Rota

Treinta y cinco

e que finalmente herida,  totalmente rota y perdida, dolida y devastada intente buscar ayuda.

Quise buscar a mis hijas.



Ana Rincón

Editado: 26.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar