Un Maravilloso Desastre

Capítulo 4

Capítulo 4

Una vez que termina la clase de Química y las siguientes clases por fin suena el timbre que nos avisa que nuestra tortura finalizo y ya nos podemos retirar a nuestras casas. Con las chicas decidimos ir primero a mi casa para buscar algunas cosas y alcanzamos a los chicos en el parque.

Una vez en mi casa, saludamos a mi abuela y le aviso que voy con mis amigos al parque, mientras buscábamos las cosas que íbamos a necesitar - ¿Y qué te dijo James? - pregunto Adriana interesada.

- Eh nada.

- Si claro nada, estaban hablando muy bajito - Opino Stefanie.

- Solo me dijo que estaba bonita - me encojo de hombros restándole importancia

- ¡Yo sabía! - exclamo Soph con alegría.

- ¿Que sabías? - le pregunte.

- Que si te vestía así James se iba a interesar.

- ¿Estas demente?

- No, solo te hago un favor.

- Gracias por tu ayuda – Suelto sarcástica. – Nunca me arreglo para nadie y hoy no es la excepción.

- Deja de ser sarcástica - me mira mal a lo que yo ruedo los ojos – solo intentaba ayudar – se defiende.

- Bueno déjenlo así - nos interrumpe Adriana.

- Esta bien – Suelto un suspiro – Lo entiendo, pero para la próxima consúltame primero por favor.

- Claro, eso hare – me asegura.

- Bueno, vámonos de una vez que se hace tarde – dice Stefanie.

Una vez que terminamos de buscar las cosas y nos montamos en el auto de Soph con destino al parque, en el camino íbamos cantando todas las canciones que sonaban en la radio. Una vez que llegamos nos bajamos del carro y sacamos las cosas para caminar a donde están los chicos. Adriana al ver a su novio sale corriendo a darle un beso mientras nosotras nos encaminamos a los chicos y dejamos todo en el pasto.

- Si fuera por ellos hacen bebes en medio del parque - Comenta tefy viendo a nuestra amiga con su novio con cara de asco.

- Totalmente de acuerdo - Decimos todos al unisonó.

Después que Adriana y su novio se nos unan, decidimos jugar voleibol. Bueno ellos jugaron yo me quede sentada anotando los puntos. Dos horas después los chicos estaban lo suficientemente cansados para seguir y vinieron a mi lado. Adriana y Dylan estaban acostados abrazados un poco apartados de nosotros, tefy se quedo dormida recostada de un árbol, Adam y Soph estaban sentados hablando de no sé qué, y James se acostó en mis piernas. Me pongo a peinarle el cabello con mis dedos.

- ¿Caro? – dice.

- Mmmm.

- ¿Como van las cosas? Con tu papa digo - No pude evitar ponerme tensa, el sabe que no es un tema muy agradable para mí.

- No hemos hablado desde la última vez y eso me pone triste. ¿Tú crees que soy acaso una mala hija? - Se levanto haciendo que deje de peinarle el cabello y se sentó de forma que pueda encararme.

- No eres mala hija, ni una mala persona. Eres la persona más maravillosa que conocí en mi vida. En todo caso es el la mala persona, el mal padre, no tu ¿me escuchaste? - Al ver que no digo nada pregunta otra vez - ¿Caroline?

- Si - sonó mas a un susurro, no pude evitar que una lagrima se me escapara.

- Oye no llores sí. Eres fuerte puedes con esto. – limpia la lagrima que se me escapo.

- Si tú lo dices.

- No es si yo lo digo Caro, es que se que eres fuerte y puedes con esto y más.

- Esta bien.

- Bueno ahora ¿qué te parece si vamos a comer helado? – pregunta tratando de animarle, lo cual logra.

- Por mi encantada.

- Vamos entonces - se levanta y me ofrece una mano - Chicos nosotros vamos a comer un helado ¿se apuntan? – se dirige a los demás.

- Si vamos – Dice Soph, parece algo feliz con la idea de comer helado. Después de orientar a una tefy dormida y decirle que vamos a comer helado nos dirigimos a un puesto que no queda muy lejos.

Una vez que ordenamos nuestros pedidos nos sentamos a comer en unos bancos. Echando broma y disfrutando de este momento con ellos.

Pase una tarde agradable con mis amigos. No puedo pedir más.

***

- ¿Hablaste con tu mama? - me pregunta mi abuela de la nada después de un silencio. Estábamos cenando ella y yo solas ya que mi hermano se quedo a dormir con un amigo.

- Si – suspire – me dijo que le va bien. Que espera que pase rápido el tiempo para estar con nosotros otra vez. – no puedo evitar sonar melancólica.

- Me alegro mucho por ella, ya verás que ella volverá antes de lo que piensas.

- ¿Mis hermanos vienen este fin de semana? – Cambio de tema, dos de mis hermanos viven con su papa mientras mi mama está afuera por trabajo, pero ellos pasan el fin de semana con nosotros.

- Claro, llama a su padre para que los traiga. – Responde a su vez.

- No hace falta, yo los paso buscando el viernes cuando salga de clases.

- Excelente. - Terminamos de comer conmigo contándole de lo que hicimos hoy con mis amigos, me dice que los invite un día de estos a cenar y pasar la noche. Después de recoger los platos cada una se va a su cuarto. Ella a ver películas y esperar que mi abuelo llegue del trabajo y yo a leer como es costumbre.

Leí un buen rato hasta que ya no pude más. Como todavía era muy temprano para irme a dormir adelante las tareas que me mandaron, después me acosté en mi cama y me quede mirando el techo. Cinco minutos más tarde mi celular suena con la melodía Diamonds de Rihanna indicando que tengo una llamada. Tefy.



Valentina

#15095 en Otros
#5266 en Relatos cortos
#23151 en Novela romántica

En el texto hay: secretos, amor, amistad

Editado: 19.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar