Adara

CAPITULO 6

-¡Bienvenidos sean todos una vez más! Esta noche tenemos el privilegio de presentarles a la estrella de nuestro circo quien además ¡hoy festeja su cumpleaños número quince!.- Dice la señora vestida de lentejuelas- ¡Estrenando su nombre artístico junto a su acompañante Eros!. Con ustedes- comienzan a sonar los redoblantes- -la señorita ¡ADARA!

Muchos aplausos y silbidos llenan aquel circo, mientras todas las luces se apagan. El lugar poco a poco va quedando en silencio y una lenta melodía de violines va inundando el lugar. Una luz blanca se enciende dando vueltas en círculos a través del público, cegando momentáneamente los ojos de los que impacta, hasta posarse en el centro donde una chica de larga cabellera roja espera en pose con ambos brazos doblados sobre la cabeza y el rostro agachado.

Lleva un leotardo blanco con dorado con una vaporosa falda corta en tono rosa. En su espalda pueden apreciarse unas delicadas alas blancas que parecen brillar a la luz del reflector. La música comienza a volverse seductora y de pronto otra luz se enciende junto a un toque de platillos y entonces es visible también la figura de un muchacho moreno vestido en un ajustado traje rojo y dorado paseando alrededor con los ojos fijos en la muchacha. Ella también comienza a moverse.

Aros brillantes atraviesan el escenario de un lado a otro tanto por el suelo como por el aire, y burbujas llenan el espacio circundante, inclusive alcanzan las gradas y la gente se maravilla de que éstas al estallar cual burbujas de jabón, dejan un rastro brillante y de aroma dulce.La muchacha vestida de ángel parece no notar la existencia del joven, mientras realiza distintas acrobacias con los aros y la música cambia dejando de ser de paso para comenzar a intensificarse poco a poco. Otros acróbatas ingresan al escenario, vestidos como personas comunes pero con brillantes detalles en sus ropas y numerosos trapecios a distintas alturas descienden desde lo alto, permitiéndole a aquella hermosa ángel y al apuesto demonio pasar del suelo al aire tantas veces como quieren.

Da la sensación de que se pueden vislumbrar el mundo real y el espiritual en aquel acto y las personas lo están disfrutando.

Ella deambula entre hermosas acrobacias, cerca de los transeúntes y cuando coloca su mano sobre ellos un estallido de polvo blanco y dorado abandona sus manos y las personas obran en beneficio de las otras al son de hermosas campanas, Levantando al caído, ayudando a los niños, cargando objetos pesados, en perfectas coreografías. Lo mismo sucede con el chico, pero cuando el polvo rojo abandona sus manos la persona que éste toca grita, pelea, empuja a otros, golpea a su compañero, etc. Hasta que la música se detiene y se puede observar a aquel demonio y al ángel con las manos alzadas a punto de tocar a la misma persona.

Entonces ella lo mira y el tras bajar su mano hace una reverencia, inclinándose ante ella. La música se vuelve romántica. Ella toca la persona y esta sale corriendo y salva a otra de ser arrollada. El sonríe.Entonces al tratar de alcanzarla la música se torna rápida y alegre, la muchacha comienza su particular huida utilizando uno de los trapecios colgantes, al tiempo que deja una estela de polvo. El la persigue y tras cada intento por tocarla sin lograrlo, la música da toques de platillos hasta ir elevándose al clímax en el que tras un estallido de sonidos y de luces provenientes del suelo como fuego, ella al fin se detiene con gracilidad sobre sus pies en uno de los trapecios que adornan el centro del escenario.

 

Eros llegando por detrás a su pareja de baile, se posa sobre el trapecio que reposa paralelamente junto a Adara y acerca su mano a la espalda de ella para levantarla delicadamente en un salto. Ella inmediatamente entra en tensión mostrándole una leve inseguridad a su compañero que éste no había visto en 5 años trabajando juntos; nunca antes se había roto esa conexión que ellos transmitían al momento de hacer acrobacias hasta ese día. Sin embargo, ella se recupera de inmediato. A los ojos de los espectadores, no hay forma de que alguien haya advertido aquel fallo en el encuentro.

Al bajarla de frente a si mismo, Eros aprovecha cuando llega el turno de ella para sujetarse con ambos brazos alrededor de su cuerpo en un tierno abrazo, entonces nota que la mirada de Adara se dirige a un punto fijo en el escenario desde hace algunos instantes. De acuerdo a lo ensayado el coloca su brazo abrazando fuertemente y sujetando la parte baja de la espalda de su compañera, preparándose para el siguiente movimiento, inclina la cabeza sobre ella y dirige la vista al lugar que ella observa y lo ve, un chico con un pompon rojo como nariz haciendo aspavientos para llamar la atención de ella con una sonrisa inmensa. Un sonido estruendoso retumba en todo el lugar y un rayo es lanzado desde lo alto, las luces bajan al tiempo que la música aumenta por unos instantes y los sonidos de sorpresa entre la multitud no se hacen esperar, entonces las luces vuelven a iluminar el escenario y esta vez la pareja cuelga del trapecio.

Han sido castigados por su amor imposible.Eros sosteniéndose con ambos pies cuelga de cabeza, sosteniendo de la cintura a su amada, quien yace de espaldas en una hermosa y arqueada pose pero con los brazos descolgados y el hermoso polvo blanco cayendo desde sus alas. El cabello suelto cuelga de su cabeza inerte y la música envuelve con una melodía triste todo el establecimiento. El joven grita desesperado, el trapecio da vueltas en un descenso lento que culmina con el cuerpo de Adara sobre el suelo y un Eros desesperado sosteniendo su rostro entre sus manos.Las personas en el escenario comienzan lentamente a ser visibles de nuevo con la luz que comienza a llenarlo todo, pero esta vez se encuentran estáticos, paralizados en distintas poses como si hubiesen sido congelados en medio de sus rutinas. La joven cierra los ojos y tras colocarla sobre el suelo, Eros se pone de pie y grita. La música se vuelve rápida y pesada, luces como fuego y fuego real salen del suelo, las personas que antes estuvieron congeladas vuelven a la vida, pero todos se encuentran enojados, gritando, peleando y tras un par de segundos un nuevo estruendo suena y un rayo se deja ver. La música se detiene y luego comienza de nuevo pero esta vez en una melodía pausada que resulta melancólica.Todos se desmayan y Eros cae de rodillas escurriendo su brillante polvo rojo cual herida junto a Adara, un trapecio brillante ha descendido.Eros se inclina y toma entre sus brazos el cuerpo de la bella ángel se sienta sobre el trapecio y comienzan su ascenso mientras las personas lentamente comienzan a levantarse y a volver a sus rutinas.El brazo derecho del chico aferra el trapecio cubierto por el espeso cabello de su amiga, el izquierdo aferra el mentón del ángel con aire anhelante .Entonces el brazo del demonio cae inerte junto a su cabeza que desfallece por completo sobre la frente de su amada y la música retumba con las notas que dan por finalizada la presentación de aquel amor imposible. Las luces se apagan nuevamente.Las personas colocándose de pie estallan en aplausos, silbidos y palabras de agradecimiento. Algunas mujeres lloran y los hombres gritan emocionados. Mientras las luces vuelven a la vida, permitiendo que todo el elenco haga sus reverencias de agradecimiento, incluyendo a la pareja protagónica, quienes de pie sobre el trapecio en el cual dieron su último respiro en la obra, alzan sus manos entrelazadas para agradecer los vítores de la multitud.De inmediato Alex vuelve su mirada a su compañera quien parece más alegre que nunca y nuevamente siguiendo la dirección de sus ojos, ve al chico de antes deshacerse en movimientos extravagantes para ella. Entonces recuerda los nervios de Adara en los ensayos y al momento en que se acercara la hora de su actuación e inclusive durante ésta, como la chica temblaba y se tensaba como si de su primera actuación pública se tratase.Suelta la mano de ella, quien ni se inmuta por la falta de contacto.-Ya entiendo tus nervios April, al final si estaba en lo cierto- se dice en un susurro.Y al llegar al suelo, mientras aun suenan los aplausos, se va.

Más tarde esa misma noche. Oculta tras aquellos barriles, espera a por el momento justo para alcanzar la salida sin ser vista. En el circo aún se encuentran desarrollándose algunos actos simultáneos por lo que hay gran cantidad de personas en el área.



#28225 en Novela romántica
#6508 en Joven Adulto

En el texto hay: romance, drama, joven adulto

Editado: 24.09.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.