Your True Self

Capítulo III

La cabeza me palpitaba un poco mientras recorría los pasillos de mi facultad, recordándome así el mal plan de beber un lunes.

Había llegado tarde ganándome una reprimenda de mi profesor sobre la importancia de llegar temprano a clases, acepté con la cabeza gacha su regaño y me senté para sobrevivir a un día más en la universidad.

A la hora del almuerzo recogí mi comida y busqué una mesa en la que sentarme, encontrando a Ángel y Johan sentados... juntos, lo cual era increíble, me acerqué con una sonrisa burlona en mi rostro.

— ¿Y este milagro? ¿Decidieron compartir espacio por fin? —me senté mientras ambos rodaban los ojos.

—Ambos queríamos almorzar contigo al parecer, así que... —Johan se encogió de hombros bebiendo de su jugo.

— ¿Qué tal las clases? —preguntó Ángel a su vez.

—Gracias a cierta persona especial llegué tarde, ganándome un buen regaño —ella me sonrió.

—Bueno, eso te enseñará a que debes llegar a tiempo para hacer la cena y no quedarte a beber un lunes —siguió comiendo con tranquilidad mientras yo hacia un puchero.

Johan robó en ese momento una papita del plato de mi amiga y ésta le dió un golpe en el brazo con fuerza, haciendo a mi amigo refunfuñar.

Esos dos nunca se habían llevado bien y jamás comprendí el porqué, cuando les preguntaba la razón simplemente rodaban los ojos para luego decir uno del otro "es idiota y me cae mal", ahí había gato encerrado seguro.

Mientras degustaba mi no tan apetecible almuerzo una cabellera rojiza llamó mi atención, Asriel estaba en la fila para el almuerzo, una vez le hubieron llenado su bandeja volteó y nuestras miradas se encontraron.

Agité la mano en forma de saludo y él sonrió en respuesta.

— ¿A quién le estás haciendo ojitos? —miré atontado por un momento a Ángel y luego sentí mis mejillas calentarse un poco.

—A un chico, que está empezando a gustarme mucho

— ¿Lo suficiente como para tener algo serio después de tanto tiempo yendo de flor en flor?

—Todo depende...

Terminadas las clases salí acompañado de Johan y otros compañeros.

—Ey...

Miré sorprendido a Asriel quien estaba apoyado contra la reja.

—Hola... —estaba... ¿esperando por mí? Oh, este chico se está ganando algo más que mi trasero.

— ¿Estás libre? ¿Quieres salir conmigo?

Me sentí ruborizar y revisé rápidamente en mi cabeza mi itinerario de hoy, no trabajaba hasta bien entrada la tarde y no tenía tareas pendientes, estábamos en la época relajada, así que grité internamente.

—Estoy libre, si quiero

Me despedí de los chicos rápidamente y lo seguí.

Asriel se detuvo frente a su auto, me abrió la puerta del copiloto invitándome a entrar.

—Gracias —dije mientras ingresaba en este —. ¿A dónde iremos?

— ¿Te gustan los postres?

—Depende, pero en su mayoría me encantan

—Conozco un sitio donde son deliciosos, ¿te apetece?

Asentí con una tímida sonrisa. Entonces miré sus manos al volante y me percaté de una pulsera plateada en una de ellas, específicamente la derecha.

—Es bonita —Asriel me observó sin entender, señalé el accesorio y él la miro como si no recordara tenerla puesta.

—Ah sí, es... un regalo de mi padre

Llegamos a una pastelería bastante pintoresca, adentro olía delicioso y pronto estuve babeando mientras observaba la variedad de postres exhibidos.

—Escoge lo que prefieras —Asriel me observaba de manera extraña, y sentí de nuevo como mi piel se calentaba de a poco.

Pedí para mí un trozo marquesa de chocolate y el pelirrojo pidió uno de pastel de fresas y crema.

Nos entregaron los postres y nos sentamos en una de las mesas más aisladas.

Un sonido de gusto escapó de mis labios al saborear el dulce, estaba muy bueno, Asriel en cambio parecía un niño mientras devoraba su pastel, solté una risita al contemplar aquella escena.

— ¿Qué sucede? —me preguntó un poco avergonzado mientras se limpiaba la crema de los labios.

—Nada, nada. ¿Te gustan las fresas?

—Son mis favoritas —sonreí a esto último.

Conversamos tranquilamente mientras comíamos. Cada vez me sentía más a gusto con su presencia.

Salimos del local y nos subimos a su auto.

— ¿A qué hora entras a trabajar?

—En... dos horas

— ¿Quieres ir a tu casa o quieres quedarte un rato en la mía?

¿Su casa? ¿Películas? ¿Sexo?

Ok no.

Tampoco es como si estuviera urgido.

Oh bueno, tal vez por él sí.

— ¿Isaac?

— ¿Eh?

— ¿A qué casa quieres ir?

—A la tuya

Él sonrió divertido.

Llegamos a su casa y bueno... obviamente no vimos películas.

Apenas colocamos un pie dentro nos devoramos las bocas mutuamente como si hubiéramos estado esperando todo el día para hacerlo.

Asriel me condujo a su habitación en medio de tropiezos, objetos caídos y uno que otro golpe con la pared. Nos deshicimos de nuestras prendas y continuamos besándonos en la cama.

El chico sobre mi estaba ansioso, sus pupilas estaban dilatadas y parecía querer comerme entero.

—No quiero usar condón. Te aseguro que no tengo ninguna enfermedad ni nada extraño, tú tampoco ¿cierto? —asentí aturdido por lo profunda que se había vuelto su voz, aunque fuera un poco irresponsable de mi parte.

—No tengo... nada —esto último lo dije en medio de un gemido.

Asriel no esperó a que terminara mi confirmación, empezó a besar y morder mis muslos, se levantó un momento y rebuscó en la gaveta de su mesita de noche, sacó un pote de lubricante y volvió a colocarse sobre sus rodillas en la cama.

—Colócate de lado

Obedecí de inmediato, el pelirrojo alzó mi pierna sobre su hombro y acercó sus dedos embadurnados de lubricante a mi entrada, los fue introduciendo uno a uno, expandiendo la cavidad con cuidado.

— ¿Listo? —asentí.

Se introdujo de golpe sacándome un jadeo y la cabeza me dió vueltas por unos instantes.

—Mierda...

Las embestidas comenzaron y dios... me encanta esta posición, mis brazos pronto cedieron al sostenerme y me dejé caer por completo en el colchón.



#763 en Fantasía
#492 en Personajes sobrenaturales
#3437 en Novela romántica

En el texto hay: erótica, drama, gay

Editado: 09.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.