es diferente a lo que siempre hacemos.

El resto del día se pasó lento. A la hora de salida, papá nos recogió en su auto para comprar lo que falta de la fiesta.

Cuando llegamos a casa, mamá estaba regando sus plantas, dejó de hacerlo para ir hacia nosotros.

—¡Ay mis amores! ¡Feliz cumpleaños! —exclamó ella.

Nos dio un regalo, Toby recibió un par de zapatos, una camiseta de su equipo de fútbol preferido y unos auriculares; yo recibí un par de zapatos y ya.

Toda mi vida he recibido menos que Tobías por parte de mi madre, me acostumbré. En cambio, papá siempre nos ha dado lo mismo.

Es obvio que mamá quiere más a Toby, lo tuvo nueve meses en su vientre y tiene su sangre, pero estoy segura de que papá nos quiere por igual, por eso yo lo quiero más a él.

Entramos a casa, subí a mi habitación para guardar mi regalo y planchar mi disfraz. Mi hermano apareció en la puerta.

—Jul —dijo Toby.

—¿Sí? —pregunté.

—Si quieres puedes tomar mis auriculares, tengo unos que todavía funcionan y he visto que los tuyos se rompieron.

—¡Claro que no! Es tu regalo de cumpleaños —exclamé.

—Pero—

—No te sientas mal por las preferencias de mamá —le dije—, de todas formas, yo también tengo preferencias. Ve a preparar tu disfraz.

Él sonrió y se fue.

Mientras me preparaba para la fiesta, me puse a pensar en mis padres biológicos. ¿Recordarán este día cada año?

Una de las preguntas más comunes que pasan por mi cabeza es: ¿Por qué me dieron en adopción?

Supongo que eran muy jóvenes y no estaban listos. O tal vez solo mi madre sabía de mi existencia y no podía ser madre soltera. Quizá mi madre le dijo a mi padre que se hiciera cargo él solo de mí y no pudo hacerlo. No lo sé, hay muchas posibles razones.



GenesisCB

#3187 en Novela romántica
#793 en Chick lit
#311 en Otros
#311 en Humor

En el texto hay: confusion, amor-odio, rivalidad

Editado: 06.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar