Un chico peculiar

Capítulo 14: ¡Sorpresa!

Yo... no sabía –dije confundida

Por supuesto que no lo sabias, nunca pones atención en algo que no seas tú –contesto- pero no te preocupes, él solo quiere estar contigo y nada más

¿Porque te enojas conmigo si yo sabía nada? –me sentía confundida al saber que a ella le gustaba Cris, no era raro pues Cris era guapo y agradable pero ella se había burlado de él y no tenía ningún sentido- además te burlaste de él varias veces y ayer también

Sí, eso fue antes de conocerlo, ayer fue solo porque estaba demasiado enojada–dijo

Jamás te vi hablar con él –cuestione

Me dio clases particulares de álgebra por órdenes de la directora, tuve problemas y el me ayudo. Al principio me parecía un payaso pero conforme lo conocí durante los tres meses de las clases me enamore de él solo para descubrir que estaba más que perdido por ti –dijo lo último con desprecio- trate de que se enamorara de mi pero ni si quiera me volteaba a ver, solo podía observar los detalles que tenía contigo y tu ni si quiera le hacías caso y al volver esta mañana venía decidida a todo con él y los veo muy juntos, no sabes cuánto te odio en ese momento

Escucha Nancy, siento mucho todo esto, no sabía que él te gustaba... -

Y de haberlo sabido ¿qué habrías hecho? ¿Te habrías hecho a un lado? –pregunto rápidamente

Por supuesto que sí, aun si ya no hablábamos jamás te hubiera hecho algo así –le asegure y era verdad, mi lealtad con ella iba más allá que un chico

Hazte a un lado ahora entonces, déjame el camino libre con él –pidió, vi casi podría decir que suplica en su mirada

No –respondí secamente- lo siento pero... descubrí que es un ser maravilloso y no estoy dispuesta a ver cómo está con alguien más

Sabía que era mentira eso de hacerte a un lado –se rio con dolor

No es así Nancy –dije

Siempre te quedas con todo lo mejor –me dijo – siempre ha sido así, los chicos, los amigos, incluso en las notas eres mejor

No digas eso, tú siempre has sido más bonita y muy inteligente, tienes amigas Nancy –le recordé

No, siempre que un chico me gustaba, aun si era en el preescolar o la preparatoria, siempre te prefieren a ti, todos incluso los profesores –reclamo

Nancy tenemos quince años, no puedes basar las experiencias de ahora con todo lo que te falta por vivir –trate de razonar con ella, pero sabía que tenía demasiado rencor conmigo

Mis papas también te prefieren, me reclamaron tanto cuando supieron que ya no éramos amigas "¿Por qué alejas a una chica tan buena, tan inteligente, tan esto, tan lo otro?" –Imito la voz de sus padres- todo siempre es sobre ti, por eso deje de hablar contigo

Nancy por favor, detente –le pedí- las cosas no son así

¿Entonces cómo? –pregunto

¿Nancy recuerdas cuando jugábamos de niñas? En la playa a la que íbamos cada fin de curso, donde tus padres nos hicieron esas fotos con el traje hawaiano

Si, lo recuerdo –respondió

Aún está pegada en mi cuarto la pancarta que me hiciste cuando cumplí ocho con esa foto, aun con esos dibujos horribles que hiciste alrededor con los crayones que tu perro había mordido, era un horrible dibujo, pero lo atesore porque era tuyo –dije y comencé a llorar y ella también

Eres una tonta, había olvido guardar los crayones porque me dijiste que tu hermano Samuel vendría contigo, en ese entonces estaba perdida por él –recordó y ambas nos reímos- ni si quiera me volteaba a ver... odio cuando peleamos y te empezaste a juntar con esos chicos

No pensé que yo fuera tan importante para ti –admití- ya casi no hablábamos nunca...

Supongo que también fue mi culpa –dijo finalmente

Creo que ambas cambiamos –dije y era verdad, a Nancy le gustaban unas cosas y a mi otras pero nunca fue razón para alejarnos, solo sucedió

No sé qué nos pasó –sollozo- solíamos llevarnos tan bien

Lamento que te hayas sentido abandonada –me disculpe nuevamente- y todo por lo que te halla sentido menos, no fue mi intención, jamás lo fue

Lamento haber hecho que te tiraran malteada –dijo y ambas sonreímos

Creo que podríamos intentar llevarnos bien –pedí que fuera así, realmente siempre extrañe a la vieja Nancy

Supongo que sí, bueno es que no entiendo como no puede gustarte ir de compras –se mofo

No es que no me guste, ustedes van en exceso –me burle también

Bueno eso tal vez es verdad –admitió sonriendo al fin

Además no creo que este bien que vayan criticando a todo el mundo siempre –la regañe

Algunas personas solo lo piden a gritos –hizo un gesto de desagrado

Aun así no está bien –le regañe

Supongo que no –admitió

Tal vez ya no podamos seguir juntas porque tú tienes a tu grupo de amigas y yo al mío, pero eso no significa que nos tengamos que odiar –le trate de explicar

Tal vez no -respondió

¿Estamos bien? –le di la mano

No lo creo, tal vez no nos odiemos pero no creo poder estar contigo hasta no sanar yo y aun me gusta Cris, así que lo mejor es tomar distancia mientras disuelvo mis sentimientos y tal vez después... podamos volver a hablar, no te preocupes que no volveré a hacer nada como esto, no sé qué me paso fue una estupidez de mi parte así que te pido disculpas por eso y a tus amigos diles que también lo siento–dijo, finalmente tenía razón, ella tenía que sanar lo que estuviera mal, me hubiera gustado estar con ella pero ambas ya no estábamos en el mismo canal y era mejor así, no era que Cris me importara más si no que ella y yo no estábamos listas para ser amigas de nuevo, el siguiente día nos tocó limpiar las aulas en el receso pero todo fue mucho más rápido y ameno aunque no nos dirigimos la palabra muy seguido, para el jueves cuando regresamos al solo nos limitamos a despedirnos y a ser cordiales.

¿Hey ahora tú y Nancy son mejores amigas de nuevo? –pregunto Arturo en cuanto me vio

Solo hicimos las pases –dije alzando los hombros



Giin Rivera

Editado: 02.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar