Yo oí que...

3: Tonto, Alex.

Alex.

Odiaba limpiar, no solo los baños sino cualquier cosa.

¿Si no limpiaba mi cuarto como esperaba el director que limpiara todos los baños?

—Deja de hacerte tonto y ponte a limpiar.—Dijo Luke entrando al baño con una cubeta.

—¿Qué haces aquí?

—¿Qué clase de mejor amigo sería si no ayudo a mi mejor amigo arreglando los desastres que hace mi novia?

—Ex novia. Ex novia loca, por cierto.—Dije reclamando los desastres de esa loca.

—Si ex novia. Ex novia que te dio una paliza por cierto. ¿Ya vamos a comenzar? ¿O vas a seguir discutiendo acerca de mi ex?

—Voy a seguir discutiendo de tu ex porque odio limpiar.

—Yo vine aqui a limpiar no a hablar de mi ex.—Dijo y comenzó a limpiar un retrete.

—¿Entonces para que preguntas?

—Para motivarte a limpiar.

—Prefiero hablar de tu tonta ex.—Me miró mal. —Esta bien.—Dije y comencé a trapear el piso.

(...)

Un par de horas después Luke y yo terminamos de limpiar todos los baños de la escuela y no me quedó más remedio que invitarlo a un lugar a comer. El idiota había limpiado más que yo y creo que se lo merecía.

Cuando llegamos al restaurante de comida rápida mas cercano lo único que se me ocurrió preguntar fue: "¿Y qué pasa con tu ex novia loca?"

Me gusta el chisme pero creo que es un tema que podía tocar con más delicadeza, tonto Alex.

—No lo se, hoy ni siquiera la vi. Pero estoy seguro de que cuando lo haga tendré que hablar con ella.

—¿De lo que hizo?

—Tal vez juzgué muy rápido lo que Max contó, nunca tuve la oportunidad de hablar con ella.

—¿Por qué Max te mentiria? No le creo capaz de mentir a uno de nosotros.

—No lo sé. No digo que mienta sino que nunca escuché el lado de la historia de Core.—Alzó los hombros.

—Eres un estúpido. No puedo creer que creas en ella.

—Y tu un tonto, Alex.

—¿Porque?

—Por ser tu.—Dijo y seguimos comiendo en silencio.

Era rara la forma en que nos llevábamos pero podríamos decirnos la verdad sin enojarnos lo cual era muy estúpido considerando el carácter de ambos pero al menos este tipo de amistad funcionaba para nosotros.

Al llegar a mi casa eran las ocho, no había nadie como de costumbre pues mi padre disfrutaba pasar mucho tiempo en la clínica después de salir de su trabajo y el demonio que se hacía pasar por mi hermano siempre estaba en actividades extra-curriculares como fútbol, música o esas cosas; tenia como una hora para que los dos llegaran así que cené y decidí subir a mi cuarto a jugar algún videojuego pero la verdad ninguno de estos llamaba mi atención.

Oí la voz de mi padre y Devonio, pasaron a saludarme o mas bien a despedirse porque ya todos se irían a dormir y salieron de mi habitación.

Me dispuse a intentar dormir temprano así que me puse mi pijama y me acosté.

Voltee hacia la ventana como era la costumbre desde que era un niño y era raro ver que alguien estaba ahí después de tantos meses.

Se veía tan tranquila sentada en su cama leyendo un libro, tan inofensiva, pero en realidad era una loca.

Una loca que me había golpeado.

Decidí voltearme para el otro lado e intentar dormir, era demasiado temprano para lo que estaba acostumbrado a dormir pero apostaba a que no tendría muchas horas de sueño en todo el semestre.

(...)

Al día siguiente ya en la escuela el director había pedido hablar conmigo otra vez, lo más seguro era para felicitarme por mi excelente trabajo de ayer obviamente.

Cuando entré estaba Luke ahí y eso solo significaba problemas...

—Tome asiento señor Alex.—Dijo Charlie.

—¿Puedo saber que hago aquí?—Dijo Luke.

—Usted esta aqui por ayudar ayer al señor Alex con su castigo.—Los dos nos quedamos callados.—¿Imaginaron que no lo sabría? Esta es mi escuela y tengo oídos en todas partes.

—¿Lo sentimos?—Dije yo.

—Los perdono, pero como les gusta tanto el trabajo en equipo les tengo un trabajo especial.

—¿A que se refiere?—Hablé yo otra vez.

—Hoy también limpiarán, pero los baños de chicas.

Luke y yo nos quedamos viendo.

No podían estar más sucios ¿o si?

—Largo, largo.—Dijo Charlie, como siempre tan simpático.

Luke y yo salimos y en la sala de espera para ver al director estaban Max, la esa amiga rara de Core y Core. Por el rabillo del ojo vi como Luke le sonreía a Core en forma de saludo y como ella lo saludaba.

Entrando a nuestra aula no había nadie al parecer el profesor había decidido no ir hoy así que volvimos a salir rumbo a la cafetería.

—¿Crees que sea difícil el castigo de Charlie?—Dije tratando de armar un tema de conversación.

—No lo sé. Solo sé que esto es tu culpa.

—¿Por qué la mia? Yo no te pedí que me ayudaras.



Sparkle Guuurl

#433 en Joven Adulto
#753 en Otros
#223 en Humor

En el texto hay: novelajuvenil, romanceadolescente, enemigos

Editado: 14.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar