Secreto Volk

26. Débora

-Su hijo, estaba en las manos de un hombre, alto, bronceado, pelo medio corto, cafe- lo describió a la perfección, como si lo estuviera viendo.

-Max- con Red nos dimos la mirada cómplice

-¡Dios no! ¿Que mas viste Débora?- mi voz se quebró, había visto a mi hijo, en manos de Max

-¿A qué te refieres con que mas viste? ¿Puede ver el futuro?- Se me había olvidado por completo la parecencia de Lucy. Había pasado tanto ya, que no era capaz de retener tanta información.

-Débora en una Zauberin, son capases de ver el futuro, son como videntes, hay solo un registro de otra Zauberin, que fue quien predigo la profesia de la princesa, murió hace varios años, desde entonces no se a sabido de otra Zauberin- Solo los Jefes tenían conocimiento de aquello, por eso no me llamo la atención que Mark contara su historia

Se notaba que Lucy ponía de su mayor esfuerzo por entender todo esto, pero igual estaba media desconcertada, y es entendible, no cualquier Rolf se entera de toda nuestra raza, y secretos en menos de 24 horas.

-Estaba en una especie de manta, tenia una daga, estaba cubierto de una sustancia roja, como sangre- Débora captó la atención de todos nuevamente. -Parecia como si lo fueran a matar.

Repentinamente me vino un espasmo al vientre y pose mis manos de forma protectora y me agache, ya que el dolor no me dejaba mantenerme de pie.

-Ahh- solté un chillido que altero a todos los presentes

-York- Red se acerco corriendo a mi y me tomo en brazos -¿Qué te sucede?

El dolor que sentía era insoportable, lo único que quería era que se pasara, empesaron a salir lagrimas de mis ojos.

-Hey, tranquila, respira, relájate- Red junto su mano con la mía en mi vientre. -No hoy nada ahí, todavía.

-Ahh- volví a gritar pero esta vez mas fuerte y me agarre el vientre, apretándolo demasiado, sentía como que me enterraran un cuchillo, y que lo sacaran, y volvieran a enterrar reiteradamente.

Red me movió rápidamente a el sofa y me dejo estirada, pero el dolor hacia que me retorciera.

-Gigi tráele un poco de te, alguien busque a Dominic- Red daba ordenes como desperado, pero nunca despegando su vista de mi

Tomo de mi mano y con la otra empezó a hacerme cariño en la cabeza, pero yo no dejaba de moverme y apretar su mano muy fuerte.

-Tranquila, ya va a pasar- me dio in beso en la frente.

Llego Gigi con el té y me lo dieron para que lo tomara. Me lo tome al seco, pero el dolor no se pasaba, al contrario era más fuerte.

Pasaban los minutos y el dolor no cesaba, llego Dominic y mando a que todos salieran de la sala, excepto Red, que se negó a dejarme sola.

Me levanto la polera lo suficiente para que se me viera solo el vientre, y puso sus manos en el, las movió por todo mi vientre, en diagonal, juntas, separadas.

-Sufriste aborto espontáneo- lo dijo muy tranquilamente, como si fuera algo muy normal.

¿Como? Si ni siquiera estaba embarazada

-¿Perdón? ¿Aborto espontáneo? Pero si York no estaba embarazada.

-Es complicado. Sufrió de un aborto espontáneo prematuro, son como las consecuencias de un embarazo futuro. Lo que las embarazadas sufren en un aborto espontáneo lo sintió ella ahora, sin estar embarazada.

-¿O sea que eso va a pasar con nuestro hijo? ¿York va a sufrir de un aborto, y no va a nacer nuestro hijo?

-No es seguro, pero es lo mas probable, aunque hay muchas chances de que no se efecto de un aborto espontáneo prematuro, y sea el parto prematuro. No hay seguridad de cual pueda ser, pero estos si tomas suelen darse por un aborto.

••••••

Después de que Dominic se fue con Red nos quedamos en un silencio que parecía eterno, ya se me había pasado el dolor del vientre, pero seguía el dolor de pecho, de saber que mi hijo no iba a vivir.

-Voy llamar a los demás para que entren- Su voz sonaba incomoda, extraña

-Red, espera- tome su mano para detenerlo -Deberíamos hablarlo

-No ahora- se soltó de mi agarre y salió de la casa cerrando bruscamente la puerta y provocando que yo de un salto.

A los minutos entraron los demás y Gigi corrió a abrazarme, pero yo en estos momentos necesitaba de Red, solo el entendía lo que sentía emocionalmente.

-¿Dónde esta Red?- mi voz estaba apagada, no tenia fuerzas para hablar

-Se quedo afuera, estaba bastante afectado

Me pare como pude, siempre con las manos en el vientre, porque aun me molestaba un poco, y salí de la casa para buscara a Red. Lo vi a lo lejos que estaba llorando.

-Red. ¿Por qué estas afuera? Deberías estar adentro con el resto se nosotros

-No puedo York, no tengo las fuerzas para ver a tanta gente, no me siento bien, no puedo con la noticia de que voy a perder a mi hijo.- las lagrimas no dejaban de salir de sus ojos

-¡¿Tu crees que yo estoy bien?! Mi hijo, que va estar en mi, va a morir, no voy a poder tenerlo en mis brazos, criarlo, pero tengo que vivir con eso. Saber que por una maldita formula no voy a poder tener a mi hijo.- empezaron a caer las lagrimas que no me había dado cuanta de que estaba conteniendo.

-York, por favor no llores, necesito que entres y estés con gente que te puede apoyar como yo no puedo

-Red- no podia soportar mi cuerpo con mis piernas, así que me apoye en las rodillas -Ellos no me pueden ayudar, no entienden como me siento.

-Yo tampoco- se dio vuelta para verme, y al darse cuenta de que estaba en el piso corrió a levantarme -Soy incapaz de imaginar el dolor físico que sientes, no te puedo apoyar.

-No, no sabes el dolor físico, pero si el emocional, nos necesitamos mutuamente, sino nos vamos a hundir los dos.

Me limpio las lagrimas y luego me tomo en brazos

-Voy a dar mi mejor esfuerzo- me dio un beso rápido.

Entramos en la casa, yo en los brazos de Red, y nos dirigimos a la sala, en donde todos se encontraban reunidos, Red se sentó en el sillón y Mark empezó a hablar.



Cata Willer

#8201 en Fantasía
#17343 en Novela romántica

En el texto hay: secretos amor drama magia

Editado: 31.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar