Siempre Te Vi

O C T A V O - L A T I D O

Ella vino llorando a clases. 

Las lágrimas contenidas se le salían, tercas, de sus ojos que no querían llorar. La expresión de tristeza no puede escaparse de mi cabeza: me he sentido muy mal desde entonces. 

Ha prestado atención a clases. La mirada fija a la pizarra, pero la cabeza en otro lado, muy lejos del salón, muy lejos del presente. 

Yo he querido ayudarla. Sin embargo, ¿qué le iba a decir? 

"Hola, me gustas, Ponte bien".

Esas cosas no funcionan. 

Ni siquiera me conoce, ¿por qué debería ser cercana a mí? 

Así, preocupado por lo que le pasó, no atendí bien a mi examen. Por lo tanto, regresé con un diez sobre veinte de nota en el examen mensual. 

Obviamente, mi mamá me castigó este fin de semana. 

Ah, ni quiero salir. 



Carmín R. Fernández

Editado: 31.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar