Té de Marrubio

۳

 Un mes se ha ido, pero no se llevó mi malestar. He estado demasiado aburrido últimamente y no porque el lugar lo sea, simplemente yo no quiero adaptarme a él, a nada en realidad. Cada día me parece una eternidad si no siento que muero y la angustia se vuelve más poderosa dentro de mi mente. Es tonto, lo sé. Se supone que me trajeron a este lugar para mejorar, pero creo que siento aún más la agonía. Mi pecho se siente aún más pesado y mi corazón va más tranquilo, las lágrimas se han vuelto más saladas y mis uñas cada vez más cortas.

 ¿Será que nada puede sanar a este infectado cerebro? Me asombra la cantidad de veneno que contiene.

 La habitación se encuentra demasiado silenciosa y a veces me hace sentir paz, pero hay otras ocasiones en las que me hace sentir abandonado. Que el mundo me ha dejado.

 Si pudiese sentirme vivo, ¿mi mente me dejaría libre? Me he preguntado muchas veces si la libertad es como me imagino, estoy seguro de que una vez la sentí, pero el recuerdo no me trae ese mismo sentimiento de vuelta. Hay muchas cosas que seguro me habían hecho feliz en su momento y que no soy capaz de recordar en el ahora, creo que es debido a todo lo que mantiene ocupada a mi mente. Tantas preocupaciones, tantas angustias, tantos temores, tanta ansiedad, tanto todo.

 Me saturo con tantos pensamientos, pero eso se debe a que no me siento listo para salir de esta habitación. He llorado hoy también, incluso peor que ayer. Solo porque me imagino muriendo realmente, deshaciéndome de mí y este cerebro que no tiene motivo. ¿Que si es de cobardes? Yo considero que sí, por algo estoy aquí. Es de débiles, es de inseguros, es de incapaces. Es de tontos. Tontos que se dejan llevar por sus emociones inútiles. Tontos que sienten miedo de vivir.

 Tontos que no se permiten ser.



Vynux

#14940 en Otros
#5211 en Relatos cortos

En el texto hay: vida, tiempo, mente

Editado: 19.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar