Algo Pasajero

Estación de tren.

Cuando las puertas de metal rechinan al abrirse siente una sensacion de libertad que la agobia y por un momento piensa seguir con su camino, con su rutina, con su vida monotona y aburrida que tiene con su  madre en la siguiente estacion. Pasan por su cabeza la mirada reprobadora de su madre, junto a ella hay una ventana de vidrio rota, en su mano un cinturon. Como si una inyeccion de adrenalina recorriera su cuerpo sale por la puerta antes de que se cierren. 
Esta en otra ciudad y se pregunta: ¿Cuando comenzara mi nueva vida? No puede volver con su madre, no hay vuelta atras.
El sumbido de las vias, el crujir de las puertas y el metalico sonido del tren avanzando le indican que jamas podra volver. Debe continuar con el plan que su mente trazo.

Observa el techo metalico con luces de tubo blancas que parpadean tan rapido como su corazon late. En frente suyo hay una columna de cemento con un cartel, dice el nombre de la ciudad donde esta en letras demasiado pequeñas y borrosas como para entender. Las escaleras con frnajas amarrillas estan a su izquiera, la subida a su nueva y mejorada vida.

Junto a ella pasa un hombre de traje corriendo que la empuja y sige caminando con el celular en la oreja como si nada hubiera pasado. En esta vida nadie la pasara por encima.
-Ey!- El hombre ni la mira. Ella corre hacia él y le da la vuelta con fuerza. -Mira por donde vas! Me empujaste!
El hombre de ojos marrones y barba de unos dias la mira confuso, sige hablando por celular y corre a las escaleras.
Por algo hay que empezar. Piensa ella mientras comienza a subir las escaleras sintiendose mas fuerte, poderosa, orgullosa y en el instante que sus ojos ven la primera luz de la calle lo decide.
-Kira. Ese será mi nuevo nombre. El nombre de mi nueva vida.

Sige caminando orgullosa de su eleccion cuando pasa por la puerta de una peluqueria algo demacrada. Toma un mechon de su pelo rubio y lo observa con detalle. Se dirije a una ventana donde logra ver su reflejo. Ojos celestes, pelo largo rubio, sus sejas perfectamente delineadas, un labial rosa cubre sus labios. Se toca y estira su rostro sin estar conforme con el. Se detiene un moemnto en sus uñas rosas con brillos. Que asco. Piensa para sus adentros.

Entra al lugar y le pedi a una señora que haga algo extravagante con su pelo y uñas. Al terminar se mira al espejo sin saber quien es la persona a la que le robo el cuerpo. Su pelo ahora es corto hasta los hombros y tan negro como la noche que los cubre, con un flequillo que llega hasta sus sejas. 
La señora pasa a sus uñas y al decirle que van a convinar con su cabello las pinta de negro. Solo queda un detalle por cambiar. Con eso en mente se dirije a la primera casa de perforacion que encuentra. Luego de haberle pagado a la señora con el poco efectivo que llevo.

Encontro una casa de perforaciones a dos calles, al salir su reflejo volvio a ser otro. Una pequeña perlita decoraba su nariz y otra su lengua. No podia hablar mucho pero penso que no era necesario por ahora. 
En su bolso rosa llevaba ropa que no corresppdia con la pose rebelde que estaba tomando asi que decido que a la primera oportunidad que tuviera se compraria ropa adecuada, mientras tanto arrojo todo en un cesto de basura, solo conservo su ropa interior y una blusa (era su favorita).

La noche cubrio el cielo y tuvo que buscar un lugar donde dormir que no costara tanto. Llego a un motel pequeño. La señora gorda y gruñona que la atendio le dijo que le daria solo dos noches por todo el efectivo que llevaba. Ella solo acepto una. Debia convervar algo de dinero. Debia conseguir un trabajo.

 



Agus

#18870 en Novela romántica
#5457 en Thriller
#3043 en Misterio

En el texto hay: primeramor, romance celos drama, huida

Editado: 15.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar