Viajeros de Enblaxyl *volumen 1: El shihi azul cielo*

Mundo 1 - Capitulo 5: Hospitales y Magos

Sakura
 


Al final la partida se acabó de una forma abrupta cuando una enfermera entró a hacer un chequeo a Tsuneo. Así que salí de su habitación, antes de que Boris llegara. Decidí echar un vistazo al otro chico.

Estuve a punto de no ir. Tenía muchas cosas en las que pensar. No llevaba bien los grandes giros que estaba dando la vida. Además, lo acababan de sacar del quirófano apenas hacía unos minutos quando pregunté.

Cuando entré en su habitación lo primero que noté fue que le habían sacado la argolla del cuello y las esposas. Ya no tenía la flecha en el hombro y le habían cambiado la ropa antigua por una de hospital. Tenía mucho mejor aspecto. Incluso había ganado color.

Era un chico extraño. Solamente verlo el corazón se me puso a 100. Como si fuera una locomotora ambulante. Lo miré con curiosidad. Parecía mestizo, alguno de sus padres sería un occidental. Sus cabellos eran de color rojo con las puntas azules. Me pregunté si se debía teñir el cabello o por alguna extraña razón eran naturales, como los míos. No lo creía. Pensaba en ello cada vez que veía a alguien con el pelo de colores extraños. Tenía la cara larga y ligeramente infantil todavía. Lucía una nariz grande para una cara como aquella; como el de una esfinge. Sus labios eran finos y pálidos y sus orejas parecían ser del tamaño perfecto para aquella cara. Era musculoso, pero no demasiado, parecía haber sido creado expresamente para correr con el viento. Espalda amplia, pero no demasiado, y en las piernas los cuádriceps estaban muy bien desarrollados pero los gemelos a pesar de estar bien construidos no sobresalían de forma exagerada. Debía rondar el metro 75, menos quizás, y tenía unas manos anchas de dedos largos y de apariencia fuerte. Estaban llenos de callos, eran las manos de alguien que se había pasado la vida luchando.

Fue en ese momento en el que vi los tatuajes: tenía en la mano derecha, por arriba y por debajo, en las puntas de los dedos y en las muñecas. Quizás tenía más, pero se los tapaba la ropa. Parecían querer decirme algo, fue una sensación extraña. Alargue la mano inconscientemente. Me atraían. Tenía la sensación de que no debía hacerlo, que me cambiaría la vida entera. Como cuando Pandora (mi leyenda occidental favorita) cambió el mundo al abrir su caja por curiosidad. Mi instinto me decía que no habría vuelta atrás, que me abriría un camino que me llevaría a mi muerte como "Sakura Sanlen", la humana. Aún así la atracción era demasiado fuerte. Abrí la caja, toqué el tatuaje. Fue efímero, pero suficiente. Y mi mundo cambió para siempre.

Noté una presión en el pecho y mi cuerpo comenzó a variar de temperatura a una velocidad desmesurada. A él se le abrieron los ojos como platos, tenía los ojos de un extraño verde esmeralda. Aquella fue la primera vez que vería aquellos ojos que me fascinaron durante tantos años y que durante mucho tiempo sólo pude ver en mis sueños y mi memoria.

Empezamos a cambiar. Dolía horriblemente. Los ojos se le volvieron de un violeta bastante claro y el anillo que normalmente rodea el iris, poco marcado en aquellos magníficos ojos, se volvió de un amarillo apagado. No supe hasta horas después como cambiaron los mios. Las orejas se nos hicieron puntiagudas de una forma extraña; hacia atrás, pero no hacia arriba. Vi cómo le empezaban a brillaban los símbolos de los brazos. Esto favoreció a que se hicieran visibles dos mas de ellos: uno en el hombro y el otro en el antebrazo derecho. Mientras que la luz de un tercero se adivinaba detrás del cuello. Me empezaron a brillar unos símbolos similares en el cuello primero, en el hombro izquierdo después, en el antebrazo y finalmente en la mano. Pero estaba demasiado contraída por el dolor como para notarlo en ese momento. Mientras, a él, le salía una especie de cruz inversa por debajo de su antebrazo izquierdo y como si fuera una especie de mono de repetición a mí también me salió una muy similar en el derecho.

Noté nuestro profundo vínculo. Las puertas de nuestras almas conectadas por un cable irrompible recién hecho. Se llamaron mutuamente y se abrieron de lado a lado. Hubo un intercambio de información que me pareció tan violenta como la caída de una gran cascada de miles de kilómetros. Si hubiera podido pensar seguramente podría haber temido por mi vida.

Aprendí idiomas perdidos de una época pasada. Supe de un estilo de vida olvidado hacía más de mil años. Supe de golpe todo un lio de cosas tan apretujadas entre sí que me costó asimilarlas todas de golpe, o incluso distinguirlas. Después me vino a la mente una habitación oscura donde estábamos él y yo, solos.

El chico hizo una pregunta con una voz que me hizo recordar el canto de un pequeño pájaro malherido:

-¿Quién eres tú? -dijo. Pero en lo único en lo que me pude fijar fue en el dolor de aquellos tristes ojos.

El trance terminó y aparté la mano de él de un salto. Asustada, me separé aún más, casi caigo al suelo, y salí corriendo del lugar. En el camino choqué contra varias personas que me agredieron a gritos, pero no entendí lo que decían estaba demasiado confundida como para mantener la compostura.

¡Estaba eufórica! Tenía los nervios a flor de piel y todos los músculos en tensión. Tenía miedo, mucho miedo, estaba desconcertada y sobre todo me sentía muy, muy cansada, al borde del agotamiento. Sabía que no podría ir muy lejos en mi estado, pero conseguí salir tambaleante del hospital. El frío me golpeó, pero ya no me molestaba como antes, el frío se había vuelto algo agradable. A menos de 200 metros de allí, en un callejón medio abandonado, seguí experimentando aquellos cambios extraños en mi cuerpo y mi alma. Allí fue donde cambió mi manera de percibir el mundo. Noté figuras chocando con el aire que los envolvía como un padre protector, noté un coche de juguete enterrado en el barro de una cloaca por debajo de mí. Y también sentí la vida. Había cosas vivas en todas partes, eran como un mar dorado a mí alrededor. Inmenso. Infinito. Puro...



Shihin95

#8396 en Fantasía
#11448 en Otros
#1715 en Aventura

En el texto hay: viajes dimensionales

Editado: 16.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar