15 dias en casa, por lo menos...

Capitulo 5. Día 5, #ProyectoDeRelajaciónEnCasa

Quinto día de encierre total. Jueves, 16 de marzo del 2045.

—Debería ponerme ya con el trabajo…

El proyecto del segundo trimestre de tercero de secundaria, era sobre la relajación y los masajes. El trabajo consistía en grabarnos a nosotros mismos mientras le hacíamos un masaje de relajación a alguien. Utilizando por lo menos cinco materiales o técnicas que habíamos aprendido durante este trimestre.

Seguida de una redacción de cómo nos hemos sentido nosotros al realizarlo y como se ha sentido la persona a la que le hemos dado el masaje. Como en mi familia mi madre es la única que me ha dado pie a hacérselo, pues se lo haré a ella.

—Vale mamá, ya esta lista la cámara—Era una cámara nueva, recién comprada desde hace un par de semanas antes de que pasara todo esto del virus. —¿Lista?

—Cuando quieras—Me senté detrás de ella, mi madre estaba tumbada en su gran cama de matrimonio, a mí alrededor tenía los objetos que iba a utilizar antes del masaje normal con las manos. Apreté el botón del pequeño mando que tenia la cámara y empezó a grabar.

—Hola a todos y todas, bienvenidos al video de masajes con Lara. Esta de aquí es mi madre quien ha querido que le haga un masaje digno de una clase de tercero de secundaria. Por ti, maestra de las habilidades sociales.

—¿Eso saldrá en el video del instituto?

—Luego lo corto. Aquí como veis, tengo varios objetos, una pelota de tenis, un coche de juguete limpio, el aceite de limón o de almendra, yo aquí tengo el de limón; tenemos lista la música suave para la relajación, encendemos las velas perfumadas y aromatizadas; bajamos las luces para una iluminación adecuada. Y por último, aquí tengo el mejor, el masajeador de cabeza.

—¿Todo esto?—preguntó tumbada con la espalda descubierta.

—Si mamá. Vamos a empezar. Primero nos echamos el aceite de limón en las manos y empezamos a expandir el aceite por la espalda. Y empezamos por la parte baja de la espalda hasta arriba, siempre desde abajo hasta arriba. Y no nos podemos olvidar de los hombros y del área del cuello.

Ahora, después de dos o tres minutos masajeando con las manos, podemos proceder a coger los objetos como la pelota de tenis, ese objeto es muy útil para hacer masajes, PERO QUE ESTE LIMPIA LA PELOTA, obviamente. Y el coche de juguete desinfectado y limpio, ese también es un buen objeto casero para hacer masajes.

—Ay, qué bien…

—Eso prueba que funciona. Si necesitamos más aceite lo aplicamos, pero no nos pasamos porque es muy pringoso para ti y para la persona. Podemos seguir haciendo masajes con las manos o seguir con otros objetos, yo ya termino con las manos y con el masajeador de cabeza.

—Eso sí que es vida—Le masajee la cabeza con el masajeador de cabezas y se relajó tanto que no respondía.

—Mamá, que te duermes.

—Despiértame cuando termines.

—Esta noche te hago otro masaje, no te preocupes, y ahí sí que podrás dormirte. Pero esto es un video para los profesores.

Terminé de grabar el video a las 18:32 de la tarde, estuvimos media hora más o menos. Y me puse a editarlo porque así ya lo tenía listo. La escuela había mandado un comunicado a las familias diciendo que los proyectos que se pudiesen hacer en casa grabados en un video, lo teníamos que mandar por correo antes del viernes 24. Osea la semana que viene.

—Ona: Holaaa—lo escribió por el grupo del móvil.

—Isa: ¿Habéis hecho el trabajo?

—Lara: A mí solo me falta editarlo y ya está listo para mandarlo.

—Vera: Chicaaas, ¿esta noche hacemos una video llamada? Quiero veros.

—Lara: Por mi sí.

—Ona: Por mi también.

—Ona: Pero tendría que ser después de las 20:00 ya cenadas, así nadie nos molestará.

—Isa: No sé qué decirte, mi hermana puede molestarme en cualquier momento.

—Isa: Jajajaja.

—Lara: Jajajaja.

—Vera: Vale, a mi me da igual la hora, total no me voy a mover de casa Jajajaja.

—Lara: ¿A quién le habéis hecho el masaje?

—Ona: Nunca lo adivinaríais.

—Isa: ¿Tu madre?

—Lara: ¿A tu abuela?

—Ona: ¿A mi abuela? Pero si solo somos cuatro. Mi abuela no está aquí.

—Vera: A tu hermano.

—Ona: Sii, no me lo pude creer, me dijo que si, sin rechistar ni nada.

—Isa: Yo se lo hice a mi hermana mayor. Le encantó.

—Vera: ¿Y a quien no?



#21971 en Otros
#3343 en Humor
#3293 en Ciencia ficción

En el texto hay: cosas en casa, amigos y lios, virus acechando

Editado: 12.03.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.