un inesperado amor

acusacion falsa

Es una mañana tranquila y helada en el mundo llamado dexoon, la brisa fresca se ha hecho presente ese día, las calles hecha de oro y plata se encuentran vacías incluso las ramas de los arboles han perdido las hojas color dorado, las casas de dos pisos diferente de cada una se encuentran vacías solo estando la presencia de los niños ya que los adultos se levantaron de muy de mañana para ir al juicio que tanto han esperado.

-¡silencio!- grito la Reyna callando el bullicio que hacían la gente en su palacio inmediatamente estos se callaron mirando hacia el frente donde se encuentra la Reyna cloedna sentada en su trono hecho de diamante y oro en la cabecera sobresalen una escultura de unas armas hechas de cristal al igual que a los lados unas espadas de tan solo verlo a los demás le provoca miedo y avaricia cualquiera querría tener en su poder tal trono o incluso ser el rey o la Reyna- Hoy miércoles 17 de octubre nos encontramos presente aquí para decir que hacer con este bastardo- exclamo mirando hacia abajo ya que su trono se encuentra en lo más alto , se levanto con una sonrisa dejando a la vista su hermoso vestido color dorado que en su pierna derecha tiene un abertura dejando a la vista su pierna donde tiene en un bolsillo su varita color morado , su cabello rubio platinado se encuentra a un lado de su hombro dándole un estilo sexy- has cometido un crimen muy grave matar a tu padre.

- corrección – hablo el sujeto que se encuentra con sus manos detrás de su espalda atada y a cada lado un guardia sosteniendo sus brazos asegurándose que este no escapara- lo que quiere decir que usted mato a mi padre a su esposo o no es así mi Reyna o debo decir madrastra.

-cállate- dijo mirándolo hacia los ojos azul intenso que tiene aquel hombre de cabello largo color café – tu lo mataste, usaste el hechizo de la muerte que solo la familia real conoce, el estaba decidiendo sobre la herencia y tu lo mataste para quedarte con todo mientras yo viajaba hacia burxon.

- ¿a quién quiere engañar? Usted y yo sabemos que usted mi Reyna lo mato y me está culpando de un crimen que no cometí- grito dando un paso hacia adelante lleno de furia- solo es una pobre mujer de…

 

-¡cállate bastardo! – dijo inmediatamente cloedna agarrando su varita y lanzándole un hechizo que hizo que este se retorciera de dolor- yo no mate a nadie, no mate a mi esposo a quien tanto amaba estas equivocado – susurro bajando por las escaleras hasta estar enfrente de el, agarro con una mano el rostro de él con fuerza- quieres que te perdone ¡arrodíllate ante tu madrastra! ¡Tu Reyna y pide perdón!

- ailester hizo el ademan de arrodillarse pero en cambio de eso le escupió la sangre a los pies de esta , la sangre que salía de su boca por el hechizo que le había lanzado- yo nunca escucha bien NUNCA me arrodillare ante ti ni pediré perdón por algo que no hice- grito mirándola a los ojos con furia- ahora mira bien – exclamo mirando hacia donde había escupido- mira la sangre real que has hecho que derramara pero recuerda esto la próxima sangre que veras no será la mía si no la tuya derramándose por todo dexoon.

-¡suficiente!- dijo la Reyna dándole una cachetada que provoco que ailester volteara su rostro hacia un lado – ya me haz insultado suficiente diciendo barbaridades que son mentira ya es hora de saber que pasara contigo el hijo del rey exer , te desterrare de este lugar será prohibida tu entrada y te mandare al mundo de los humanos.

- ailester fingió tener miedo para después soltar una risa que provoco que los demás se desconcertaran – prefiero eso que estar aquí siendo gobernada por la verdadera asesina de mi padre cloedna la Reyna maga- grito a los viento, la Reyna hizo una seña a los guardias para que se lo llevaran y mientras lo hacían él seguía gritando- ¡no se engañen amigo ella es la verdadera asesina de su rey!- dijo antes de desaparecer por las grandes puertas-

- ¡váyanse todos de mi palacio!- grito la Reyna sentándose en el trono algo cansada-

 

Ailester miraba a los guardias quienes iban a comenzar a decir el hechizo para abrir el portal atravez del espejo tenía que convencerlo para que lo dejaran escapar.

-¡oigan! ¿Qué quieren oro? ¿diamantes? O ¿los hechizos de la familia real? Le doy eso si me dejan escapar.

 

-Lo siento ailester yo solo sigo las ordenes de mi Reyna y no de un asesino – dijo uno de los guardias desatando a ailester –

 

-¡que yo no mate a mi padre!- grito mirándolos listo para ser lanzado al otro mundo- olvídenlo pero díganle a la Reyna que me vengare de ella.

 

-Está bien campeón – dijo el mismo guardia lanzando a ailester por el portal este cayo sentando haciendo que su varita que se encuentra en su bolsillo trasero sufriera daños

 

-¡quebraron mi varita! Ahora será mas difícil hacer hechizos – dijo ya de pie mirando su varita levanto la vista mirando varios edificios con las luces apagadas al ser de noche tan solo los faros alumbraba las calles un luz muy tenue para el – ¿a dónde estoy? – se dijo así mismo tratando se saber si algo se le hacía familiar pero de pronto un sonido extraño lo puso en alerta haciendo que apuntara su varita hacia varios lado en modo de defensa ¿Quién está ahí?- grito con miedo y entre la sombras salió un gato color blanco – ah, solo eres un gato- dijo aliviado pero de la nada algo le toco el hombro haciéndolo sobresaltar-



meli

#13677 en Fantasía
#2864 en Magia

Editado: 28.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar