Secretos Oscuros

Quinta pieza

 

Ella me invita a entrar, con vergüenza entro, es una casa muy bonita dije, la abogada no evitó sonreír. Vivía sola, no tenía esposo ni hijos y la casa tenía dos habitaciones de las cuales me facilitó una para que me duchara.

Una vez que me había bañado me pregunté ¿Por qué si vive sola tiene dos habitaciones?

Suena la puerta, la abro rápidamente, me mira y no resisto con la pregunta:

― ¿Por qué vives sola y tienes dos habitaciones?

Entra a la habitación, se sienta en la cama y me dice:

― Hace mucho tiempo, cuando era pequeña tuve un suceso horrible que me traumo, el cual me ha costado superar.

No sabía por qué me contaba esto pero al parecer tendrá relación de por qué vive sola. Y después de un momento de silencio continúa hablando.

― Tuve que matar a un vecino por defensa propia...

Con lágrimas en los ojos seguía desahogándose:

…Es queee él... Intentaba violarme.

Intenté calmarla, me senté con ella en la cama, le puse las manos en los hombros y le dije:

― hay veces que tenemos que hacer lo que no queremos, es algo que consideramos que está en la naturaleza del ser humano o tal vez está arraigado en la parte animal de nosotros.

Pude comprender que de seguro le costaba estar con un hombre cerca, por eso seguía sola. Se secó las lágrimas, me dio las gracias, se corporó y continúo contándome:

― El motivo de dos habitaciones es que antes mi tía vivía aquí conmigo, pero ella se mudó para Los Estudios Unidos y me dejó sola.

― ¿Por qué te abriste así conmigo? Solo bastaba que me dijeras eso que me dijiste de último.

― Es que de ver cómo me salvaste, no veo por qué no confiar en ti.

Duras palabras para un simple detective como yo.

Respiré hondo, y escapándoseme una sonrisa le dije:

― Soy una persona que busca comprender muchas cosas, una de esas es por qué Tommy me traicionó. Me ha costado asimilar eso, busco la verdad descifrando los crímenes de las personas, que a pesar de lo que hagan siguen siendo personas. Aunque muchos tienen otro concepto para ese ser humano que se equivoca, algunos le dicen criminales, monstruos, desquiciado y hasta inhumanos, más, sin embargo, yo no veo los errores solamente, sino, qué lo llevó hacerlo.

Ella me observaba fijamente, con rostro de un sol brillante, como si con solo su facial me dijera, eres un ángel encarnado.

De seguro que todas las cosas que le pasaban por la mente no era yo ni un pedazo de eso. Se paró de la cama y me abrazó, no sé por qué de repente hizo eso. Me dijo susurrando a los oídos:

― Eres... La persona más bondadosa que he visto.

No pude evitar que se me salieran dos gotas de lágrimas de los ojos. Aun sin saber de lo que yo hablaba ni de si era verdad, ella me decía eso.

Unos pasos en la casa interrumpieron nuestro momento de profundidad. Puedo escuchar muy bien, desde hace mucho tiempo he entrenado ese sentido. 

Una patada traspasa la puerta de la habitación, agarró a la dama y la pongo en mi espalda, al frente de nosotros estaban súper armados tres hombres apuntándonos y furiosos nos miraban. Lo único que lamento es que en todo esto está la abogada enrollada.



el cuentista

#4204 en Novela romántica
#575 en Thriller
#299 en Misterio

En el texto hay: misterio, armas, accion

Editado: 21.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar