Registrarse

Al Son de Jazz

Prólogo

Mi respiración flaqueaba, mi pecho subía y bajaba rápidamente en busca de aire,mis musculos ardían,el sudor era visible en mi cuerpo ,lo sentia pegajoso.El sport bra y los pantalones de yoga los sentía un poco húmedos en varias partes.

El espejo reflejaba mi cara sonrojada y varios—por no decir muchos—mechones de cabello fuera del moño,mis labios estaban resecos. Necesitaba agua, urgentemente. Fui hacia  mi bolso en una esquina a buscarla ,bebí agua de la botella, fue como si hubiera tocado el cielo.

Mi garganta y labios lo agradecían. Volví a dejar la botella   dentro del bolso para de nuevo pararme frente al espejo y comenzar a mover lentamente mi cuerpo.

El estudio estaba casi vacío, y casi vacío me refiero a que solo estaba Mario, mi mejor amigo y yo. Él estaba sentado frente a su portátil  realizando varias mezclas para las próximas coreografías.

—Descansa ,ya debes ir a casa. Recuerdas que tienes que estudiar. —la voz de Mario me sobresalta en una vuelta. —Son las ocho de la noche y no has comido.

—Lo sé,me olvide ,solo estaba perfeccionando una técnica para la presentación.

—Y lo has hecho Jessie, asi que ahora acomoda esa bola que tienes en la cabeza que nos vamos a comer. —hago un puchero—no, nada de pucheros. Vamos—sentencia.

Hago lo que me pide y recojo mi bolso mientras el apaga equipo de trabajo. Cuando salimos todavía no ha oscurecido mucho para ser las ocho de la noche en Nueva York, corre un poco de viento erizando mi piel. Y  suelta varias hebras de cabello de mi coleta, así que  me la vuelvo hacer

—¿Cómo vas con la documentación de tus practicas empresariales? —pregunta.Estoy a un semestre de terminar mi carrera, en el cual las practicas son importantes. Y obviamente la tesis.

—Ya tengo todo resuelto, relizare las practicas en Giesler Corporation.

—Eso es genial, he oído que su presidente es un guapo hombre de 28 años.Si lo conoces tienes que presentármelo. —bromea subiendo y bajando las cejas sucesivamente.

—Claro—digo riendo.

—¿Te apetece una hamburgesa en Mc Donald? —Mi estómago gruñe en respuesta

—Ya te respondió por mí -señalé a mi estómago . Se carcajea silenciosamente. La risa de mi mejor amigo siempre me provocaba risa, por en la realidad no se reía normalmente , soltaba sonido como si se estuviera ahogando.

 La primera vez me asuste , porque enserio crei que se estaba ahogando. Hacemos cola para pedir y pagar nuestra comida. El Mc Donald está un poco lleno, bueno el Mc Donald casi siempre está lleno por eso hay tantos casos de sobrepeso en Estados Unidos. Cuando ya tenemos nuestro pedido encontramos una mesa vacía y un poco apartada por obra y gracia de Dios .Comemos despacio, esta delicioso. Bebo un poco de mi soda y la apartó enseguida

—-Esta no es mía-señaló al vaso de gaseosa con una mueca.

—No me digas , en tu cara se nota-réplica cambiando de lugar nuestros vasos. —No entiendo porque no te gusta es deliciosa. —asegura tomando un poco de Fanta.

—Es demasiado dulce.

—Es lo mismo, tu Tomás Sprite, igual contiene azúcar.

—No mucha. Me encojo de hombros.Seguimos comiendo conversando de distintos temas.

—¿Terminaste?-pregunta señalando mi bandeja.

—Sí, vámonos. Nos levantamos y salimos despacio hacia calle.Estoy llena.—Me pesa la barriga.-me quejo.

—Que barriga , tienes el abdomen más plano que he visto.

—tengo comida dentro, me pesa. —Me justifico ,rueda los ojos

— ¿Ya tienes todo listo.? —Vuelve a preguntar

—Si ya está todo, ¡estoy emocianada!

—¿sabes como llegar o necesitas que te lleve? —pregunta mientras juego con las llaves en su mano,luego frunce el ceño como si estuviera pensando en  algo desagradable.

—Sería increíble que me lleves , pero ¿no tienes clases que dar?

— Si pero te despiertas temprano y te paso dejando.

Justo en ese momento una mujer sale caminando de un restaurante furiosa y con una manera de caminar extraña,como si estuviera pisando huevos. Me río internamente. Un hombre trajeado la persigue también furioso con la marca roja en la cara. Silbo por lo bajo. Que buen bofetón recibió.

— ¡Eres una persona muy despreciable!-grita la chica.

—Lo dice la persona que publicó semejante estupidez en redes sociales. —replica el hombre.

Se gritan tantas cosas, varias personas los observan y se siguen su camino. Retomó mi paso con Mario, pero al ver como alza la mano hacia ella agarrándole la muñeca me detiene. No debería hacer eso. Forcejean un poco entre los dos. La chica parece más y más furiosa. Pero no se puede soltar.

—Oye amigo suéltala-los interrumpo, el hombre da la vuelta hacia a mi, y me deja un poco sorprendida por lo atractivo que es. Ojos azules , cabello negro , mandíbula cuadrada, nariz respingona. Todo un espécimen de hombre.

Son como los hombres de revistas inalcanzables. O los hombres que te describen los libros. Algo muy ficticio. Me da un rápida repasada  y luego sus ojos de posan en los míos fulminándome. Sus ojos traspasan los míos—no literalmente— Aunque eso sonó muy poético incluso para mí.



#37674 en Novela romántica
#5989 en Chick lit

En el texto hay: baile, drama, amor

Editado: 04.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.