Ami

Primera vez que veo algo así, si es así tal vez pueda cumplir con esto

Ya siendo el siguiente día Ami se dirigió al instituto como siempre sin dejar de vigilar en cada lado por si acaso estuviera en algún lugar estas criaturas.

Pero, sin tener resultados durante ese día, termino pasando una semana más. Sintiendo que había la posibilidad de que ese hubieran ido ya, decidió busca si había alguien más que los conociera o supiera por lo menos de su existencia. Si no lograba conseguir a nadie, esto si le haría que se viera como una loca si tratara de hablar de esto con alguien más.

Por ello, no podría dejar esto fuera de discusión. Sin un plan bien planteado, no haría nada para evitar terminar en cualquier problema. Sin encontrar una salida de este callejón en el cual la duda era la mayor predominante. Ami se dirigió entre el instituto en busca de cualquier persona que también intentara conocer la verdad sobre ellos. Pero, por más que pasaba de un lado a otro, las clases vacíos o llenas era todo lo que veía. Al parecer a nadie le interesaba en verdad poder ir más allá de donde se encontraban y notar lo que los estaba viendo desde las sombras. Por supuesto que estas criaturas por le momento no habían causado un desastre, así que no deberían de presentar ni una sola molestia ni el interés de tener que combatirlos.

Pero, conforme pasaron los días, en una silla cerca al jardín, una nota encontró Ami. En esta le indicaba que ella podría conseguir algo interesante si se dirigía a la clase del tercer nivel. Sin embargo, al ser que esta debía de apresurarse a llegar. Ella, sin perder el tiempo, comenzó a dirigirse hacia allá.

Mientras que ya muchos se habían ido debido a que al final había empezado la semana de exámenes, era algo común encontrar algunas aulas vacías o a estudiantes caminando por los pasillos. Pero, al llegar al lugar indicado, fue en ese instante que Ami lo vio detenidamente. Sin hacer ruido, se asomó por la puerta de la clase para encontrarse nuevamente con estas criaturas. En esta ocasión eran otros.

Junto al pizarrón se encontraba uno parecido a un zorro per su color era un azul marino. Siendo que sólo a uno miraba, considero tomar nota de esta. Saco su cuaderno y empezó a escribir lo que miraba de esta criatura, la cual aún no se había percatado de su presencia.

La criatura, que tenía algo pequeño en la pata, estaba viendo el pizarrón muy detenidamente sin siquiera moverse de ese lugar. Pero, como parecía algo tranquilo, entonces Ami no le presto tanta atención a lo que pudiera hacer. Pues, al no significar alguna amenaza, no valía la pena asustarlo.

En ese instante, en la que parecía que todo iba bien, fue que se vio interrumpido por un pequeño truco que este utilizo al extender la pata hacia el pizarrón el cual, como si se tratase de una especie de fantasía, se convirtió en una especie de espejo redondo, pero rebotaba sin parar. Esto simplemente fue fascinante poder ver algo así en la vida para Ami. Así que, sin perder tiempo en seguir admirando este suceso, entro en el salón para decir – hey, regresas todo a la normalidad y no continúes haciendo problemas como estos nunca más – en ese momento el pequeño zorro se volteo y la vio. Con una pequeña sonrisa, este comenzó a correr en contra de Ami para poder salir de ese lugar.

Pero, ya habiendo experimentado eso en otras ocasiones, ella no volvería a caer en la misma trampa. Por ello, lanzando su bolso contra el zorrito, se abalanzo contra esta hasta tenerlo en sus brazos. La mochila, que había sido esquivada con gran agilidad, cayó en el suelo dejando caer algunos cuadernos de ella, esto se debia a que Ami había lo abierto para poder hacer sus apuntes. Sin siquiera saber que ella lo tomaría mientras lo esquivaba fue el pero erro que pudo haber hecho esta criatura. Por ello, mientras se encontraba en las manos de Ami, empezó a luchar por liberarse de ella. Sin embargo, ella no lo permitiría, pues si lo hacia perdería por completo la pista que tenia en ese instante.

El zorrito, que se dio cuenta que no podría escaparse si seguía forcejeando, empezó a sacar en su alrededor una cierta fragancia que le hacia a Ami sentir mucho sueño. Pero, luchando en contra de ello, lo iba abrazando con más fuerza hasta casi hacer que este se asfixiara.

Pataleando hasta que se quedo sin fuerzas, el zorrito hablo y dijo – basta, si sigues así voy a morir – Ami, algo impresionada, respondió – tú, tú, tú, tú hablaste – el zorrito – claro que puedo hablar, así que deja de apretarme con mucha fuerza antes de que pierda el conocimiento – Ami, disminuyendo la fuerza con la que lo estaba abrazando, comenzó a pensar- alto, si es que estas criaturas pueden hablar, pueda que esto me beneficia al ser que podría conseguir mucha información de estas criaturas – el zorrito, que la miraba como estaba perdida en sus pensamientos y hacia una cara algo boba mientras estaba en ello, suspiro.

Ami, recuperando el conocimiento de la situación en la que se encontraba, agarro con las manos al zorrito y lo levanto un poco mientras lo podía de frente y decía – por cierto, esto que has hehco al pizarrón ¿Cómo lo piensas arreglar? – el zorrito – por eso no tengas ni una pizca de duda en que todo estará bien – Ami – Lo vas a regresar todo a la normalidad – el zorrito – como puedes decir esas cosas, yo no voy a regresar nada a la normalidad mientras no lo haya alterado – Ami – Alterado – el zorrito – así es, míralo con tus propios ojos – Ami vio hacia adelanto, donde noto que todo estaba en su lugar sin indicios de que algo hubiese sido afectado. Con un "Uh" miraba al zorrito y luego al pizarrón, siguió haciendo esto por unas seis veces más hasta que el zorrito, enojado, le grito – escúchame, no sigas haciendo eso que es muy molesto –.

Ami, con un poco de coraje, se acerco hasta el pizarrón, el cual toco y examinó hasta estar segura de que todo estaba bien y no había nada raro en ello. Al estar ya segura de lo que estaba viendo, dijo – Wau. No puedo creer que puedas hacer que las cosas se vuelvan raras y luego regresen a la normalidad sin tener que mover ni un solo dedo – el zorrito – la verdad, esto no fue una transformación lo que paso sino que fue más una ilusión – Ami – ¿Ilusión? Eso quiere decir que era sólo una fantasía y que nunca pasó nada – el zorrito – así es – Ami – eso es aún más fantástico, un poco más realista que el transformar las cosas pero sigue siendo increíble – el zorrito – bueno, tus halagos no son necesarios – luego, con una voz un poco intimidante, Ami dijo – bueno, después de haber visto todo esto, dime ¿Para qué estabas haciendo esto? – el zorrito miro los ojos de Ami que parecían un poco molestos, el cual le hizo sentir un poco de miedo. Pero, aunque tratara de ignorar la pregunta, Ami se acercaba más al zorrito mientras repetía – dime, ¿Cuál es la razón de usar este truco en la clase? – unas tres veces hasta que el zorrito, ya sin poder mantener la calma, respondió – está bien, te diré el motivo por el cual estoy haciendo esto. Así que deja de presionarme – Ami – Se bueno y coopera, más te vale no mentirme, a menos que desees que te vuelva abrazar hasta quedar inconsciente – el zorrito, ya sin poder encontrar escapatoria, comenzó a contarle todo.



#9542 en Fantasía

En el texto hay: diversion

Editado: 10.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.