Agencia de Seguridad Civil: Encadenado

Capítulo 21: Despidado

Daban pasos rápidos a través del pasillo que conectaba a la entrada principal. Detrás de ellas se escuchaba la agitada batalla que estaban teniendo los chicos. Andrea volteaba cada dos por tres con un semblante de preocupación. En lo poco que había presenciado de Ryanace, le quedaba claro que no era cualquier persona, superaba por mucho a sus chicos y eso la hacía dudar. Era frustrante ser tan impotente en esos casos, donde interferir podría significar sus propias vidas.

Marla cayó al suelo repentinamente, tosiendo con fuerza, escupiendo un poco de sangre al suelo. Su cuerpo estaba agotado y lastimado por lo que supuso crear y mantener ese campo de fuerza. Sintió de nuevo el dolor en su pecho que dejaron las bestias de piedra. trató de levantarse, pero le suponía un reto.

—Marla ¿Estas bien? —Le preguntó Andrea dejando a Alonso a un lado. Se acercó a la chica de cabellos chinos y observó su colorado rostro—. No te sobre esfuerces.

—Lo siento —respondió ella casi llorando—. No he sido más que un estorbo para todos. Si tan solo yo… no fuera tan débil —La chica enjugó sus lágrimas en su brazo. Se sentía superada por la situación, ahora que no estaba en el campo de batalla se daba cuenta de todo lo que sucedía a su alrededor.

—No, Marla. Tú has sido muy fuerte —Andrea le dio consuelo con un fuerte abrazo.

—No es cierto —respondió la otra comenzando a sentir coraje, ella no había sido fuerte, ni siquiera pudo rescatar a Mike sola. Jamás hubiera llegado hasta ahí sin la ayuda de Alonso y no hubiera sobrevivido a Koch si no fuera por Mike, a quien se suponía que ella rescataría, pero al final él la rescató.

—Si es cierto —Andrea le soltó el abrazo para verla mejor—. Fuiste tan fuerte que pudiste detener a Ryanace unos segundos tu sola. Salvaste a Nicole gracias a eso.

—Fue Alonso quien la rescató.

—Gracias a ti. Si no fuera por ti él no hubiera podido tener esa oportunidad. Marla has venido por tu propia cuenta hasta este lugar aun sabiendo que era peligroso. Aunque también es imprudente, se necesita mucha fortaleza y amor para hacerlo. Así como ellos —voltearon al final del pasillo, donde se desencadenaba la pelea—. No han venido aquí solo porque se les dijo, lo hicieron porque querían, para protegerlos

—¿Debería ayudarlos? —pregunté Marla con temor.

—Solo si eso es lo que deseas.

—Yo… —Marla quería salvar a Mike, quería ayudar a sus amigos y que todos salieran de ese lugar lo antes posible. No se sentía capaz de hacerlo, el miedo la invadía inmovilizándola, pero quedarse ahí tirada no solucionaría nada. Tenía que ayudarlos, aunque sea solo un poco, darlo todo como Alonso lo hizo por ella, como Mike lo estaba haciendo a pesar de sus heridas y cansancio. ¿Por qué era la única entre todos en dudar? Por primera vez en su vida debía actuar sin temor a nada—. Por favor, llévenlos fuera del castillo.

Marla le sonrió a Andrea en agradecimiento por sus ánimos. Se puso en pie con bastante dificultad y camino de regreso a donde los chicos peleaban, apoyando su peso en la pared. ¿Qué haría al llegar? ¿Cómo pelearía contra Ryanace? Son cosas que rondaban en su cabeza, pero traté de no prestarles atención, debía actuar sin dudar.

Andrea y Aya siguieron adelante al mejor paso que pudieron. Dejaron que Nicole caminara delante de ellas mientras llevaban a Alonso a cuestas. Salieron al salón principal donde los rezagos de la pelea contra Thomas no se hicieron esperar. Lo primero que les tocó observar fue a Zeth atando de manos y pies a Thomas. Justo detrás de ellos estaban Kevin y Meegwun, inconscientes.

—Es el hermanito loco —anuncié Nicole al verlo.

—Zeth —Le llamé Andrea al verlo tan concentrado. Estaba aliviada por él, no lo había visto desde la aparición de Koch. El no-muerto dejé lo que estaba haciendo para correr a los brazos de Andrea—. Mi niño ¿Cómo estás?

—Podría estar peor —respondió el joven soltándola para cargar por su cuenta a Alonso—. ¿Cuántas veces tendré que cargarte? —dijo en broma.

—Tal vez esta no sea la última —Le respondió Andrea—.Veo que pudieron detener a Thomas.

—Si, pero Kevin y Meegwun están muy lastimados ¿Aya puedes revisarlos? —preguntó el joven acercando a Alonso con los demás.

—En seguida voy —Aya corrió hasta estar en medio de Meegwun y Kevin, necesitaba de urgencia su equipo médico, a simple vista se podían ver los efectos de la pelea—. Necesito llevarlos al aerodeslizador.

—Llamaré para que preparen el equipo, Aya —Andrea buscó en el liguero que llevaba debajo de su vestido de noche el comunicador.

—El problema será salir de aquí —Zeth observó la entrada. Los soldados reales aguardaban afuera al momento de poder entrar mientras otro grupo se desplazaba hacia el campo de batalla.

—Se dirigen a donde Ryanace —anunció Andrea—. Si llegan ahí solo dificultaran las cosas.

—Tengo que ir con ellos —dijo Zeth molesto.

—Ten mucho cuidado —Le pidió Andrea—. Ese sujeto es muy fuerte.

El grito de Nicole hizo que todos voltearan al mismo tiempo. Lawrence apareció con su expresión desquiciada en el momento que se distrajeron. Tenía a Nicole sostenida con un guante de goma mientras le apuntaba con aquella aguja que le robó a Aya anteriormente. Se le veía agitado y eso, junto a su cabello despeinado, solo le daba un aire de locura más intenso.



#1259 en Ciencia ficción
#8704 en Otros
#1015 en Aventura

En el texto hay: drama, accion, aventura

Editado: 19.09.2022

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.