Todo por el maldito contrato (ae #1)

30

 

30: Amor-Odio

 

El enmascarado la levanto en vilo y la sentó en una silla que estaba en centro del escenario.

 

- Que empiece el show -. Susurró en su oido el presunto Batman.

 

- ¡¿Que diablos?! -. Gritó Anne cuando una venda cubrió sus ojos.

 

Pero solo fue por un segundo ya que otro de los enmascarados llegó a quitársela.

 

- Haremos esto con la visión de la novia -. Dijo el que vestía del personaje de The Walking Dead.

 

- ¿Connor?

 

Anne estaba casi segura de haber oído la voz de su amigo, pero se distrajo cuando sus manos fueron guiadas al torso desnudo de Batman.

 

El baile sensual empezó y a todos las féminas del lugar -excepto Amber y Ivvy-se les hizo agua la boca con tanto solo mirar como el sexy Batman se movía.

 

Anne retiró su mano del torso del que creía que era su prometido.

 

- ¿Te conozco? -. Preguntó Anne.

 

La respiración se le corto cuando el enmascarado se acerco a ella y le susurró en su oído: - Si cariño, me has visto en tus sueños.

 

Anne frunció el ceño al escuchar su voz un poco más ronca.

 

¿Cuanta probabilidad existía que otro tuviera la misma marca de nacimiento que tiene su prometido? Eran casi nulas. Pero al diablo, estaba ahí para disfrutar y eso haría.

 

Con actitud renovada, Anne se levanto de su asiento e hizo que el enmascarado la siguiera al borde del escenario.

 

- ¡Estamos aquí para disfrutar! ¡Y eso vamos a hacer! -. La rubia se dirigió a la multitud.

 

Como toda una diosa, Marianne Brown empezó a recorrer con sus manos desde la curvatura del cuello del desconocido hasta la parte inferior del torso del mismo.

 

La multitud jadeo cuando el enmascarado le dio una vuelta a Marianne y la dejo de nuevo en la silla para así empezar a bailarle a la novia y esta le tocaba el torso sin ninguna vergüenza.

 

Joshua estaba molesto por que su prometida estuviera tocando así a un completo desconocido pero agradecía a Dios que fuera él quien estuviera en el lugar del estriper que estaba afuera.

 

El magnate había logrado convencer a los verdaderos estripers -pagándoles el doble de lo acordado- de que los dejaran ocupar su lugar.

 

Si, los DEJARAN. Porque había arrastrado con él a: Adam, Jayden -Joshi aun no sabía de donde había salido este sujeto- y Connor.

 

A este ultimo lo trajo porque sino de hubiera llevado las cosas de su prometida y eso era lo último que él quería, se suponía que estaba ahí para arreglar los problemas con Anne, pero no pudo evitar jugar un poco con la situación en la que se encontraban.

 

Ann no fue consciente de en que momento fue bajada del escenario y llevada al exterior del lugar.

 

- ¿Quien eres? -. Preguntó Anne al sentir el frío aire en su rostro, hasta ese instante fue capaz de distinguir donde estaban, se encontraba en el balcón de la parte superior del local.

 

- Ni siquiera me conoces y dejaste que te tocara -. Gruño el aún enmascarado .- ¿Asi es como actúan las mujeres apunto de casarse?

 

Anne frunció el ceño: - Dímelo tú, se supone que a ti te pagan por asistir a este tipo de eventos. Responde la pregunta tu sólo.

 

- ¡Joder! -. Joshua se quitó la marcara y fijó su vista en el rostro de su prometida.

 

Anne jadeo sorprendida, algo en su interior le indicó que se alejara del lugar y dejara a Joshua solo, pero no le hizo caso a su instinto y se dejo llevar.

 

- ¿Que haces aquí Joshua? -. Preguntó Anne obligándose a salir de su letargo.

 

- Mejor explica tú ¿Que hacías tocando así a un hombre desconocido? -. Preguntó Joshua mientras avanzaba hacia a ella.

 

Anne se encogió de hombros, ella se había dado cuenta desde un principio que era Joshua el enmascarado pero ni loca se lo iba a decir.

 

- Te dije que me divertiría.

 

- ¡Pero así no! ¿Acaso pensabas acostarte con ese tipo? -. Por la poca luz del ambiente, Anne pudo ver el rojo rostro de su prometido.

 

- ¿Por que siempre piensas lo peor de mi? ¿Que he hecho yo para merecer tus desconfianzas? -. Se atrevió a preguntar.

 

- ¿Y todavía lo preguntas? ¡Te besaste con tu amiguito ese en frente mío! -. ¿Y así quieres arreglar las cosas Joshua? Susurró una pequeña voz en la cabeza del magnate.

 

- ¡El me beso! ¡Yo no lo besé! -. Gritó de vuelta la rubia .- ¿Tan difícil es creer en mí?

 

- ¿Por que debería hacerlo? Quien sabe con cuentos...

 

- No te atrevas a decirlo -. Joshua se calló cuando se dio cuenta de lo que acababa de decir .- No se ni por que pierdo mi tiempo hablando contigo.



Jetza Salas

Editado: 19.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar