Semi-Diosa

CAPITULO 22

Narra Julia:

Después de que desperté de aquel raro sueño.... el cual no fue ningún sueño, Jay estaba a mi lado abrazándome y estoy segura de que ya se quedo dormido ya que no se mueve ni me da señales de vida, no movía ni un maldito musculo y eso me esta incomodando un poco, por lo que intento levantarme.... pero su agarre me impide levantarme, todo lo contrario, se hace mas fuerte y me apega mas a el.

-Jay, necesito ir al baño- le digo con voz suave.

-No, no te levantes- dijo con la cara metida en el hueco de mi hombro y mi cuello- no quiero que te vayas, no quiero que esto sea un sueño.

-No es un sueño, estoy aquí, pero si no voy al baño me hare en la cama- dije algo incomoda, digamos de durar unos días dormida hacen que tu vejiga quiera explotar- Y en serio quiero ir al baño, llevo varios días dormida y mi vejiga esta a punto de reventar.

-Esta bien, vamos- dijo levantándose de la cama, me ayuda a levantar y me vuelve a abrazar.

-Jay, quiero ir al baño ahora- no me suelta y me lleva hasta la puerta del baño, abre la puerta y entra conmigo- Jayden, fuera, necesito privacidad.

-Esta bien, te doy privacidad- dijo dándose la vuelta- ¿Así esta bien?

-Jayden, amor, ya salte- le dije divertida- Jayden, no me voy a ir a ningún lado, ¿me podrías esperar fuera?

-Esta bien... pero no te vayas a tardar- dijo un poco desanimado.

-Me dare una ducha, por lo que tardare un poco mas en salir- le dije riendo levemente.

-Oh no, entonces yo entro contigo, no quiero volver a separarme de ti ni un minuto mas.

-Jay, no me voy a ir lejos, solo voy a tomar una ducha, sera algo rápido, lo prometo- toque su mejilla con cariño, en verdad lo extrañaba- Te extrañe mucho, mi lobito.

-Y yo te extrañe a ti, mi Luna- dijo en un suspiro- Fueron las peores semanas de mi vida al no tenerte a mi lado, al sentir tu cuerpo frió.... lo peor de todo fue sentir que mi corazón se rompía por la culpa.... me dolió mucho el no...

 -No pienses en eso, ya paso- le dije con una sonrisa para luego darle un pequeño beso en los labios para tranquilizarlo- Ahora, hazme el favor de esperar a fuera que me quiero duchar.

No le di tiempo de que dijera nada ya que le cerré la puerta en la cara, para luego yo hacer todas mis necesidades. Cuando salí del baño Jayden estaba sentado en la cama esperando que saliera para venir a abrazarme nuevamente, pero no creo permitirle que lo haga, estoy usando solo una toalla y me sentiría incomoda.

-Es hora de que tu también te des una ducha, cariño- le dije tapando mi nariz, el no olía nada mal, todo lo contrario, olía demasiado bien... tanto que me daban ganas de enterrar mi nariz en su cuello, es solo que necesitaba tiempo para vestirme, ahora entiendo porque el siempre olfateaba mi cuello cada vez que me abrazaba.

-Pero no me quiero separar de ti- dijo como niño chico chiquito- Si me voy a bañar, ¿prometes que te quedaras aquí esperándome?

 -Te prometo que no ire a ningún lado- acaricie su cara para que ya no estuviera tan alterado- y también iremos a casa, no podemos quedarnos por mas tiempo aquí.

 El solo asintió y se metió al baño, yo aproveche y me fui directo al closet para poder vestirme sin sentirme desnuda frente a el o por lo menos sin que me este mirando de una manera tan pervertida como siempre hace cada vez que me le quedo mirando demasiado... aunque eso solo pasa cada vez que esta sin camisa, el caso es que siempre me mira de una manera que me pone nerviosa.

Jayden salió del baño con tan solo unos boxers puesto y el cabello mojado, duro mas de quince minutos... y ni siquiera yo permanezco tanto tiempo, y yo soy mujer. Yo me encontraba recostada del respaldo de la cama leyendo un libro que tenia desde que llegue aquí, el libro se llama Orgullo y Prejuicio... es muy bueno, le dire a Erick que me compre algunos libros para entretenerme los días que ellos salgan.

-Listo, bajemos para despedirnos- dijo Jay ya vestido, ¿de donde saco esa ropa?

-Vamos- le digo sin darle tanta importancia a su ropa.

Salimos del cuarto y nos dirigimos hacia las escaleras, las cuales no estaban tan lejos del cuarto donde nos encontrábamos, al bajar vimos que todos estaban al pie de estas esperándonos... o por lo menos a Jay ya que todos se sorprendieron al verme a su lado, no se por que si ellos sabían que yo despertaría en cualquier momento... y me alegro haberlo hecho ahora.

-Julie- grito Lina para salir corriendo hacia mi... se lanzara encima y nos caeremos, o eso pensé yo, porque cuando se lanzo encima de mi no nos caímos, de hecho, yo no sentí el peso de su cuerpo- Que bueno que ya despertaste, te extrañe mucho, prima.

 -Si, yo también te extraño mucho- dije correspondiendo su abrazo- Por cierto, ¿por que no volviste a visitarme?

-Culpa a mi madre, no me quería dejar regresar y tampoco me quería dejar ir a vivir con la tía Terra... pero me ire con ustedes- dijo emocionada... ¿Cómo le hace para estar siempre tan contenta?

-Pues espero que estés lista, porque Jayden y yo tenemos que regresar, mi familia debe estar preocupada y la manada de Jay debe estar asustada por la desaparición de su alpha- le dije haciendo que se bajara de encima... no pesa, pero es incomodo tenerla como Koala encima de mi.



Lizzy Rosario

#614 en Fantasía
#2181 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros, hombreslobos, dioses

Editado: 07.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar