Ultima Guerra

Capítulo 21

La bandera de los falcón, una bandera azul oscura con un halcón de perfil, ondeaba con el aire en medio de un espacio vacío entre toda la maleza del bosque donde estaba a plena vista de todos y donde el sol caía casi como un reflector sobre ella era casi una invitación al equipo enemigo para que la tomara, o eso era lo que buscaba Dan, quien estaba recostado sobre un árbol mientras sostenía con su mano derecha una escopeta corta de doble cañón.

—¿En serio esperas que esto realmente funcione?, digo, solo somos seis contra ocho y estamos en desventaja — Dijo Iris desde una de las ramas de una árbol mientras sostenía con ambas manos su fusil de francotirador y apunta a la bandera y sus alrededores, atenta a cualquier movimiento.

—Tú solo sigue el plan y veras que todo saldrá bien— Dijo Dan mientras revisaba los cartuchos de pintura de la escopeta, y con un rápido movimiento aseguró la pistola y se levantó mientras se alejaba poco a poco de la posición de Iris.— Y tranquila con respecto a Ian y Sky, puede que no les guste seguir reglas u órdenes, pero tampoco es que les guste perder — 

Solo espero que tengas razón, y que esos cuatro no terminen paralizados…— Suspiro Iris mientras miraba un pájaro alimentar a sus polluelos desde la mira del francotirador sin saber que era observada.

Mientras tanto, Axel con una Scar con mira modificada en sus manos, y a sus lados un tanto distanciados, Chloe con un M4 con mira personalizada, Will con una vector, y Liz con un FN-FAL en modo semiautomático, todos fusiles de asalto, avanzaba lentamente entre el bosque. Ciertamente era raro para todos, en especial para Will y Chloe quienes no estaban acostumbrados a usar armas, avanzar en busca de soldados a los que dispararles. Axel y Liz avanzan firmemente, auto convenciéndose de que era como ir de cacería, solo debían disparar como si fueran animales y avanzar lo más silenciosamente posibles, pero Chloe y Will temblaban, tropezaban y hacían notar sus pasos como cualquier novato. Si algo los tomaba por sorpresa, ambos dispararían al azar. Por eso, Liz y Axel iban a los costados y unos pasos enfrente.

El tiempo pasaba y mientras más avanzaban más era el miedo de encontrarse con reclutas enemigos. Pero ninguno apareció y tras cierto tiempo lograron divisar la bandera de los Cheetahs. Axel y Liz avanzaron por los lados, Will continuo directamente y Chloe revisó la retaguardia. Nada. Ninguno creía que llegase a ser tan simple, pero a Will no le importo, soltó el arma y se dirigió directamente a la bandera con un Cheetah en el centro rugiendo, entonces antes de que Axel o Liz advirtieran algo Will recibió dos disparos en el pecho sin siquiera tener la oportunidad de tocarla. La pintura impactó con fuerza, el dolor fue ligero, luego se extendió a los alrededores del pecho y dolía hasta respirar al momento en que Will cayó al suelo, luego dejo de sentir su cuerpo. Axel busco rápidamente de donde provenían los disparos y al fin divisó a dos reclutas entre los árboles apuntando a Chloe. Liz también los vio y con una mirada ambos se pusieron de acuerdo. Chloe los buscaba pero no los vio por ninguna parte, y cuando escuchó más de dos disparos y sintió algo pasar zumbando a su lado estuvo seguro de que ella sería la siguiente en ser inmovilizada, pero no lo fue. Axel se lanzó hacia ella y la empujo hacía atrás de un árbol. 

—Cúbrete y apunta hacia los árboles del fondo, si ves que algo se mueve dispara — Dijo Axel viendo a Chloe con los ojos serios. Chloe levantó su arma y empezó a apuntar, pero por un momento estuvo segura de haber visto que Axel había soltado su arma y que su brazo tenía varios impactos de balas de pintura. Lo ignoró y empezó a buscar entre la maleza.

Fue difícil para Chloe lograr verlos, pero cuando lo hizo empezó a disparar. Su arma parecía tener más estabilidad y menos retroceso que una versión normal, pero esta no era normal, estaba hecha específicamente para ella, por eso su manejo se volvió fácil y Chloe empezó a dominarla hasta que por fin se acostumbró a ella. Disparo y disparo hasta que se acabó su primer cargador y entonces busco el seguro de este para cambiarlo. Ella recordaba perfectamente su posición y cómo funcionaba, no porque ya había usado un arma alguna vez en el pasado, sino porque había visto como se usaba el día que hizo los exámenes físicos. Recordaba perfectamente cómo el soldado le mostraba como usarla ya que no tenía experiencia y para qué servía cada cosa, entonces sacó el cargador vacío y empezó a buscar uno en su cinturón, y tras colocarlo apuntó nuevamente hacia donde habían estado los reclutas enemigos, casi por instinto a la posición exacta a donde había disparado antes. Podría no tener experiencia en el uso de armas, pero su memoria la respalda. Porque su memoria era perfecta.

Campeona a nivel nacional de ajedrez donde las cabezas de todos eran como computadoras, esa era Chloe a los cinco años. El memorizar frases, páginas, libros, acciones, momentos, todo, era demasiado fácil para ella, lo único que necesitaba era concentración, y así solo tuvo que leer un libro con todas las jugadas del ajedrez, ver partidas anteriores de sus contrincantes y ganar. Era muy fácil para ella. Según sus padres, ella era especial, según los médicos, ella tenía buena memoria de nacimiento y los nanobots en su cabeza solo la había perfeccionado, según sus contrincantes una tramposa o alguien imposible de vencer. Hubiera sido reconocida a nivel mundial de no haber sido por la aparición de los vacíos y el apagón de sus nanobots haciéndola perder su memoria perfecta. O eso se suponía cuando pese a ello la siguió teniendo. Pero siempre hay algo que todos queremos olvidar, y para Chloe eso es algo muy difícil.



R.Alex Herrera

Editado: 24.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar