Your Eyes Tell | Park Jimin

#2

—¡No puedo creer esto! —Los gritos de mamá son los que me despiertan en mi día de descanso, después de una agotadora semana de trabajo —¿Que te pasa por la cabeza? —No tengo ganas de levantarme a averiguar que diablos le pasa hoy.

Tal vez sea una de sus crisis existenciales al ver una nueva colección de ropa o de alguna de las tonterías que tanto le gusta y por desgracia no pueden tener, no con el salario que a penas le da para comer. Así que cierro los ojos de nuevo con la esperanza de volver a consiliar el sueño, pero un el sonido de algo estrellándose y el fuerte grito de mi hermana me hace salir corriendo de mi habitación.

Encontrándome con una escena difícil de digerir no para mi, sino para alguien como mi hermana, quien llora y tiembla mientras se esconde detrás de mí hermano, quien parece igual de asustado que ella sin comprender el comportamiento de mi madre.

—¡No, no no! —Grita mi madre jalando su cabello con desesperación como muchas veces he observado hacerlo —¡No puedes fijarte en alguien sin dinero! —Sus crisis siempre viene a causa de aquello a lo que tanto se aferra —¡Si vas a estar de zorra que sea con alguien con dinero! —Camina hasta mis hermanos donde no dudo en interponer, recibiendo una fuerte cachetada.

La mejilla me arde y las ganas de llorar también lo hace pero no me atrevo a demostrar debilidad enfrente de mis hermanos, lo único que me atrevo a ser es a sonreír en su dirección.

—Vayan a su cuarto —Les pido ignorado las idioteces de mi madre, quien a tomado su distancia nuevamente —Por favor —Les pido a ver las intenciones de mi hermana por quedarse —Vayan a cambiarse, saldremos un rato —Invento algo con la intención de que lo hagan, cosa que me ayuda a que ambos caminen a su cuarto.

Recibiendo un par de miradas preocupadas por parte de ellos antes de verlos cerrar la puerta de su habitación, dándome luz verde para controlar esta situación. Me acerco a mi madre, quien parece seguir dentro de su crisi, pues golpetea y se queja mientras la arrastró hasta la terraza, donde mis hermanos no puedan escuchar nada, así que tomo un par de respiraciones antes de comenzar con esto.

Después de todo lo he hecho un millón de veces desde el día en que nací.

—Calmate —Le pido con toda la amabilidad que puedo —Mamá, por favor calmate —Respiro un par de vece para no perder los estribos tal y como lo ha hecho ella.

—¡Tu! —Me señala como si yo fuera la culpable de todas sus malditas desgracias —¡En vez de enseñarles cosas buenas deberías de enseñarle a abrir las piernas por dinero no por amor! —No se de que me habla pero la manera en la que lo dice hace que la poca paciencia se vaya al demonio —¡Si van a abrir las piernas que sea por dinero, entiendes por dinero! —Intenta golpearme de nuevo pero soy capaz de detenerla a tiempo esta vez.

—¡Te he dicho que te calmes! —Suelto entre dientes apretando su muñeca, consiguiendo una mueca de dolor ante mi arrebato —No voy a permitir que le hagas pasar este tipo de escenas a ellos —La rabia hierve en mi interior —Puedes hacerme lo que quieras pero no te atrevas a hacérselo a ellos, ¿entendido? —He perdido la poca paciencia que tenia hoy en los constantes y desgastantes ataques que a mi madre suelen por darle.

Asiente con la cabeza en señal de rendición, sabe que no podrá ganarme, no como lo hacia cuando tenia diez años, sabe que ahora a mis veintitrés años soy capaz de afrontarla sin miedo ni pena, sabe que aunque luche soy yo quien tiene mas ventajas para ganar al fin de cuentas ella podría salir mas perjudicada que yo al verme ir de este maldito lugar. 

—Lo siento —Comienza de la misma forma en que lo hace siempre, pidiendo una disculpa que verdaderamente no lamenta —Lo único que le dije es no podía fijarse en alguien como el hijo de la panadera —Se que se refiere al hijo de la señora Rose, quienes tienen una pequeña y humilde panadería cerca de aquí, un joven que no solo suele frecuentar a mi hermano, sino también a mi hermana con quien parece llevarse mas que maravilla, demostrando una linda química entre ambos cada vez que tengo la oportunidad de verlo, no me molesta, se que el chico es guapo, trabajador, honrado y quiere mucho a mi hermana, así que no me molestaría en nada que ellos dos salieran en algún futuro, después de todo, el amor es amor —No puede estar con alguien tan pobre como ese chico —No se porque a pesar de los años esas palabras siguen molestándome, mas de lo que me gustaría admitir.

—Esa no es tu decisión —Le recuerdo por decimoquinta vez tomando unas cuantas respiraciones para contener mi ira hacia la mujer que me dio la vida —Sea con quien sea que se case, sera ella quien lo hago no tu —Se deshace de mi agarre con agresividad demostrando su verdadera personalidad.

—Tu también eres una idiota —Me grita antes de verla encaminarse hasta su habitación, aventando un par de cosas sobre el proceso terminando con el fuerte ruido de su puerta al cerrarse.

Me tomo un tiempo para respirar para calmar las ganas y las ideas absurdas que invaden mi mente, aunque quisiera irme con mis hermanos y dejarla completamente sola, se que estaría tomando una decisión demasiado riesgosa, no solo para mi sino para mis hermanos. Después de todos eran hijos de ella y menores de edad dentro del país, era por eso que intentaba frenar cualquier idea referente a ello.

Ver la ciudad me recuerda a mi infancia me recuerdas los días felices dentro de ella, las horas en las que podía disfrutar de bailar sin importar que, de los gritos de apoyo de mi padre en mis presentaciones de las viejas amistades que tuve que abandonar a causa de mi madre, de las veces que mi padre me dijo lo orgulloso que estaba de mi y de lo talentosa que era en el baile, todo era maravilloso cuando papa aun vivía. Ahora no podía pensar ni siquiera en bailar, los pocos momentos que tenia para hacerlos, era en un pequeño rincón de mi mente alejado de las negativas de mi madre, eran un par de minutos en los que me volvía a sentir viva sin importar nada.



GabbsRMD

#1260 en Fanfic
#6753 en Novela romántica

En el texto hay: jimin y tu, jimin bts, jimin drama todo

Editado: 04.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar