Aliados

4 - Alara – 2

Kaleela era una ciudad rodeada de verde y repleta de templos. Tori corría frente a ella mientras Juna miraba todo con curiosidad. Estaban yendo hacia la embajada de la República, que era muy fácil de encontrar, ya que el edificio parecía ajeno al planeta. Las calles de piedra de la ciudad estaban confundiendo a Alara, ya que todo tenía un aire rústico inesperado. Los soldados de la República los saludaron con respeto para luego dejarlos frente a su anfitrión, el embajador era un elegante lyra, este viajaba en uno de los famosos estanques flotantes y se movía silenciosamente a su lado. Luego de las presentaciones los dejó en uno de los salones del lugar. Todo estaba decorado con parafernalia de la República. Thirin fue el primero en acercarse del grupo de personas que había dentro. El caballero llevaba una larga capa completa y parecía arrastrarse sobre el suelo.
“Bienvenidas…” Dijo cansado Thirin. “Yo sé que Ch’Chok quería alguien confiable en esta misión, pero no estoy cómodo rodeado de diplomáticos como estos…”
“Buenos días, Thirin. Parece que estás fuera de tu hábitat.” Dijo divertida Alara. “¿Cómo está todo por aquí?” Preguntó con curiosidad.
“Tranquilo, esta ciudad es… no lo sé. Poco civilizada es la idea que siempre vuelve a mi cabeza.” Dijo pensante el caballero. “Están debatiendo en estos momentos, después puedo presentarlos.”
“Esta ciudad es peculiar…” Dijo al aire Juna. “Están demasiado armados para una embajada.”
“Tendrías que ver la embajada del Imperio.” Dijo ofuscado Thirin. “Están un poco nerviosos con el viaje, parece que han tenido éxito en sus negociaciones y temen las represalias del Imperio.”
“Eso es preocupante…” Dijo al aire Juna mientras miraba hacia un ventanal. “Tori, espiemos por la ventana.” Agregó para marcharse junto a la padawan.
“¿Cómo viene todo con Juna?” Preguntó con curiosidad Thirin.
“Venimos bien, ya es amiga de Tori.” Dijo pensante Alara. “Estuvimos hablando mucho después del funeral…” Agregó apenada. “La tengo entrenando sus habilidades, su Ataru es excelente.”
“Eso espero…” Dijo divertido Thirin. “Siempre le gustaron esas piruetas… Deberías enseñarte tu estilo, Niman es perfecto para jedis como ustedes.”
“Está practicando…” Dijo al aire Alara. “Ahora sé de dónde vienen las piruetas…”
“Al principio quería copiar a Nasha, pero pocos pueden usar Soresu como ella o Shin…” Dijo sin cuidado.
“Supongo que el echani debe aportar mucho a ese estilo.” Dijo pensante Alara. “La última vez que lo vi pelear parecía inmóvil a veces, pero supongo que sus habilidades marcaban un poco su estilo.”
“Todavía no creo eso que me contaron… Juyo sin emociones es… antinatural al estilo.” Dijo pensante Thirin.
“Creo que no hemos terminado de comprender ese estilo, Thirin. Por algo está prohibido por el Consejo, creo que hay que tener un gusto por la batalla que no es natural en un jedi.” Respondió con prestancia Alara.
Thirin sonrió divertido.
“Ahora que eres maestra hablas como tal…” Dijo jocoso.
Alara no pensaba eso.
“¿Cuándo partimos?” Preguntó para cambiar de tema.
“Mañana a primera hora.” Dijo pensante Thirin. “Va a haber un banquete en honor a la República por la noche y tienen que estar presentes. Luego, directo a Anaxes.”
“¿Los han intentado atacar?” Preguntó con curiosidad.
“Me siento un perro de guardia en un lugar pacífico.” Dijo divertido Thirin. “El Imperio está… distinto. Ya no tienen esa agresividad de antes y hasta han empezado a hacer amigos en este planeta. Tengo entendido que abolieron la esclavitud y están reclutando a todo tipo de gente para el ejército.”
“Eso me dijeron en la nave de Cen… es extraño.” Dijo pensante Alara.
“Es preocupante, pero no podemos hacer nada al respecto… Si observas la imagen completa simplemente están… mejorando.” Dijo pensante Thirin.
“Todo cambió desde que apareció ese tal Ihsahan…” Opinó al aire Alara mientras se acercaban a las padawans.
“Se siente el viento del cambio, dirían en mi planeta…” Dijo pensante Thirin. “A veces pienso que vivimos en el pasado en la Orden… Tal vez esto sea lo que necesitamos.”
“¿Cambiar?” Preguntó con curiosidad Alara.
“Cambiar, no mucho, no todo.” Dijo distraído Thirin. “Yo no soy un filósofo, pero a veces siento que negamos la realidad con nuestras enseñanzas y que nos olvidamos de que también somos personas.”
“Shin me dijo esa frase alguna vez.” Dijo al aire Alara.
“Yo se la robé a él.” Dijo sonriente Thirin. “Se pasaba horas discutiendo con Shura en los Archivos, muchas veces sobre lo mismo… De lo imposible que eran las metas del código…”
“Yo he estado pensando en eso desde que Shura me habló de las deserciones.” Aportó pensante Alara. “Si perdemos amigos por ser rígidos… significa que tenemos que ser un poco más flexibles.”
Thirin volvió a sonreír.
“Ch’Chok tenía razón sobre ti, Alara… Eres exactamente lo que necesitamos.” Dijo divertido.
“No sé porque me siguen diciendo eso… Soy una farsante.” Dijo ofuscada Alara.
“Ah, yo creo que eres una brisa refrescante…” Dijo divertido Thirin. “Shin estaría muy orgulloso de ti…”
“No sé…” Dijo pensante Alara. “Últimamente he estado pensando en él…”
“Es normal, Alara…” Dijo pensante Thirin. “Todos los extrañamos…”
“Debería haberse salvado…” Dijo apenada Alara.
“Debe ser difícil vivir con eso…” Dijo pensante Thirin. “El problema con Shin es que nunca pensaba esas cosas… Nunca pude quitarle esa maña… Recuerdo cuando nos rescató en Dxun, estuve gritándole una hora para que me dijera que era nuestro deber proteger a los débiles.”
“Eso es cierto, me molesta más el hecho que debe haber sentido el peligro y eligió salvarme…” Dijo al aire Alara.
“Ah, no había pensado en eso, pero… no me sorprendería, Alara…” Dijo sonriente Thirin. “Shin iba a ser un gran guardián, siempre ha estado en su esencia.”
“Syo siempre dijo que iba a ser un Watcher como él…” Dijo pensante Alara.
“Puede ser, era un imán de problemas.” Dijo divertido Thirin. “¿Cómo estás, Tori? ¿Keyfour sigue molestándote?”
“Ya somos amigos.” Dijo contenta la padawan. “Ayer lo ayudé a limpiar los filtros de la nave.”
“Ah, eso significa que son amigos.” Dijo divertido Thirin.
“No eras así cuando me entrenabas a mí.” Dijo con seriedad Juna.
“Ah, tu solo querías pelear, Juna.” Dijo divertido Thirin. “Espero que te hayan dado una cama en Karastros, a veces parece que viven en el medio de la selva.”
“Soy vecina de Alara.” Respondió pensante la padawan. “La cocina es mejor que en Coruscant.”
“Esa es su mejor virtud.” Dijo divertido Thirin. “¿La pusieron en la habitación de Shin?”
“Ya era hora que alguien la ocupara…” Dijo apenada Alara.
“Esperemos que el banquete sea tranquilo. La nave nos esperará en el puerto, no está lejos de aquí.” Dijo al aire Thirin.
Alara miró a su amigo para notar que sus protegidos estaban listos para presentarse.



#1501 en Fanfic
#4047 en Fantasía

En el texto hay: starwars, accion aventura fantasia, star wars

Editado: 10.06.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.