Yukina y las criaturas magicas

UNA NIÑA TRAVIESA

La pequeña Yukina era la perfecta mescla de la hermosura de madre y la fortaleza de su padre, tenía un carácter muy afable y con una cabeza de fantasía que siempre se perdía en los cuentos que su madre le contaba a la niña, para ella la marca de Vulvus nunca la toco, en Vulnus los niños no eran bien recibidos desde su nacimiento, solo se les permitía estar con sus padres los primeros meses de vida después eran cuidados por mujeres en lugares especiales donde solo se les permita estar unas cuantas horas de juego y si eran niños eran muy inquietos solo permanecían hay  hasta cierta edad en estos lugares y se les mandaba con sus padres donde eran obligados a trabajar junto a ellos y aquellos que se negaran eran exiliados solos cercas de las orillas de Vulvus para ser cazados por las sombras por mera diversión, era un lugar donde personitas como Yukina seria gravemente reprendida y dada las circunstancias exiliada,  pero ella no, ella tuvo la dicha de nacer en la Coordinación un lugar donde no existían limites, fronteras ni horarios de diversión, donde el silencio casi no existía ya que siempre había risas y música; En Yukina resplandecía una  piel  que algún día fue blanca como la piel de su madre pero ahora lucia bronceada por jugar bajo el sol casi todo el día, en su carita inocente brillaban sus despreocupados ojos verdes y un gran sonrisa que siempre rompía en silencio a donde ella fuera, era delgada cual flauta y de su cabeza nacía una cabellera castaña despeinada por el viento,  ya que siempre la llevaba suelta, siendo una niña  tenía a flor de piel la creatividad que en su cabeza, nunca se detenía a desenredar tantas ideas alocadas que nacían de allí, pero esa misma creatividad se convertía en curiosidad y esa curiosidad de vez en cuando en travesuras que siempre hacían reír a su padre y enrojecían la cara de su madre, a diferencia de otro niños Yukina no le tenía miedo a el malvado Aquiles, para ella solo era una persona con muy mal carácter que quería que nadie hablara, porque según a la inocencia de Yukina tal vez algo le dolía; En algunas ocasiones cuando ella se enfermaba y algo le dolía se ponía de mal humor, además  por querer ir a jugar y su madre no se lo permitía. Ella pensaba que algo perecido le ocurría a Aquiles.  

Para ella la bondad existía en el mundo, ella coloreaba a su modo la maldad de la cual Aquiles era dueño era una mentira, para ella tal vez solo era un gran mal entendido, muchas veces se imaginaba la cara de Aquiles y pensaba la mayoría del tiempo que se trataba de un niño malcriado.  

Para ella no existía la maldad, ella lo interpretaba de una manera muy diferente, ella pensaba que en invierno no hacía frio solo faltaba un poco más de calor y así pensaba frecuentemente en Aquiles tal vez no era malo solo era que no tenía un amigo con quien compartir lo bueno que él era. La niña siempre tenía largas pláticas con Bruno que siempre trababa de explicar lo malvado que era aquel tirano y ella en cada debate siempre terminaba haciendo dudar a el pobre Bruno sobre el mal comportamiento del juzgado en cuestión. 

La extraña forma de pensar de Yukina era lo que había llevado a pensar en algún momento a Bruno, Fénix y a Nicolás que en el momento en que encontraran la forma de derrotar a Aquiles ,Yukina seria alguien importante para abrir el corazón de aquel tirano, además sería una buen ejemplo para que los niños crecieran de tal forma, Bruno sabia la historia de Nahúm, así que entendía que en algún momento podrían encontrar la forma de destruir toda la maldad que rodeaba a Aquiles y su imperio de amargura, esos motivos llevaron a Nicolás en pensar que el objeto encontraron  en esa tormentosa tarde, debería  tenerla ella, además quien pensaría que el ¨ tesoro¨ de Aquiles lo tenía una pequeña niña traviesa, que apenas se convertía en una adolescente además de esta forma siempre podría proteger a su hija y ese artilugio valioso. 

Después de escuchar la historia de su madre se Nahúm y de Aquiles no le cabía ni la menor duda de que a él algo le dolía en su pecho, probablemente como le dolió a ella cuando Bruno se fue; y ahora nacían ideas nuevas para ayudar a Aquiles a sanar, así como sus  padres la ayudaron cuando solo sentía dolor en corazón ellos la reconfortaron y gracias a sus palabras, amor y paciencia le enseñaron que aun que fue algo muy triste, los bellos recuerdos junto a la gente que se va te hacen  feliz y poco a poco sanan el alma, ahora ella entendía que solo era eso algo dolía dentro de Aquiles.



El dragon Azul

#15554 en Fantasía

Editado: 05.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar