Agencia de Seguridad Civil: Encadenado

Capítulo 18: Enfrentamientos

El rey se acercó desde la plataforma con una mirada de incredulidad. El chico lobo estaba frente a él como si nada hubiera pasado, arruinando el banquete a Ryanace, lo que ya había sucedido una noche anterior y que lo sacó de sus casillas.

—¡Desgraciados! —gritó el hombre.

—Te dije que lo haríamos enojar —Se quejó Zeth apoyando su guadaña en el suelo.

—Lo siento, la comida se veía deliciosa y no he comido nada en todo el día —respondió el moreno rascándose la cabeza avergonzado.

—Sigues vivo —Thomas se lanzó contra Alonso. El moreno detuvo la embestida de Thomas sujetándolo por los puños. La falta de poder era evidente, no era el mismo de esa madrugada.

—Teníamos un baile que terminar —Alonso arrojó a Thomas hacia atrás. Una cuerda se enredó en su cuello, pero Zeth la cortó rápidamente.

—¡Alonso! —lloró Nicole desde arriba.

—Ya estoy aquí, no te preocupes —Le dijo el moreno preparándose para seguir con el encuentro.

—Insolentes mocosos —Ryanace bajó del escenario. Alonso se preparó para recibirlo, observando bien sus brazos pues no soportaría otro puñetazo como el que lo atravesó, aun menos en su forma humana—. No solo has invadido mis tierras, vienes y te…

Alonso fue el primero en golpear, transformó su brazo y con toda la fuerza que le podía proporcionar golpeó el rostro de Ryanace arrojándolo hacia el escenario. El silencio fue abrumador en la habitación, todos los espectadores se quedaron observando en esa dirección. El moreno regresó su brazo a su forma humana, manteniéndose en guardia para cualquier ataque sorpresa.

—¿Qué fue eso? —preguntó Zeth—. ¿Qué no sabes que primero tienes que dejar hablar al malo antes de atacarlo?

—¿En serio? —preguntó el inocente Alonso—. Yo solo hice lo que ustedes me han dicho, actuar y luego pensar.

—Lo que te hemos dicho es que pienses antes de actuar—Zeth no pudo creer que su plan se fuera al caño en solo unos segundos de haber empezado. Meegwun se fue en cuanto vio a Lawrence junto a Andrea y Aya y ahora Alonso hacia enfurecer al líder—. En fin, tendremos que adaptarnos —Elno-muerto sonrió maléficamente y blandió su guadaña delante de ellos dándoles más espacio.

—Malditos —Clara se lanzó al ataque primero. Esquivóel ataque de Zeth sorprendentemente al doblarse hacia atrás y pasar debajo de la guadaña—. ¿Cómo pudieron atacar al amo Ryanace de esa manera?

—Rápido, Ary —Thomas se volvió a su esposa, quien extrañamente tenía una sonrisa en su cara—. ¡Ary! Debemos detenerlos.

—Si, Thomas.

Ambos se pusieron en acción, Thomas arremetió contra Alonso lanzando una secuencia de golpes que el moreno esquivó fácilmente, mientras Ary buscaba el momento perfecto para clavar su filosa navaja en el cuerpo del moreno.

Zeth se veía superado por Clara, quien no dejaba de dar latigazos con sus cuerdas, buscando sujetarlo de alguna parte de su cuerpo. El no-muerto hizo girar su guadaña delante de si bloqueando los impactos de las cuerdas. Sin embargo, una de ellas se aferró al arma del chico, Clara sonrió satisfecha y tiróde ella atrayendo el arma consigo. La sostuvo entre sus manos y amenazó al no muerto con una cara de desprecio total. Nunca esperó que la mano de Zeth estuviera sujeta al arma todavía. La arrojó al suelo asustada.

El rey se levantó de entre los trozos de madera que dejósu impacto. Estaba furioso, su pálido rostro estaba enrojecido a causa de su molestia, y en su mejilla se marcaba el puñetazo de Alonso. En un movimiento se lanzó en contra del moreno, lo embistió con el hombro sobre el estómago, sin importarle arrojar a un lado a Thomas y Ary de forma violenta.

Arrastró a Alonso hasta una de pared donde lo impactó con fuerza. Se apartó un paso y lanzó un nuevo golpe al estómago del muchacho haciendo que perdiera el aire y se doblara, pero Ryanace no lo dejó recuperarse, lo tomó por el cuello y lo levantó del suelo, haciéndole desesperar por la falta de aire.

—¿Te parece divertido? —preguntó furioso el rey—,¿Crees que puedes venir hasta aquí y burlarte de mí? Te mostrare que no. ¡Thomas! —El Caballero Lunar se puse de pie inmediatamente—. Mata a Mike y a sus amiguitas, este maldito animal tendrá que verlo con sus propios ojos.

Thomas corrió en busca de la última lanza disponible, atravesando a las personas que corrían despavoridas en todas direcciones. Saltó al escenario, sujetó la lanza entre sus manos y dio media vuelta. El banquete se había vuelto un caos. Personas corriendo de un lado a otro buscando refugio, los caballeros reales acercándose a toda prisa. Presionó el arma entre sus manos, llevó la lanza a una sola y apuntó a los que colgaban de la cúpula. Al estirar su brazo para lanzar la lanza sintió como esta se resbalaba de sus dedos y caía al suelo.

—¿No te enseñaron a no lanzar armas mortales a las personas?

Thomas dio vuelta para encontrarse con un joven de estatura media y piel morena, con un antifaz de plumas de pavorreal. ¿Cómo no lo distinguió antes entre todas las personas? Arrojó un puñetazo que atravesó el cuerpo del joven sin hacerle ningún daño. Dio vuelta con la pierna arriba amenazando con volarle la cabeza de una patada, pero siguió atravesándolo como si se tratara del aire.

—Maldito, pelea como los hombres —gritó Thomas desesperado.



#1277 en Ciencia ficción
#8768 en Otros
#1028 en Aventura

En el texto hay: drama, accion, aventura

Editado: 19.09.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.