Tú y Yo, amor eterno

Capítulo 11

No recuerdo en que momento me quede dormida, pero siento un dolor inmenso en mi corazón. Despiertos por que alguien esta acostado junto a mi acariciando mi cabeza. 

-Perdóname Ana, te amo demasiado no quiero perderte.- luego de eso besa mi cabeza y comienza a levantarse. 

Deseo con todo mí ser poder detenerlo, pero no puedo mi cuerpo esta agotado de tanto llorar. 
Escucho la puerta cerrarse y comienzo a sollozar nuevamente. 

********* 

Gustavo. 

Cuando cierro la puerta tras de mi, me doy cuenta que mi vida sin ella no será nada, mi sueño siempre fue ser profesor y no quiero dejarlo. Pero tampoco puedo estar alejado de ella y ver como otros hombres la desean. 

Una vez que me dijeron dónde se suponía que tenía que dar clases, recé para que lo hubiera oído mal. De ninguna forma puedo dar clases en el colegio de Ana, pero acepté y tengo que vivir con mi elección hasta que pueda encontrar algo nuevo.  
Tengo que hablar con ella, explicarle que no tenía ni idea. Mis manos están atadas. No es solo perder mi trabajo, sino pena de cárcel, ella es mi alumna menor de edad. Pero la quiero; eso no ha cambiado y necesita escucharlo.  

********** 

Ana. 

-Hija aún estas acostada, ¿que pasa? No te sientes bien, llamare al trabajo y te llevar al medico. 

-Estoy bien papá, solo penas de amor nada nuevo. 

- ¿es por Gustavo que estas así? Que te hizo ese imbécil. Voy a golpearlo. 

-No papá, no ha hecho nada malo, te acuerdas que él este año comenzaba como profesor.  

-Si, el muchacho estaba muy emocionado. ¿Que paso no quedó en el trabajo? 

-Si quedo, lo peor es que en mi escuela papá, Gustavo es el nuevo profesor de inglés. Te das cuenta lo que eso significa verdad. 

- Hija lo siento mucho, pero sabes que la relación esta prohibida ¿no? El puede perder su trabajo y no solo eso también puede ir a la cárcel, por que tú eres  menor de edad. 

Eso no lo había pensado pero mi padre tiene razón, no puedo permitir que Gustavo vaya a la cárcel por mi culpa. 

-dijiste que uno debía luchar por lo que ama, pero no puedo hacerle esto a el. Lo amo lo suficiente para no quitarle su sueño. 

-deja que pasen los días, y luego habla con el. Dile lo que piensas y quizás el espere a que este año termine y así puedan estar juntos. 

Hablar con mi padre siempre me ayuda aclarar mis ideas. 

-Gracias papá, te amo. 

- Yo también mi princesa, ahora iras a clases o te quedaras todo el día aquí llorando. 

-iré, ahora sal de aquí tengo que vestirme. 

- Apúrate te esperaré abajo, hoy te llevare a la escuela. 

Me cambio lo más rápido que puedo y bajo corriendo las escaleras. 
Mi padre esta en la sala leyendo el periódico, cuando me ve lo deja sobre la mesa y se pone de pie. 

-Ya estas lista, no tomaras desayuno. 

- me llevare una fruta, en la escuela comeré algo más. 

Me subo al auto y tomamos el camino a la escuela, en todo el camino mi padre no dice nada, esta muy raro. 

-Bien llegamos.- dice mientras abre la puerta y se baja. 

- adiós, papá nos vemos mas tarde.- me despido de un beso. 

-Iré contigo hasta dentro debo hablar con el director. 

- Ok. 

Mi padre esta un poco nervioso, que querrá hablar con el director espero que no le cuente de mi relación con Gustavo. 

-Papá, promete no contarle nada de, bueno ya sabes. 

-No te preocupes, no es nada de eso. Ahora ve a tu sala. 

-Adiós, papá.- corro hasta la sala de química. 
 



Maria_isabel

#22998 en Novela romántica
#8584 en Joven Adulto

En el texto hay: amor, verano, corazonroto

Editado: 05.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar