Amor en un Acorde Roto

Capitulo 2

Capitulo 2

Daniel Stone

Desde el momento en que subí las escaleras de aquel pequeño club local, algo en el aire me decía que esa noche sería diferente. Había oído hablar de una joven promesa del rock punk llamada Emily, y aunque no tenía grandes expectativas, estaba dispuesto a darle una oportunidad. La música siempre había sido mi refugio, mi escape de la pesada sombra de mi padre, David, un poderoso ejecutivo en la industria musical.

Mi relación con mi padre jamás fue buena, ni siquiera a regular. Nunca estuvo presente, pues su pequeño imperio en la industria musical como el reconocido David Stone era todo para él. Ambicioso, en busca de siempre como conseguir más dinero y sin fijarse en el verdadero talento.

Vi como a muchos artistas independientes se les negó la oportunidad de brillar injustamente simplemente porque no cumplían con lo que “tienes que tener” aparentemente para ser una súper estrella. Odiaba cualquier cosa que tuviera que ver con mi maldito padre y todo lo que tocara el apellido Stone.

Daniel: “el lugar luce fantástico” (sonriendo y entrando en ambiente con la música rock punk de fondo) El lugar estaba lleno de almas inquietas y luces tenues, y pude sentir la emoción en el aire cuando Emily se apoderó del escenario.

 Daniel: “no me jodas” (murmure sorprendido e impactado) Su cabello rubio caía en cascada sobre sus hombros, y sus ojos brillaban con una intensidad que me dejó sin aliento. Sostenía su guitarra con confianza, como si estuviera a punto de enfrentar al mundo. 

Y luego comenzó a cantar.

La primera nota que salió de su guitarra llenó la sala con una electricidad que era palpable. Su voz, fuerte y apasionada, llenó cada rincón del club.  No podía apartar la mirada de ella. Sus letras, sus palabras crudas y honestas, resonaron en lo más profundo de mi ser. Era como si estuviera leyendo mis pensamientos, expresando las emociones que había mantenido ocultas durante tanto tiempo. Todo lo que estuve buscando lo había encontrado.

No solo hablando en el ámbito del talento en la industria en la que toda mi vida había estado metido, sino también en alguien que despertara todos los sentimientos existentes en el ser humano. Ella era mi sueño más intenso, que mi corazón como una brújula apuntaba hacia ella como mi destino. Mi camino. Cada canción que interpretó fue como una puñalada directa al corazón.

Era evidente que Emily había vivido lo que cantaba, que cada acorde y cada palabra tenían un significado profundo para ella. Me encontré conectando con cada matiz de su música, como si estuviera revelando secretos que habían estado enterrados dentro de mí. Desde esa noche, desde ese momento supe que ella y yo estaríamos destinados a estar juntos.

Emily:  ♫ ♫ ♫Quisiera esconderme en un cajón Quisiera esconderme en un rincón, Apuesto a que sabes a nieve de limón ♫ ♫ ♫

(Se escucha una gran ovación por la audiencia) 

Cuando finalmente terminó su actuación, la sala estalló en aplausos y vítores. Pero yo estaba en un trance. No podía dejar de pensar en Emily y en su música. Tenía que conocerla, hablar con ella, entender cómo podía crear algo tan poderoso. 

Después del concierto, me acerqué a ella nerviosamente, sintiendo un nudo en el estómago.  La encontré en el vestíbulo, rodeada de admiradores. Con una sonrisa, le felicité por su actuación.  

Nuestros ojos se encontraron, y en ese momento supe que algo había cambiado para siempre. A medida que empezamos a hablar, descubrimos que compartíamos una pasión profunda por la música y un deseo compartido de ser auténticos en una industria que a menudo parecía estar impulsada por motivos menos nobles. No podía evitar sentir que había encontrado a alguien que entendía mi búsqueda de significado en la música.

Creía que estaba soñando despierto.

Nuestra amistad se convirtió rápidamente en algo más profundo, más apasionado.

Emily y yo compartimos experiencias, risas y momentos íntimos mientras exploramos los altibajos de la industria musical.  Juntos, enfrentamos los desafíos que venían con el amor y la creatividad, y encontramos una conexión que trascendía las palabras y la música.

Teníamos algo único, algo que era solo nuestro y solo de nosotros. Esa noche en el club local, Emily me cambió para siempre. Había encontrado a alguien cuya pasión y sinceridad resonaban en lo más profundo de mi ser. La música de Emily me había tocado de una manera que nunca antes había experimentado, y no podía evitar sentir que el destino nos había unido en ese momento mágico. Debía hacer algo, si el destino me había puesto en ese lugar era porque Emily y yo éramos ese destino.

Continuaría explorando esa conexión con Emily a medida que avanzábamos en nuestras carreras y en nuestra relación, enfrentando los desafíos y las emociones intensas que nos esperaban en el mundo de la música y el amor. 



#1059 en Thriller
#392 en Suspenso
#6778 en Novela romántica

En el texto hay: musica, musica y romance

Editado: 10.04.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.