Un Maravilloso Desastre

Capítulo 27

Capítulo 27

- ¿Me estas diciendo que Stephanie vive con su novio? - pregunto algo impactada, no la había visto desde la graduación. Tuvimos unas que otras llamadas pero las clases nos complicaron todo. Lo último que supe por ella es que estaba estudiando Artes.

- ¿Por que parece tan difícil de creer? - rueda los ojos Adriana - están viviendo juntos para no tener que pagar muchas cosas - explica. Nos encontrábamos en su casa listos para ir a donde nuestra otra amiga.

Cuando ayer llegamos a la casa mi mamá estaba con una sonrisa de oreja a oreja, cuando le pregunté por qué simplemente me dijo que no podía estar más feliz por mi. Al principio me desconcertó un poco ya que ella no es así, por lo general es firme en sus decisiones y en lo que dice.

- No se, es algo raro ¿Hace cuanto se conocen? ¡Menos de un año! No se si sea lo más apropiado - le digo.

- Habla la chica que va a tener un bebé de un desconocido prácticamente - réplica Soph desde donde se encuentra. Mientras discutiamos lo de Steph nos encontrábamos en la sala esperando a que Dylan termine de recoger las cosas de la niña para llevarla a donde sus abuelos.

- Touché - no me queda nada más por comentar. Nos quedamos en silencio analizando ciertas cosas cuando en ese momento llega Dylan con Sammy.

- Tita - me mira con su carita toda tierna y hermosa - ¿Como está mi primito? - pregunta, anda con un vestidito rosa pálido y unas zapatillas blancas, tiene su cabellera recogida en lo más alto de su cabeza con un lazo más grande que ella.

- El está bien.

- ¿Cuando podré jugar con el?

- Cuando salga de mi y este un poco más grandecito - le explicó - pero por ahora vamos que tenemos que llevarte donde tus abuelos - me levanto del sofá y le pido su manito para que me acompañe. Señal para que Soph, Dylan y Adriana me sigan hacia el carro. Decidí manejar yo ya que necesito despejarme un poco.

Soph se sienta de copiloto mientras la familia se sienta atrás, no nos toma mucho rato llevar a la niña y decirles que pasaremos por ella dentro de unas horas.

- Tengo una duda - Comenta Soph después de estar milagrosamente callada. Acabábamos de dejar a la niña y nos dirigimos a casa de Steph según las indicaciones de Adriana.

- ¿Que cosa es ahora? - escucho a Dylan murmurar con lamento, Soph le dedica una mala mirada mientras Adriana y yo tratamos de aguantarnos las ganas de reír

- Me caes mal - le dice Soph a lo que Dylan se encoge de hombros restándole importancia - Hable en estos días con Marco, me dijo que hablaste con él y que ya sabe la verdad - me tense, es algo que no quería que ella supiera por los momentos - ¿Por que le dijiste? - Me pregunta.

- No se, necesitaba hablarlo con alguien. - Ella me mira con dolor.

- ¿No podías hablarlo conmigo? - Miro por el espejo retrovisor y Adriana me mira esperando mi respuesta.

-Si, no se por que no lo pensé. Lo siento - me disculpo.

- Ya para qué - dice mientras mira por su ventanilla. Me siento mal por no haber hablado con ella.

- Yo creo - habla Adriana - yo creo que Caro quería hablar con alguien cercano al padre, ya que no le ha dicho nada todavía, pienso que es lo más lógico - razona.

- Ya no importa, lo entiendo - dice ella - por cierto, necesito música si me disculpan - coloca la música en la radio a todo volumen y empieza a cantar a todo pulmón. Miro a Dylan y Adriana por el retrovisor y solo se encogen de hombros para restarle importancia.

- Está bien - digo. Sigo manejando por media hora más hasta que llegamos a un conjunto de casas en renta. Paramos en donde según Adriana es la casa del par de enamorados.

Nos bajamos todos del auto y Soph enseguida se lanza encima de la espalda de Dylan para que la cargue.

- ¿No tienes pies? - pregunta Adriana cruzada de brazos.

- Claro pero me da flojera caminar, además si estuviera Thiago aquí fuera diferente. Estaría encima de él no de tu novio - dice enganchada todavía del nombrado.

- No importa amor, piensa que es como nuestra hija solo que de ayer para hoy creció 18 años - dice caminando con Soph todavía en su espalda.

- No me gusta eso - Comenta Adriana.

- No le pares, está necesitada de Thiago - le digo.

- Pero que le brinqué al novio de Steph no del mío - se queja caminando hacia la puerta detrás de aquellos dos, niego con la cabeza al ver sus celos tontos y camino detrás de ella.

Cuando tocamos el timbre esperamos cinco minutos hasta que vemos salir a un joven de nuestra edad más o menos, alto, moreno, lindo.

- ¿Le puedo ayudar en al....? - se queda mudo al ver a Dylan y Adriana - ¡Oigan hola! ¿Como están chicos? - les pregunta.

- Muy bien - contesta Adriana todavía malhumorada - ¿Se encuentra Stephanie?

- Si claro, pasen - nos da permiso de entrar.

- Por cierto ellas son amigas de nosotras del instituto - dice antes de entrar completamente - Caroline - saludo cuando me señala - y la perra de Sophia - dice sin mirarla.

- Oyee, disculpate - le dice Soph por fin bajandose de Dylan.

- ¿Por que tendría que hacerlo? - la desafía

- Porque n.... - antes de que Soph pueda decir algo estúpido me meto entre ellas y la interrumpo.

- ¿Por que mejor no vamos a ver a Steph? - agarró a Soph de un brazo y entró a la casa con ella - ¡Vamos caminen! - le digo a los demás.

- ¡Amor! - Grita Steph - ¿Quien era? - su voz se va escuchando más cerca.

- Unos amigos tuyos - le responde el después de cerrar la puerta - por aquí - nos guía hasta que llegamos a la sala, apenas veo un mueble me siento. Últimamente me canso muy rápido.

- ¿Amigos míos? Yo no invite a na.... - se interrumpe cuando entra en la habitación. Mira a Dylan y Adriana en una esquina, a Soph malhumorada en la otra esquina y a mi en el mueble - ¿Enserio son ustedes? - nos señala a Soph y a mi



Valentina

#15073 en Otros
#5268 en Relatos cortos
#23131 en Novela romántica

En el texto hay: secretos, amor, amistad

Editado: 19.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar