A pesar de Todo

Capítulo 6

Kalie iba sentada en medio de ambos. Iba casi dormida y cuando se tambaleó ligeramente hacía el hombro de Mason no pude evitar rodearla con mi brazo y atraerla hacia mí.        

Ella quedó completamente dormida una vez cómoda en mi pecho. Mason me dedicó una mirada de muerte y yo solo le sonreí en un gesto que obviamente el no pudo ver. 

Hubo un poco de turbulencia en el pequeño avioncito que nos llevaba al supuesto lugar paradisiaco.

- Así que le diste una laptop, ¿eh? 

- Así es 

- El dinero solo te da más ventaja – masculló y negué con la cabeza 

- Tu más que nadie deberías saber que Kalie preferiría una rosa a una perfume de chanel   

Él se quedó callado por un momento 

- ¿en serio la vas a ilusionar de esa manera? 

- ¿hum? 

- Digo, Kalie es talentosa pero gente pueblerina no es exactamente el tipo de gente que triunfa en ese tipo de cosas, ¿sabes? Es mejor que dejes de ilusionarla antes de que la lastimes. 

- Yo pensaba exactamente igual que tu antes de conocerla. – conté con tranquilidad – después de ello me di cuenta de que ``gente pueblerina´´ o ``gente urbana´´ en realidad no existe, solo ``gente´´ y ya. 

Después de eso no dijo palabra hasta que finalmente aterrizamos. Moví a Kalie suavemente y ella abrió los ojos de golpe 

- ¿llegamos? – preguntó con ilusión y asentí 

Ella sonrió plenamente y bajó del avión antes que todos los demás. 

Creo que no lo mencioné antes pero primero tuvimos que viajar a tierras de cultivo para poder abordar el avión. 

Tal y como un tour nos llevaron a través de las ``maravillas´´ de las costas y finalmente desembarcamos en el hotel. Kalie se tomó un par de fotos junto a una estatua con mi celular, luego unos cuantos selfies con Mason y cuando tuvo la intención de hacerlo conmigo literalmente la distraje con algo más para evitar una foto a toda costa.  

Supongo que no tiene sentido tomarse una selfie con una máscara puesta. 

Intento no conversar mucho con ella solo porque no sabría qué decir, en su lugar me mantengo observando como sonríe a todas partes, con sus pupilas llenas de ansias y excitación por conocer hasta el último de detalle de todo. 

Conozco muchas personas que son egoístas, egocéntricas, malhabladas, testarudas, ignorantes e incluso idiotas, y yo soy una de ellas. Creía que el mundo estaba repleto de personas dañadas pero si ella existe quiere decir que en el mundo también hay personas con esa cantidad de inocencia. 

O tal vez no estoy equivocado y el mundo está lleno de malas personas…pero solo ella es tan inocentemente increíble como para no ser parte del montón. Kalie va contra todos sin notarlo si quiera, Mason tenía razón, ella vuela tan alto que ni siquiera yo, que dominaba el mundo, puedo alcanzarla. 

¿Es este realmente el sentimiento que tiene un padre hacia una hija? Tal vez yo estoy… de ella estoy… 

-    Harry – me sonrió interrumpiendo mis pensamientos. Su sonrisa más brillante que una estrella. - vamos. 

…Enamorado. 

¿Qué? No. 

Asentí hacia ella pero negué para mí. 

Solo estoy confundido, solo eso… además, aunque a mí me llegue a gustar Kalie ¿Cuántas probabilidades hay de que ella se enamore de mí? Lo único que tenía de bueno era mi atractivo físico pero ya ni eso tengo y contando que poseo una personalidad de mierda estoy seguro de que no soy un potencial de chico que le podría gustar a ella. 

De todos modos, ¿Por qué me siento deprimido ante esto? A mí no me gusta Kalie. No, no y no. 

Con ese pensamiento rondando en mi cabeza bajé con ella. Ahora se había cambiado de ropa, me imagino que en los baños del hotel ya que no hemos ido a las habitaciones, y traía puesto un vestido corto y suelto color celeste. 

Wow. 

Aunque lo diga yo mismo nunca pensé siquiera en ver a Kalie alguna vez sin sus faldas a la rodilla y desaliñadas trenzas y ahora no puedo apartar la vista de su fina cintura y el suave contonear de sus caderas 

¡Agh! ¿Cómo rayos pude recostarme sobre ella tan naturalmente si hoy estoy de los nervios solo con ese vestido? 

Me vi obligado a apartar la vista de su figura cuando Mason se unió a nosotros segundos después. 

- ¿no vas a cambiarte? – preguntó y negué con la cabeza 

Caminamos un poco por los alrededores, es increíble la emoción con la que todas las personas hablaban sin parar. 

Demasiado ruidoso. Sin mentir, solo con 5 minutos en una tienda bastaron para enterarme de que Daniel le había pedido matrimonio a Ro y que el hijo perdido de Alejandra había sido una mentira de su madre. 

En realidad es interesante aunque lo diga yo mismo. 

- Harry, ¿cuál te gusta más? -preguntó Kalie enseñándome dos tipos diferentes de pulseras tejidas. 

La primera era muy elaborada y elegante, con una combinación de tres o más colores de diferentes tonalidades de café. 

La otra era mucho más simple, sencilla y bonita, color azul y en los bordes celestes. 

Señalé la pulsera azul y ella sonrió en acuerdo antes de ir a la caja a comprarla. 

La primera era hermosa, pero la segunda decía Kalie por todas partes. Observé un poco los otros objetos hechos a mano. ¿Debería llevarle algo a Lance? 

- vamos, espíritu del gato blanco - habló Mason. 

Asentí y seguí caminando con tranquilidad detrás de ellos, mire algunos escaparates más aprovechando que caminamos por todos lados hasta que finalmente di con un llavero perfecto para las llaves del auto de Lance. 

Lo compre rápidamente y volví con Kalie y Mason antes de que se dieran cuenta de que no estaba allí. 

No me di cuenta el momento en que termine empapado de pies a cabeza con agua de coco. 

- Dios mío, lo lamento - se disculpó la señora por su hijo 

Bien, el niño se había tropezado y el agua de coco que tenía en las manos me callo  encima. 



#47159 en Novela romántica
#31031 en Otros
#4559 en Humor

En el texto hay: comedia, bajoautoestima

Editado: 02.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.