Te enamoraré

Capítulo 19 "Hilary River"

Hilary River

 

-Eres bonita. Digo, es bonito el paisaje. Sí, es muy lindo como se difumina y el color se mezcla con los otros y bueno... ¿continuamos?-murmura o más bien balbucea con las mejillas enrojecidas.

Da unos pasos torpes tratando de caminar, esta tan nervioso que no ve que en frente de él hay una lata de pintura. Abro los ojos y doy un paso al frente.

-¡Cuidado con la...-grito mientras me acerco y pongo mis manos en su pecho para evitar que se acerque más-lata.

Lo último suelto como si fuera un suspiro. La lata está a un centímetro de su pie. Eso estuvo cerca. Alzo la mirada y me topo con sus ojos, le sonrío.

-Eso estuvo cerca-digo y veo como sus mejillas se sonrojan más de lo que ya estaban.

Se aleja despacio y aclara su garganta.

-Casi hago un desastre-dice y parece apenado.

-No pasa nada. Yo al entrar también casi hago uno-digo tratando de hacerle sentir mejor-Sera mejor que avancemos, debemos ayudar a los demás.

Asiente

Caminamos por unos segundo tratando de evitar las demás latas y él sonríe cuando tomo su mano para evitar que haga más desastres, supongo que le da más confianza. Llegamos al patio y veo como algunos están agachados arreglando las flores, y otros pintando los juegos de los niños.

Emilia al verme se acerca. Oh, rayos.

-Abi que bueno que abriste la puerta, ya estoy vieja que ni oigo-se ríe-Pero yo te estaba buscando para...

-¿Ayudarte?-le interrumpo antes de que suelte algo sobre que trabajo aquí.

-¿Eh?-parpadea confundida-No, yo quería...

-No te preocupes-le interrumpo de nuevo zafando mi mano de la de Gregory y haciendo un ademan restándole importancia-ayudare con los demás.

-¿Esta bien?-murmura confundida. Mira mi cara por unos segundos y creo que trata de entender que pasa. Creo que mi cara luce lo suficientemente desesperada como para que no diga nada más.

Deja de verme y sonríe con diversión al ver a Gregory.

-Gregory que gusto, no creí que lograran convencerte de venir.

Enmarco una ceja con curiosidad. ¿No quería venir? Entonces por qué esta aquí. La pregunta lo incomoda haciendo que pase una mano por su nuca.

-Sí, bueno hubo un cambio de planes... ¿En qué ayudo?-cambia de tema haciendo que Emilia se ría.

Esa mujer sí que ama incomodar.                                                         

-Puedes ayudarme pintando los juegos de la izquierda. Falta darles una segunda pintada.

Él asiente. 

-Y tu Abi podrías hacer lo mismo con los de la derecha. Junto a Hilary-asiento-Bueno, tengo que volver a dentro. Me llaman si me necesitan-avisa a todos haciendo que se escuche un coro de “sí” por parte de los adolescentes.

-¿No querías venir?-le pregunto sorprendida a penas la veo cruzar la puerta.

-Tenías cosas que hacer-responde incómodo.

Decido no preguntar más y cojo los materiales que están en una cubeta. Él imita mi acción y con una sonrisa se va a hacer su actividad.

Me encamino hacia Hilary y ella alza la cabeza al verme. Le sonrío y ella me mira fijamente antes de bajar la cabeza e ignorarme. Suelto el aire y me dejo caer en el suelo empezando a pintar el subibajas.

Es incomodo el silencio que se forma entre las dos mientras oigo como entre los demás hay risas y conversaciones. Me remuevo de vez en cuando tratando de evitar pensar en el silencio.

Nunca he estado tan callada por tanto tiempo. Soy parlanchina por naturaleza y estar en silencio no es mi estilo. Es más, suelo pensar mucho y en muchas cosas. Creo que lo estoy haciendo incluso ahora.

-Hilary-la llamo y sé que me oye porque su cuerpo se tensa.

Me ignora y sigue haciendo como si no me hubiera oído. Frunzo el ceño y camino hacia ella. Y antes de poner una mano sobre su hombro. Ella me regresa a ver y se para.

Mi cuerpo se congela ante lo que veo. Por un momento dejo de verla a ella con una camisa larga y jeans azules, en vez de eso la veo con un vestido rosado algo corto y con una cola alta.

Es como sentir un impacto en mi cara.

Retrocedo al sentir una punzada en el estómago. Ella me mira fijamente y al contrario de la fiesta, en su cara no hay una sonrisa dulce. Tiene una expresión seria con mejillas sonrojadas.

La recuerdo.

Pero antes de poderle pedir disculpas, Emilia llama a todos por un descanso. Ella deja de verme y se da la vuelta dejándome sola.

-La chica de la fiesta-murmuro atónita.

Es ella, aquella chica que le invito a bailar a Cooper era Hilary River. ¡Y no lo recordaba! Sabía que él había bailado con alguien pero no recordaba a ese alguien. Mierda, mil veces mierda.

¿Y ahora qué hago?

 

***

 

No soy buena para decidir. Es más, en mi vida casi nunca he tomado las decisiones correctas. Soy más de dejarme llevar por los sentimientos. Claro, después me arrepiento y parezco un alma en pena sin saber cómo arreglar las cosas. Y esta es una de esas situaciones.

No, no estoy como alma.  

Pero ¿Qué es lo que he hecho?

Pues nada más que solo entrar a comer una pizza y ver de manera extraña a Hilary. Es más, creo que ni pestañeo. Ella finge que no me ve y sigue en su conversación con una chica.

No la juzgo, si alguien me mirara como yo la estoy mirando seguramente fingiría demencia. O la acusaría de ser un acosador o un agente secreto que me quiere para realizar una súper misión secreta con la que salvaría el mundo, o...un secuestrador. Admitámoslo, últimamente de todo se pueden hacer historias las personas.

Aunque lo de ser agente no está para nada soñar que algún día pasara.

Doy otro mordisco a la pizza y veo de reojo como Gregory se acerca con la suya en la mano.

-¿Qué haces?-pregunta sentándose a mi lado.

-Nada-murmuro sin dejar de verla.

-Eso no parece nada.



MonLexus

Editado: 14.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar