Sacrificio- Serie Warriors #1

Capitulo 20

(EVA)

- ¡No!- era lo único que podía gritar, pero nadie me escuchaba, estaba atrapada en un cuerpo que había dejado de ser el mío, una parte de mi había despertado y me había mandado a un rincón de mi mente. Estaba encerrada, solo podía ver pero no podía detenerme.

Caminé hacia Lyon, en sus ojos veía sorpresa. Pero como no, si lo estaba atacando y lo iba a volver a hacer, no podía detenerme. Gritaba a mis brazos mentalmente para que pararan pero no respondían. Quería gritar a Lyon que se alejará o me incapacitara pero no podía.

- Lyon, Lyon, Lyon… - dijo mi voz – has sido un niño malo, me divertiré un poco contigo.

A continuación sin acercarme lo levanté con mi magia, lo estaba agarrando por el cuello, asfixiándolo.

- ¡No! déjalo, no le hagas daño – paró al escucharme.

- Así que aún sigues allí, pensé que te había expulsado de este cuerpo. – dijo una voz, era igual a la mía, pero mucho más fría como la que habló a Lyon pero era en mi mente.

- Déjalo, lo estas matando

- Pero si eso es lo que quiero hacer

- No es lo que quieres hacer

- Claro que sí, siente el poder, la magia, la oscuridad, esto nos hará poderosas, tu eres yo, tu sientes lo mismo

- ¡No soy como tú!- grité

- Claro que sí, hemos convivido por tantos años, esperando que alguien me libere, era yo quien te susurraba y te hacia compañía en tus momentos de soledad y debilidad, yo era tu fuerza. Ahora estoy libre y podremos ser las dueñas del mundo entero.

- ¡Yo nunca quise eso!

- ¡Claro que sí! - volvió a asfixiar a Lyon y lo tiró hacia un lado de la habitación. Lo iba a matar, pero no podía detenerme. Me sentía impotente al ver como hacía daño a Lyon y yo estaba encerrada en mi subconsciente.

Siempre supe que había alguien conmigo. Muchas veces me burlaba diciendo que tenía doble personalidad, pero nunca pensé que fuera real, ahora mi otra mitad estaba despierta y había tomado mi lugar.

 La risa de K’theis se escuchó por la azotea. Mirando alrededor pude ver a Marcus y Adriel sin moverse por la sorpresa. Por sus expresiones, sabía que no podían creer lo que veían.

- ¿Qué le has hecho? – la voz de Adriel salió en un gruñido.

- Nada, solo desperté su verdadero ser. Esto es lo que ella es, su verdadera naturaleza, es hija de un ángel caído en pecado, es parte demonio, es mi misodaimonas y la que cumplirá la profecía al reinar conmigo el nuevo infierno que crearemos.

- No lo permitiré

- Sabes que no tienes otra opción, a menos que… la mates

El rostro de Adriel se desfiguró por el dolor al ser golpeado por K’theis. Él se había aprovechado del momento de distracción que provoque al lanzar nuevamente por el aire a Lyon.

- Mírala, tan hermosa y con qué naturalidad se desenvuelve. Yo no seré quien los mate. ¡Maimón! - gritó

- Sí señor.

- Acaba con la basura.

- Por supuesto – dijo Mamón con una sonrisa en su rostro – Nos volvemos a enfrentar ángel.

- No sabía que eras la mujercita de K´theis, con razón sigues sus órdenes.

- ¡Yo no sigo las órdenes de nadie! – Maimón arremetió contra Adriel con su espada. Este la paró con su propia espada. La batalla había comenzado.

Me volví para acercarme nuevamente a Lyon, mi otro yo solo tenía en su mente torturar a Lyon para su diversión antes de matarlo, no podía permitirlo.

- Eva – Marcus apareció frente a mí, tomándome de los hombros para detenerme

- ¡Si! – grité mentalmente. Marcus me detendría y así no podría hacer daño.

- Suéltame – dije con voz fría, al siguiente segundo mi cuerpo se llenó de energía creando una corriente eléctrica a mi alrededor, electrocutando a Marcus y haciéndolo salir disparado hacia atrás

- ¿Creíste que iba a ser así de fácil? – la voz de K’theis llegó desde mi espalda. – Ella es poderosa, tiene los poderes de un ángel y un demonio, imagina la forma más terrible en la que puedan morir y ella lo hará.

K’theis se acercó a Marcus sacando su espada, esté se levantó lentamente tratando de salir del aturdimiento que le dejo mi ataque eléctrico. Sacó su espada y se acercó a K’theis.



E.P.Rod

Editado: 30.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar