Secretos Del Destino

2. Walden

Publicado Orginalmente: 27 de diciembre 2020

Conoceremos a nuevos personajes principales. Espero que les guste. 

******

—Este trabajo es impresionante, joven Moore. Has sabido captar la idea que les presente a cada uno de los candidatos y lograste plasmarlo en todos los aspectos. No necesito más tiempo para evaluar a quien elegir para este proyecto. Quiero contratarte a ti. Haremos un gran trabajo juntos. Pienso que sabes exactamente lo que quiero y será un placer trabajar juntos —dijo el Sr. Evans levantándose del asiento y estirando su mano hacia Walden.

Walden sonrió sin mostrar los dientes, sintiéndose orgulloso de que alguien tan importante como Augusto Evans esté realmente interesado en contratarlo. Estiró la mano hacia el Sr. Evans y la estrechó.

El proyecto que tiene en mente son unas cabañas en el bosque, en una buena ubicación donde en vez de destruir el lugar lo que harán es reincorporar toda la naturaleza como parte del establecimiento. Sin dañar ningún resulto natural y poder brindar un lugar que inspire paz.

Sabía que antes el lugar tenía una mansión que era inmensa en la que vivían una familia que según la leyenda pertenecían a un linaje de clarividentes. La familia desapareció y la mansión quedó en ruinas. Roseville estaba lleno de misterios fantásticos y sus lugares más oscuros no estaban exentos.

El Sr. Evans deseaba un lugar acogedor y paradisiaco donde las personas buscaran un lugar tranquilo para pasar las vacaciones en familia y escapar del trabajo. Deseaba que los restos de la mansión fueran reincorporados de alguna forma al diseño presentado.

Por lo que a Walden se le ocurrió convertir la mansión en una especie de hotel separado de las cabañas y que pudiesen pertenecer solo a aquellos que por alguna causa no deseen quedarse en cabañas. Aunque, eso no quita que las cabañas seguirán siendo la parte más importantes de las instalaciones. La mansión será la parte de recepción y donde las personas tendrán un primer vistazo del lugar.

Diseñar las cabañas y los lugares de entretenimiento no fue nada sencillo. Ya que realmente deseaba plasmar las ideas del Sr. Evans en su visualización. Como también deseaba incorporar sus propias ideas para que todo fuese perfecto. Fueron semanas de planeación y trabajo. Y ahora estaba viendo su trabajo siendo recompensado como tanto deseaba.

—Será un honor trabajar para usted, Sr. Evans. Es un gran proyecto el cual tiene mucho potencial. Será un honor ser parte de esto. Agradezco la oportunidad que me está brindando.

Augusto sacudió la mano con simpleza emocionado. Un trabajo de ese calibre no lo podía hacerlo cualquiera. Con ese joven fue ver los planos y saber que era el indicado para lo que tenía en mente. Walden a pesar de ser aun joven, había sabido destacar por su talento y por su seguridad en sus presentaciones. No en vano era un arquitecto muy reconocido entre propiedades de sumo prestigio. Y de personas bastante famosas.

Como también sabia que era un arquitecto proveniente de una familia acaudalada como eran los Moore de Woodville. Gente de clase, prestigio y dinero. Provenientes de un linaje lleno de profesionales muy famosos en sus ramas.

Y aunque Augusto nunca se deja llevar por apellidos. Esta vez no tuvo dudas de que ese joven arquitecto se esforzó en toda su vida para llegar a donde esta.

—Eres muy joven, ¿prefieres que comience a llamarte joven Walden? Se que muchos de tu edad no les gusta mucho la formalidad de nosotros los ancianos —le dijo Augusto sentándose nuevamente en su asiento.

Walden asintió sonriendo. Augusto Evans era alguien muy comunicativo. Es por eso qué le alegraba trabajar para él, era fácil de comunicarse y podían debatir opiniones sin problemas.

—Es mucho más cómodo de esa forma. Cada vez que escucho que me dicen Sr. Moore, pienso como si le estuviesen hablando a mi padre.

Augusto rio.

—Walter Moore, un gran abogado que me alegro de conocer. Una lástima que la diferencia de horas entre Woodville y Roseville es bastante larga y no siempre logro encontrar tiempo para visitar ese pequeño pueblo que me gusta y los amigos que he dejado en él. Espero que les envié mis saludos. Dile que estoy muy satisfecho de trabajar con su hijo.

—Muchas gracias, Sr. Evans. Se que haremos un gran trabajo juntos y usted tendrá el lugar perfecto y que siempre imagino por supuesto.

Augusto no tenía dudas de que así sería. Cuando bajó su rostro y vio la fotografía que tenía junto a sus nietos sonrió.

—Una de las diseñadoras será mi nieta, Nina Evans. Cuando llegue el momento cercano la comunicare con ella para que puedan conocerse antes de que las obras sigan avanzando. Aunque ella le gusta siempre visitar los lugares cuando están en plena construcción así que puede que incluso la conozcas antes. Sabrás quien es de inmediato. No se queda callada y hace muchas preguntas —dijo sonriendo.

Era algo que en la primera reunión que tuvieron mencionó. Su nieta es diseñadora de exterior, interior y gráfica, por lo que se haría cargo del diseño de las cabañas en su debido momento. Walden sonrió sin mostrar los dientes. No tenía ningún problema en trabajar con un familiar directo del hombre.

No paso por alto que el nombre de su nieta era demasiado parecido al de su novia. Lo que hizo que recordara que tenía más de 20 llamadas perdidas en su celular y de las que no estaba dispuesto a responder. Su celular aun en ese momento seguía vibrando en su bolsillo.



Wilmeliz Bonet

#1425 en Joven Adulto
#4646 en Novela romántica
#1038 en Chick lit

En el texto hay: destinos, trillizas, secretos

Editado: 06.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar