Solo tu tienes mi amor ©

Capitulo 13

ISABELLA

 

El llamado de Agostina invitándome al bar que está a unos minutos de aquí me ha sorprendido, ya que es raro que me cite al mediodía y más sabiendo que en cinco horas tiene que volver a trabajar. Lo peor es que Pedro se lo permita, porque ella no es de concurrir a esos lugares... Siempre y cuando sea en servicio.

 

Alejandro hace más de dos horas que desapareció del departamento enojado, las discusiones se han vuelto frecuente entre nosotros por lo que Agostina había decidido pasar el día con Oscar. Volviendo al tema de la discusión es que él me reprocha que la relación se haya estancado desde hace tiempo y no me esfuerzo por avanzar. Mi hermana dice que gran parte de esas peleas tiene que ver con su amigo aunque no lo menciona, debo admitir que tiene razón.... Es que lo he vuelto a ver, mi vida es diferente.

 

Sin dudar tomo las llaves del departamento y del vehículo, salgo del lugar utilizando las escaleras para no esperar por el ascensor y no perder tiempo. Temo que Oscar haya vuelto a sus andadas solo... Walter no creo que lo acompañase si tiene a Olivia, no traicionará su confianza cuando está en el comienzo de su relación. Llego a la planta baja corriendo hacia la salida del edificio saludando al portero y así llegar al vehículo encaminándome al lugar donde espera mi hermana. Muchas cosas se me cruzan por la mente decirle a este hombre en este momento, que deje de una vez por toda la vida, que por algún motivo pensé que lo había dejado de lado.

 

Llego al bar estacionando el vehículo detrás de la patrulla, saliendo del mismo y busco a Agostina. La veo en la entrada dándome la espalda, camino hacia ella tomándola por su hombro. Cuando cruzamos miradas, ella se ve desilusionada mirando la puerta del establecimiento y más juega mi mente de que Oscar está con una mujer haciendo cosas que ni siquiera quiero saber. Tomo la valentía de imaginarme sentir mi corazón partirse en cuando lo vea, las palabras que tengo para decirle... Empujo la puerta hacia adentro para encontrarme con lo que menos me imaginaba, Alejandro con otra mujer debajo de él manteniendo relaciones delante de todo el mundo.

 

También veo a dos compañeros y Pedro que tratan de apaciguar el clima ante el gran espectáculo. No siento nada raro en lo que se relaciona a mis sentimientos, solo estoy dolida de ver que no ha cumplido con su parte, que es el de ser fiel mientras estemos en pareja. Para terminar con todo esto me dirijo hacia Alejandro, arrastrando lejos a la mujer que esta con él, que se encuentran a medio vestir. Al darse cuenta de mi presencia, parece recobrar el conocimiento, yo solo trato de mirarlo sin expresión. El olor a alcohol que tiene encima inunda mis fosas nasales cuando éste se acerca y lo empujo lejos de mí.

 

- Se terminó el espectáculo, acá no ha pasado nada.- grito a los que se encuentran en el lugar.

 

Llevo a Alejandro hacia mis compañeros que están en servicio pidiéndole que lo lleven al departamento. Pedro me acompaña hacia afuera encontrando a Agostina cruzada de brazos viendo como se lo llevan a quien se supone quien es mi novio... Ahora lo dudo mucho y lo tengo que hablar cuanto antes, esto no quedará así. Él me tiene que dar explicaciones, nunca de las veces que hemos discutido ha llegado a este extremo y no puedo convivir con este tipo de persona, una porque no fui educada para soportar estas cosas y otra que este día tenía que llegar tarde o temprano.

 

He aguantado las ganas de llorar desde que lo vi en ese bar hace cuatro horas, pasando los minutos sin desviar la vista de él, quien se encuentra durmiendo como un niño. A partir de ahora no lo veré igual, no será ese amigo del que nunca se separaba de mí por más de que discutiéramos y trataba de quitarme el enojo con sus bromas o las cosquillas. Ya nada será igual... Solo trataré de salvar la amistad que nos ha unido por muchos años. Él es quien estuvo a mi lado cuando Oscar se alejó con Olivia de nosotros, me he aferrado en sus brazos y la consecuencia es que me traicionara con la primera mujer que se le cruzara.

 

Mis ojos se dirigen a la ventana, viendo como empiezan a caer las primeras gotas y me pregunto en que momento habrá cambiado el clima... Ni siquiera me había dado cuenta de que está anocheciendo antes de las siete de la tarde. El clima tropical puede complicar muchas veces y más en la ciudad, las inundaciones son las más frecuentes en estos casos. Respingo en el lugar cuando escucho sonidos que provienen de la cama, dirigiendo la mirada hacia allí y me encuentro con la imagen de Alejandro tomándose la cabeza. Su mirada se cruza con la mía, por lo que abre los ojos negando con la cabeza y yo sigo sin desviar mis ojos de los suyos.

 

- No era yo mismo Isabella...- muerde sus labios y lágrimas caen por sus mejillas- Lo siento, no sé que fue lo que me ha pasado... Yo te amo Isabella...

 

- ¡Si me amaras no harías lo que hiciste!- le grito por lo que se asusta y respiro aceleradamente- Una persona enamorada no hace eso en estado de ebriedad, nadie en su sano juicio comete el error de cogerse a la primera persona que se le atraviesa en el camino...- desvío mis ojos al ropero.

 

- Solo dame una oportunidad, quiero arreglar las cosas.- se levanta de la cama acercándose a mí- No lo haré, te juro que no me separaré de tí por más que discutamos.



mdelmeza

#4684 en Novela romántica
#1053 en Chick lit

En el texto hay: policias, amor de infancia, huerfanos

Editado: 30.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar