Una historia de un Exorcismo

Capitulo 1 El origen

Era un domingo por la noche, mi nombre es Marcus, tengo una esposa llamada Itzel, ambos somos arqueólogos de profesión, nos llegó una notificación del profesor de arqueología, el profesor Lester, mientras estábamos en un trago de cerveza nos llegó una carta que decía sobre la urgencia que tenía, y decía esto:

 

Marcus e Itzel

 

¡URGENTE!

 

Necesito su ayuda debido a que mi equipo hace una semana encontró una estatuilla de un tamaño medio que tenía una forma muy extraña, todos los exploradores han muerto intentando recuperar la estatuilla, es urgente. Para más informes llamar a este número 5687541241, espero que puedan venir.

 

Profesor Lester.

 

Pensábamos que el profesor Lester de nuevo se había emborrachado, debido a que el profesor Lester era adicto al alcohol, cuando le llamamos le preguntamos que si no estaba borracho, entonces nos dijo que no, y entonces nos contó que él y su equipo de exploración estaba en el Cairo, Egipto y nos habían dicho que encontraron una ciudad debajo del Cairo, a pesar de todo, se pudieron tomar algunas fotos, que eran demasiado escalofriantes, la imágenes nos las mandaron por correo, y eran sumamente aterradoras., era hora de dormir, en dos días teníamos que salir al Cairo, me acosté a dormir y fue la primera vez que me ocurrió algo raro, me desperté a las 3:33 de la mañana, el reloj no se movía y entonces pensé que era cuestión de cambiarle la pila y entonces salí a cambiar la pila, en ese momento me di cuenta que algo iba mal debido a que la puerta del cuarto estaba abierta y mi esposa estaba adentro dormida, entonces saqué una lámpara debajo del buró y encendí la linterna, y salí del cuarto sin hacer ruidos para no despertar a mi esposa, entonces fui a revisar la sala que estaba desierta, en ese momento se escuchó que alguien abría la puerta de la entrada de la casa, y me asusté demasiado cuando escuchaba como se abría lentamente la puerta de la entrada, en ese momento apunté con la lámpara hacia la puerta y me encontré una mujer sin ojos, mientras en los ojos solo existía un vacío, lo que más me asustó fue que lloraba sangre de las cuencas vacías y en la frente una cruz ensangrentada, y tenía un vestido blanco el cual también estaba rasgado y ensangrentado, parecido a una imagen que me había mandado el Profesor Lester, en ese momento se acercó a mí y quería gritar pero no podía porque mis labios no se podían abrir, de repente cerré los ojos y vi una estatua extraña que no sé cómo describirla y cuando abrí los ojos la extraña mujer había desaparecido, necesitaba tomar un trago después de lo ocurrido, llamé a un amigo que también es profesor, el Profesor Agustín y entonces le llamé por teléfono, y me comentó que era muy extraño debido a que sus investigaciones eso que había visto era una especie de criatura dominada, me asuste y después de eso me fui a dormir.

 

A la mañana siguiente me levanté con la sorpresa de que mi esposa estaba herida por un cuchillo, el cuchillo se encontraba a escasos metros de distancia, en ese momento cerré los ojos y de repente ya no había ni cuchillo ni mi esposa, en ese momento detrás de mí sentí una respiración y me llevé un susto cuando vi de repente atrás de mí.

 

Grité en ese momento

 

- ¡Dios Itzel, me asustaste!

 

-Fue otra pesadilla ¿eh? Todo va a estar bien

 

Como si todo estuviera bien me dije a mi mismo, tartamudeando le conté lo que me había pasado en la noche anterior, me dijo que me calmara, que todo había sido una pesadilla, en el momento que le había dicho que lo había hablado con el Profesor Agustín y en ese momento nos asustamos los dos porque en el momento en que terminé de decir el nombre de Agustín se escuchó un golpe seco en el ático. Mientras ella lloraba yo le dije que volvería con ella, en ese momento agarré la lámpara, fui al ático y me llevé otro susto, debido a que había sangre por todas las paredes y de nuevo había visto a la misma mujer que me encontré a las 3 de la mañana. Me desmayé después de haberla visto, tardé varias horas para recuperar el aliento y le comenté a mi esposa lo que había pasado, ella no confiaba en mí la tarde estuvo tranquila pero cuando cayó la noche los lobos aullaban hasta el punto de taladrar los oídos, eran las 11 de la noche no era común que estuvieran aullando mucho debido a que cuando aullaban de esa manera es que habían observado algo o a alguien, entonces los escuche aullar desesperadamente y fui por la linterna, salí a ver qué es lo que había sucedido, en el momento en que estaba saliendo de la cabaña sentí como si algo me murmurara, decía mi nombre y su voz era parecida a la de mi esposa Itzel y en ese momento asustado yo dije su nombre y en ese momento dejaron de sonar los murmullos y salí de la cabaña a buscar a lo que había asustado a los lobos y por qué aullaban de tal manera que taladraban los oídos cuando salí encontré a una persona que estaba desnuda y ensangrentada, entonces decidí ayudarla y cuando fui al lugar donde estaba la mujer solo había una gran mancha de sangre que rodeaba el cuerpo, cuando la tomé en mis brazos me di cuenta que tenía la cara de mi esposa, no sabía qué hacer y entonces me puse a llorar y dos minutos después de las 12 el cuerpo había desaparecido de mis manos dejando huesos, y en la frente una cruz ensangrentada, idéntica a la de la foto que me envió el profesor Lester, de repente la mujer que me ha estado molestando apareció detrás de mí y me asusté.



Marcus Damian

#1702 en Terror
#6627 en Thriller

En el texto hay: hombreslobo, exorcismo, triller

Editado: 19.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar