La cenicienta de Queens

Autor: Keisy_eli / Añadido: 20.06.18, 16:02:23

—Vamos no puedes llorar toda una vida Lu. —comento Sarah sosteniendo la cabeza de Lucy en sus piernas, mientras le acariciaba el cabello. 

—Si, si puedo y lo haré. Y solo han pasado menos de veinticuatro horas. —contesto está sollozando. 

—Yo, Venir a Norteamérica a experimentar sexo con chicos estúpidos y de gran miembro, las compañeras y su drama no estaban incluidos. —Louis hizo un gesto de desinterés caminando hacia el sofá con una botella de vino y dos copas.

—Oh Louis no todas somos como tú, aún existen chicas que les interesan las relaciones a largo plazo, que sueñan con un príncipe azul. —contesto Lucy entre lágrimas mientras se incorporaba al sofá.

Literalmente Lucy sueña con esto todas las mañanas.

—Louis, lo que Lu trata de decir de una manera más condescendiente, es que no todas somos unas zorras egocéntricas y prepotentes como tú. —agregó Sarah sin nada de pesar.

—Dramatique. —contesto está rodeando los ojos—. Al menos la Fille se dignara a contar que sucedió con sexy Oliver. 

—Concuerdo con la Francésita pedante ¿Cuéntanos qué pasó exactamente en las últimas horas? —argumento Sarah.

Lucy tomo un pañuelo de la caja que estaba aún lado de ella y comenzó a llorar despavorida, tan solo recordar esa desagradable escena le hacía derrumbarse. Y entre llanto, lágrimas y un poco de moco procedió a contarle a sus amigas. 

Hoy sería un día maravilloso en la vida de Lucy Andrews, por fin estaba decidida hablar de una fecha próxima para su boda, con su muy bien parecido y sexy prometido, un joven Ítaloamericano de veintisiete años. Desde hace unos meses Lucy solo podía pensar en lo maravilloso que sería estar casada al fin con el hombre de sus sueños. Esto sin dudas era lo que ella tanto anhelaba desde pequeña, cuando su tía le contaba sobre aquéllas historias donde el príncipe y la bella princesa vivían felices por el resto de sus vida.

Lucy creció con los ideales que el matrimonio es sagrada no importa el género o color si hay amor de por medio. Obviamente la palabra divorció no esta en su diccionario. Por eso estaba convencida que cuando encontrabas a tu alma gemela era para toda la vida y su otra mitad se llamaba Oliver Barbieri, su guapo prometido desde hace dos años. 

—Lu, llevas mirando al techo quince minutos, podrías comenzar ya. —comento Sarah impaciente. 

 

Disponible en mi perfil... 

Comentarios:

Todos los hilos de discusión: 0

Books language: