Secretos Oscuros

En camino a un nuevo destino

 

Compré un boleto de avión. Ahora espero en una sala la hora en que salga el mío. Llegó la hora, me monto en el avión con dirección a Rep. Dom. En el viaje duré aproximadamente tres horas.

Todo el viaje estuve intranquilo solo pensando en lo que pueda pasar cuando me vea de frente a Tonny. El avión estaba a punto de aterrizar, le seré sincero estoy nervioso ya que nunca había venido a este país, lo que sé de él es solo teorías.

Soy un turista en este país, a simple vista no se ve tan mal, y como todos tiene sus dificultades. Lo único que me gusta en este momento de este país es que es pequeño lo que me da más facilidad de encontrar a Tonny.

Había llegado a la capital "Santo Domingo", pensé que si él era nativo debería de ser de aquí lo más probable. Todavía no me cabe en la cabeza que Tonny sea un tipo malo. Una vez que caigo, me he dado cuenta que no puedo llamar a Tonny con un teléfono de otra nación, pues tomé el número y con un teléfono púbico me dispuse a llamarlo, llamo que llamo y nada, me mandaba al buzón de vos. De la forma tradicional será entonces.

Duré una semana tratando de conocer a los dominamos, en sus culturas, tradiciones, lenguaje y entre otros tipos de cosas, todo para pensar como ellos y para descifrar donde puede estar Rey. Me hospedaba en un departamento de un sector que a nivel del orden y silencio se parece a los EEUU.

En mi habitación traté de hacer un mapa de la República Dominicana dónde iba marcando con una X a los lugares que visitaba de la capital. Ya había pasado un mes y nada de nada, me cansé de esto y decidí visitar los parques nacionales, me gustaba la naturaleza de este lugar, es muy diferente la estructura de la fauna como de la flora a como solía verla. 

Me pasaba días completo corriendo y contemplando los árboles, era algo único. A pesar de las desigualdades y las contrariedades que tienen en este país, las cosas buenas las opacan, sin duda alguna podría acostumbrarme a este lugar. 

Ya no solo iba a parques ni a sectores y ni barrios, iba a las playas que son excelentes, por lo menos algunas, no todas, pero se pueden sacar muchas que son buenas tanto en belleza como el agua, bueno nadie sabe si me encontraba con Tonny en unos de esos lugares.

A pesar de que este país es pequeño hay muchos lugares que pueden ser buenos para esconderse. 

Un día decidí buscar por otra vía, la vía de la policía, conseguí un contacto y pude tener información confidencial de la delincuencia oculta en este país. Busqué en seguida algo relacionado con Rey y no encontré absolutamente nada ni como Rey, ni como Tonny y ni como Reinoso. Es como si no fuera de aquí. Me pasó por la mente que pudo ser un engaño.

Llamé a la organización en los EEUU específicamente a José Antonio, él se convirtió en la única persona en la que podía confiar, me dijo lo siguiente:

― Aquí no hemos sabido más nada de Rey y ni de Glosario, y aparte de eso cómo sigues.

Le contesté que:

― Súper bien, no te preocupe y sigan investigando y diles a los demás que estoy en una investigación.

Se han vuelto fantasmas por ahora, pero juro que lo encontraré a ese par de víboras.

Vino alguien a visitarme, una mujer de tez clara, pelo castaño, vestida con un largo y hermoso vestido dorado y en el cuello tenía envuelto una bufanda que le combinaba con el vestido, realmente lucía toda una dama. Ella estaba en mi puerta esperando que yo le dijera que pasara, mientras que yo estaba contemplando su belleza. Notando su desesperación la hice pasar, disculpándome por mi falta de ética.

 



el cuentista

#28399 en Novela romántica
#8333 en Thriller
#4748 en Misterio

En el texto hay: misterio, armas, accion

Editado: 21.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar