¿un amor imposible?

Capítulo 3 – Andrés

ꟷ Creo que es horaꟷ  dije decidido.

ꟷ ¿Hora de que? Porque si hablas de salir, eso es ciertoꟷ contesto Santiago, mi mejor amigo.

ꟷ No, bueno si, pero hablaba de que es hora de hablarle a la chica que me gusta.

ꟷ Eso lo has dicho unas queꟷ se puso a contar con los dedosꟷ, mil veces, si como unas mil veces.

ꟷ Eres un exagerado, ahora si lo voy a hacer.

ꟷ Cada semestre es lo mismo contigo, dices que vas a hablar con ella desde el primer día que la viste, pero siempre te acobardasꟷ puso los ojos en blanco.

ꟷ Pues esta vez es cierto, tengo un plan armado para hablarle y todo el asunto.

ꟷ A ver, cuéntame tu plan chico decidoꟷ responde burlón.

ꟷ Tenia pensado que como Anahíꟷ suelto un suspiroꟷ viene cada entrenamiento y a cada partido también, por accidente lances el balón hacia donde ella este, solo intenta no golpearla ꟷ volteo a verlo seriamente a los ojosꟷ. Continuando creo que me acercare para recogerlo y la volteare a ver, cuando se termine la practica me acercare a ella y le hablare como si nunca jamás nos hubiéramos visto y como si no supiera nada de ella, nos haremos amigos, la invitare a salir, la conquistare y finalmente cuando este enamorada de mi le pediré que sea mi novia.

ꟷ Pero si ya la tienes loquita amigo, solo háblale e invítala a salirꟷ responde simple y se encoge de hombrosꟷ ¿para qué quieres tanto show?

ꟷ Yo no le gusto, deja de decir tanta tontería, lo haremos de acuerdo a mi plan ¿entendido?

ꟷ Si ꟷdice rodando los ojos.

ꟷ Entonces manos a la obra, no quiero hacerlo tan pronto, así que esperemos hasta la próxima semana.

ꟷ ¿No que estabas decidido? Tu solo quieres atrasar las cosas.

ꟷ Claro que noꟷ respondo disgustadoꟷ solo quiero que los planes salgan perfectos.

ꟷ Lo que digas, lo que digas.

Esta vez esperaba poder acércame, porque después de años anhelando que por algún motivo ella se acercara con cualquier excusa para así poder conocerla simplemente eso nunca ocurrió, en algún momento me creí lo que me decía Santiago, el poderle gustar era mi sueño desde que la conocí, pero supongo que no era tan cierto. Así que era momento de poner manos a la obra y de acercarme ahora sí, nada de excusas.

Para mí, la oportunidad de entrar a esta preparatoria y gracias a mi esfuerzo en los deportes era lo mejor que me podría haber pasado, entrenar duramente me había dado un lugar en la preparatoria San Ángel y que me reclutaran para quedarme en su equipo gracias a una beca, me había hecho sentirme afortunado, porque eso significaba que estaba siendo bueno en algo.

Así que cuando entre me esforcé mucho en el basquetbol, deporte que amaba y hacia lo mejor posible por mantener unas calificaciones decentes para quedarme ahí, mi vida se convirtió en una rutina en la cual me centraba 80% en el basquetbol, 10% en lo que veíamos en la escuela y el otro 10% era salir con mi mejor amigo de toda la vida Santiago Reséndiz con el que compartía momentos desde pañales y esta oportunidad de estudiar por nuestros méritos en el basquetbol.

Pero todo eso cambio gracias a una jovencita que un día llego a tomarnos fotos, pero mas que tomarme una foto, tomo mi corazón también.

Parte de mi tiempo se dedico a mirarla desde la distancia, sin que ella nunca se diera cuenta porque no volteaba a mirarme ni una sola vez.

Debo admitir que me sentía como un estúpido por haber pasado dos años y medio desperdiciados en otras chicas y por no haberme acercado aunque sea solo una vez, me arrepentía muchísimo, porque ahora que no quedaba mucho por quedarnos aquí apenas me estaba armando de valor y probablemente no podría pasar tanto tiempo con ella como me habría gustado.

Pero dejando de lado todo eso, deseaba con todas mis fuerzas que el plan funcionara y me prometía a mi mismo que sin duda si me dejaba acercarme, serian los mejores meses del mundo, que aunque pocos valdrían toda la pena.



Mire Laz

Editado: 04.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar