Una Guerrera Valiente

CAPITULO 1 "El inicio de todo"

Recuerdo cuando salí de mi aldea en Beureum Moon hace seis años, apenas era una niña de ocho años de edad, me había alejado porque en primera, mi aldea estaba rodeada de una gran manada de osos liderada por alguien de nombre “Grizzli”, quien hace tres años nos dio su protección a cambio de: “Seguir sus órdenes sin reproches ni oponerse”; además de que también sufría la perdida de mi padre en un accidente durante un ataque de Grollims, falleció intentando de salvarme, mi madre tenía un dolor aun peor que yo, así que me culpaba de todo, y para desquitarse me golpeaba con lo primero que encontrara a la mano lanzándomelo a los pies y manos, mientras decía:


-(furiosa, lanzando cosas de barro y gritando) “! Muere, muere, muere hija desgraciada, por tu culpa tu padre se ha ido, y ya no volverá con nosotros, porque no corriste en aquel momento que te dije…, muere, muere ¡” -


Ese doloroso recuerdo y esas palabras hirientes, me hacían sentir cada día peor al anterior, la única forma para alegrarla era llevándole todas las gemas que me darán del trabajo en la taberna, que me había conseguido yo misma para poder mantenerla. Y la segunda razón por la cual me aleje de mi hogar natal fue, por no seguir las órdenes de “Grizzli” la persona que nos protegía en ese.


Yo rompía varias reglas la de salir de noche ya que; después de que se dormía mi madre salía a escondidas sin que me vieran los osos, para caminar por el sendero que llevaba a las afueras de la aldea, luego seguía caminando para adentrarme en el bosque y así llegar a una cuerva, ahí me encontraba con el hechicero Mezbil, el cual me daba pociones para curar mis heridas, él ya sabía quién me las hacía y, como no tenía gemas para poder pagarle; le pagaba recolectando ingredientes (como maleza, plumas de aves, hojas de Adelfa, etc.) para sus hechizos, conjuros y pociones, esto lo hacía de noche, ya que en la mañana tenía que estar en el trabajo, con el tabernero del pueblo el Sr. Monte, si no mi madre se volvía loca, sino asistía y me golpeaba a un peor con una vara de Adelfa que teníamos en el huerto detrás de la casa, que cultivo desde hace años.


Cuando cumplí ocho años, Mezbil me dijo que me enseñaría magia, ya que le daba tristeza el ver cómo era tratada; pero también me dijo que teníamos que dejar la aldea; y que dejaría a alguien más para sanar a la gente, estaba tan feliz que no me podía contener, tenía tantas ganas de salir, así que le pedí que me diera hasta la siguiente noche para poder empacar algunas cosas; el asintió con la cabeza y sonrió, de camino a la aldea me encontré un conejo blanco con manchas naranjas, en las orejas, las patas delanteras y en el ojo izquierdo, quería llevármelo a casa del Sr. Monte y pedirle que lo criara como mascota, intente tomarlo pero, este huyo de mi así que lo perseguí, cuando lo alcance y le tome en brazos, estaba temblando y no sabía por qué; hasta que voltee para seguir mi camino; pero para mi sorpresa me encontré con un oso vigilante de aprox. dos metros y medio; el cual  me atacaría por romper una regla, quería gritar, pero el miedo me invadió quedándome inmóvil, de repente una sombra apareció de la nada y lucho contra el oso, me asombre por ver tan hermosas poses de ataque, que me recordaban a mi padre durante la pelea contra los Grollims, cuando tenía cinco años.


Cuando termino la pelea el oso salió corriendo hacia la montaña “pelaje verde” donde se encontraba el escondite de “Grizzli”; con una herida en la pata izquierda, el caballero se volteo a mirarme:


-(con una voz tranquila y calmante) ”Como estas?, Te encuentras bien pequeña niña?”-


Yo aún aterrorizada pero asombrada a la vez:


-(con voz temblorosa) ”S…si, gra…gracias po… por salvarme señor”-


Tomo su casco y al quitárselo vi a un hombre de piel color canela, cabello rubio como si fuera hilo de oro y ojos azules cual zafiro resplandeciente con el sol en el agua.


-(sonrió)”De nada pequeña, apropósito no conoces un lugar por aquí cerca donde pueda dormir, y sanar mis heridas he estado”-


-(Más tranquila, pero asombrada por ver a un hombre de tal belleza) “¡Claro conozco uno muy bueno, Sr. Caballero! ¡Sígame por favor¡”-


-(sonriendo)”Ohh!, muchas gracias pequeña niña pero, no me digas señor o caballero, me ofende; mejor dime Blazh, ese es mi nombre”-


-“Bueno Blazh, conozco un lugar donde te puedes quedar y a alguien que te puede sanar, es una persona muy buena, pero por favor no me digas pequeña, niña u otro apodo de diminutivos, me llamo Axel Wolfamp, pero mis amigos me dicen “AS”, por mi buen trabajo”-


-”Esta bien Axel, cuéntame que hacen varios osos merodeando por aquí, no deberían de estar en las montañas”-


-“Si, pero ellos nos defienden de otras criaturas a cambio de seguir las ordenes que nos impone su líder “Grizzli””-



Algol Volf

Editado: 14.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar