Sorpresas del destino

Sentimientos y sospechas

Los días pasaron donde ambas mujeres se adecuaron bastante bien dentro del hogar, Dammy era, por decirlo de alguna manera, la gran estrella y alegría del hogar, ya que al estar mayoritariamente todos en casa hacia que todos pudieran compartir un poco con las dos. Paty al estar embarazada recibía de vez en cuando algunos regalos de alguno de los presentes como también tomaba unas pastillas que el mismo Carlisle le compró para que no sufriera las nauseas matutinas las cuales la muchacha había comenzado a experimentar. De Esteban y su caso solo había asistido una sola vez a la comisaria para declarar en su contra y el oficial a cargo, que resulto ser el propio padre de Bella, que pese a su edad algo avanzada, se mantenía bastante cuerdo, estaba buscando todas las pruebas necesarias  para que este fuera deportado a Chile, pero aun quedaban algunos misterios los cuales estaban investigando, pero cualquier cosa había quedado de que este le informaría a la joven.

 

Había pasado ya un mes de todo lo ocurrido y tanto Dammy como Paty ya se encontraban mucho mejor de ánimos respecto  a todo lo sucedido, los miembros de la familia las habían acogido a ambas como parte de su clan, teniendo eso si cuidado de no dejar al descubierto su verdadera naturaleza a los ojos de ambas mujeres cosa que a veces les resultaba un tanto difícil, sobre todo a Jasper, pareja de Alice quien en una ocasión que la niña se había vuelto a cortar, casi la muerde pero gracias a Edward es que este término disculpándose frente a una asustada menor quien solo sonrió forzosamente y evita, hasta el día de hoy, acercarse a él. Paty sabía el secreto de la familia pero optaba por fingir que no lo sabía, le costaba bastante pero solo bastaba un solo error de su parte para que se descubriera su mentira.

 

En Forks rara vez salía el sol y hacía calor ya que mayoritariamente el clima era nuboso y lluvia pero cuando el clima quería darle una grata sorpresa a sus habitantes estos no desaprovechaban la oportunidad de salir con poca ropa y acampar en lugares abiertos, cosa que hicieron en la familia puesto que querían vivir como una familia “normal” a los ojos de ambas féminas.

 

- Hija acuérdate de echarte bloqueador ya que el sol está muy fuerte- Le dijo Paty a Dammy al ver que esta ya llevaba su mochila de Princesa a sus espaldas y estaba dispuesta ya a salir de casa.

- Pedo maaaaa….-  Alego la menor haciendo un puchero y dejando a regañadientes de que Paty le pusiera aquella crema tanto por su rostro como también por sus brazos y piernas.

- Pero nada Dammy, ahora anda, que luego te alcanzo- La mujer beso la cabeza de la menor y luego subió las escaleras rumbo a su habitación. Una vez allí tomo aquel cofre plateado, si, aunque sonara tonto o paranoico la muchacha llevaba el cofre para todos lados, ya que de alguna manera se sentía segura con el… ¿La razón? Ni ella lo sabía y bajo las escaleras hacia la salida donde la esperaba Alex, quien las iba a llevar ya que el resto ya se había adelantado.

- Listo… ¿vamos? – Pregunto la joven acomodándose bien en el asiento del copiloto colocándose el cinturón de seguridad.

- Espera… falta algo…- Señalo Alex ladeando su cuerpo y acercándose a la joven para apartarle un mechón de cabello que se le estaba dándose de travieso y aparte aprovecho de acariciar ligeramente la mejilla de la joven, creando un ambiente bastante tenso, sexualmente hablando.

- Ejem…. Se nos está haciendo tarde…- Intento decir la joven, logrando que Alexander soltara una ligera carcajada y luego de volver a su lugar, comenzó a manejar rumbo al parque que habían escogido para pasar una agradable tarde de picnic familiar.

 

Risas, juegos y mas hubo en aquella maravillosa tarde en la cual a la muchacha le sirvió para desestresarse, aunque de vez en cuando su vista se enfocaba en cierto pediatra quien solo le guiñaba un ojo o bien le sonreía logrando sonrojar en más de una ocasión a Paty.

- Vas distraída… ¿sucede algo preciosa?- Pregunto Alex mirando de soslayo a la joven una vez que ya era de noche y volvían a casa.

- ¿Ah?, pues… voy algo cansada…eso es todo- Susurro Paty intentando aparentar aquella mentira con una suave sonrisa, sonrisa que no le llego a sus ojos, pero esperaba que Alex la comprendiera en aquellos momentos donde esta solo necesitaba ordenar su cabeza loca; Dammy iba atrás durmiendo plácidamente dejando entrever entre sueños su felicidad al escucharla murmurar cosas felices; Alex por su parte no dijo nada, solo observaba de reojo a ambas féminas y pensaba que Paty le ocultaba algo pero rogaba que ella pensara lo mismo que él cuando decidiera por fin revelarle tanto su verdad como también confesarle de que estaba perdidamente enamorado de ella, si, un vampiro Casanova y mujeriego como Alex, jamás pensó enamorarse de una simple mortal, como él a veces las llamaba.

 

Llegaron pasada las 22:00 hrs, donde Alex se encargo de tomar a una adormilada Dammy y llevarla a su propia habitación siendo seguido por Paty quien siempre todas las noches le deseaba una agradable estadía en los brazos de Morfeo de su hija, era una especie de tradición que esperaba que perdurara durante mucho tiempo.

 

Mientras tanto en la sala principal



Damaris White

Editado: 03.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar