romance entre un lobo y la luna

Cap.2: Los lobos viven en manada.

Fui con mi tía a un restaurante no muy lejos de la preparatoria Royal, nos sentamos y pedimos lo que íbamos a comer pero mientras traían la comida a nuestra mesa mi tía se quedó mirándome fijamente todo el rato hasta que me harte y le pregunte.

- ¿Tienes algo que decir?                                                

- Debes dejar de comportarte de esa manera ¿Qué se supone que ganas convirtiéndote en un lobo solitario?

- Déjame responderte con otra pregunta ¿Por qué de pronto te preocupa tanto si soy o no un lobo solitario? Desde que era un niño he estado solo pues ni siquiera tú has tenido interés alguno por estar conmigo, así que, ¿Si toda mi vida he estado solo, por qué habría de cambiar eso ahora?

Le respondí con frialdad, ella simplemente me miro y se quedó en silencio. La comida llego a la mesa y comenzamos a comer, entonces me dijo.

- ¡No funcionara!                                               

- ¿De qué hablas? – Le respondí confundido a lo que ella repuso.

- ¡Esto! El ser un lobo solitario, no funcionara, por algo los lobos viven en manadas, y en algún momento tendrás que relacionarte con otras personas por mera supervivencia y cuando eso pase no va a haber nadie que quiera relacionarse contigo.

- Entonces será mi problema y únicamente mío – le replique con disgusto.

Terminamos de comer y yo me fui a casa, no quería pasar un minuto más cerca de mi tía. Al regresar a casa me encontré con una desagradable e inesperada sorpresa; era Rossaline.

- ¿Qué haces aquí? – le pregunte disgustado, a lo que ella respondió.

- ¡Esta mañana en la cafetería! Dejaste uno de tus cuadernos de notas, encontré tu dirección en el así que decidí traértelo al salir de clases. Llevo un par de horas aquí, ya estaba por irme.

- Pues gracias, aunque no sé qué esperas obtener de esto – le dije con desconfianza y ella repuso.

- ¡No, para nada! No trato de obtener nada, solo quise regresártelo, parece ser muy importante.

- Ciertamente sí, es muy importante, diría que es el más importante de mis cuadernos de no... En fin, gracias por traérmelo supongo que ya puedes irte – le replique. Ella me miro avergonzada y dijo.

- ¡Claro, si! Ya me voy ¡Adiós! – entonces le dije antes de que se marchara.

- Por cierto, ni se te ocurra volver a venir a mi casa.

- Claro, lo siento, no sucederá de nuevo – dijo ella apenada mientras se daba la vuelta y se iba.

Entre a mi casa, aun confundido por lo que Rossaline había hecho. Después de todo que razones podría tener para querer devolverme el libro, no conseguía entenderlo, no me cabía en la cabeza una simple, sencilla y lógica razón por la que de todas las personas, la popular, interesante, inteligente y atractiva Rossaline Moon estuviera tan interesada en acercarse a mí.

Fui a mi habitación y encendí mi laptop, al encenderla recibí un correo anónimo que decía: “todo lobo necesita una manada, incluso el más solitario, y tú no eres la excepción, cuando estés dispuesto contáctame”

Esto ya era ridículo, primero mi tía me decía esas cosas en el restaurante y ahora recibía este extraño correo anónimo. Tome mi teléfono y le marque a mi tía inmediatamente, y cuando ella contesto le reclame sobre el correo pero ella afirmo no saber de lo que estaba hablando, y no se la razón, pero de alguna manera yo sabía que me estaba diciendo la verdad. Aprendí a intuir las verdades y las mentiras de las personas mientras las observaba. Y en este caso yo intuía que ella decía la verdad.

Esa noche no dormí nada pensando en ese correo, y al día siguiente me levante con las ojeras casi recubriendo todo mi rostro. Me vestí, lave mis dientes y me fui sin siquiera desayunar a la cafetería de la prepa donde por cierto vendían unos deliciosos sándwiches monte cristo que además eran mis favoritos. Al llegar compre mi vaso de café del día y también algunos pasteles de queso. Me senté a comer y vi que Rossaline había llegado un poco antes y ya que aún no me entraba en la cabeza el hecho de que ella estuviera interesada en acercarse a mí, hice algo muy en contra de lo que soy. Me levante y me acerque hasta ella. Parecía estar sumergida en su cuaderno pues estaba estudiando y cuando noto mi presencia me miro de manera inocente y sorprendida.

- Quiero saber ¿de qué rayos se trata todo esto de intentar acercarte a mí? ¿Qué es lo que buscas? – Ella enterró su mirada en el cuaderno avergonzada.

- Lo… lo siento – balbuceo. Y luego dijo – no busco nada, ya te lo dije, lamento incomodarte es solo que…



R.G. Martinez

#23026 en Novela romántica
#6578 en Thriller
#3711 en Misterio

En el texto hay: drama y misterio, accion, romance y primer amor

Editado: 20.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar