un amor inesperado

CAPITULO 5: El rencuentro

Al día siguiente, se despiertan y cada uno está en una habitación diferente, vistiéndose.

Laya- Hola, Linda.

Linda- Hola.

Laya- ¿Como estas?

Linda- Nerviosa.

Laya- Normal y el nene ¿dónde está?

Linda- No sé, por favor búscalo.

Laya- Sandra ve a buscar al niño por favor.

Linda- Gracias.

Laya- Vamos a vestirte.

De repente, llaman a la puerta.

Lea- Hola.

Linda- Mama.

Lea- Hija, hola madre mía que te casa.

Linda- Sí, estoy nerviosita perdía.

Ady- Hola.

Linda- Amiga has venido.

Ady- Cómo no voy a venir a tu boda por dios, ¿y el nene?

Linda- No se lo están buscando, bueno me voy a vestir.

Lea- Vale.

Linda se viste, se peina y de repente llaman a la puerta.

Sandra- Ya está aquí el nene.

Linda- Vale, gracias Sandra, ahora por favor vístelo.

Sandra- Si.

Iam- Mami que guapa.

Linda- Gracias bebe, mira tu abuela y tu tía.

Iam- Hola.

Lea- Que grande ya.

Ady- Si es verdad.

Linda- Ya, bueno vístelo por favor.

Sandra- Si.

Linda- Gracias.

Termina todo y ya es la hora de casarse, todo está bien no hay ni un fallo, o si…

Está caminando hacia el altar y llega la hora de decidir si, si o si no, cuando de repente.

Iván- No se puede celebrar la boda.

Linda- ¿Iván? -Dijo girándose.

Iván- Hola, Linda me supuse que cambiarias el canal cuando te dije eso por la tele, pero te quiero decir una cosa y a partir de ahora haces lo que tú quieras y yo no te detendré porque yo solo quiero lo mejor para ti y para el nene como ya sabes pero bueno déjame decirte unas palabras.

Linda- A delante.

Iván- Primero, lo siento por ese día que cortamos fui un cabrón, lo sé, lo siento y por eso estoy aquí para decirte que he recorrido cielo y tierra para encontrarte y sé que estabas aquí porque me atreví a ir a casa de tu madre, que por cierto tu madre pega las hostias como panes.

Lea- Perdón.

Iván- No pasa nada si me lo merecía, bueno y que te quería decir que estado unos años sin ti y que no te he podido olvidar y que cada día que pasaba me estaba muriendo poco a poco y no podía más tenía que verte decirte todo lo que te he echado de menos, lo que te quiero y que por lo menos me perdones solo eso y que me dejes ver al nene aunque sea un ratito al día.

Linda- Yo nunca te he olvidado y ni mucho menos te he dejado de querer, y la vez esa que saliste en la tele y te vio el nene sabes lo que dijo.

Iván- Que dijo.

Linda- ¿Que por qué no estabas aquí?, ¿que si no lo querías? y ¿que si te avías enfadado porque se había portado mal? y le conteste, no cariño solo que no puede estar aquí, ¿qué le dices a tu hijo cuando te está preguntando una cosa así?, yo he llorado noches pensando en ti y en lo nuestro, yo te he echado muchísimo de menos, le dije a él que no te he olvidado y que nunca lo hare.

Isaac- Linda, ¿tú le quieres?

Linda- Yo nunca he dejado de quererle.

Isaac- ¿Tú la quieres?

Iván- Por supuesto porque o sino no estaría aquí.

Isaac- Linda, yo ya te dije, que yo os aria feliz, pero si estas con él y estas feliz ve con él, porque un hombre como él no lo vas a encontrar nunca, porque la mayoría se rehacen su vida y olvidan el pasado, pero él a pesar de los años ha venido a verte y pedirte disculpas, por mí no te quedes yo solo quiero que sea feliz y ya está.



Luci

#28103 en Novela romántica
#10676 en Joven Adulto

Editado: 09.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar