Amor por Mentiras

Capitulo 2

Leydi Daft
Estaba caminando por la calle junto con Kadry, después de todo me quede bastante tiempo en la fiesta porque ya era de madrugada, Kadry insistía en que me iba a traer a casa pero yo insistía que se quedara ya que se veía que se divertía mucho pero el es necio y no me hizo caso. 
—  Que bonito—  dice viendo una planta—  Nunca había visto algo tan hermoso—  dice y yo solo comienzo a reír.
—  Es solo una planta, Kadry. 
—  Pero es muy hermosa— dice nuevamente y se comienza a acostar en el piso. 
—  ¿Qué estas haciendo?
—  Me estoy acostando, ¿estas ciega o que? 
—  No te puedes acostar en medio de la calle. 
—  Mira— dice acomodándose lo mas que puede—  El cielo es hermoso, ¿no crees? 
—  Si lo es. 
—  Algunas personas aman el cielo sin importar el clima— dice—  Todo el mundo debería amar las cosas y a las personas de esa forma—  dic y hace una pequeña pausa—  Vámonos—  comienza a levantarse pero falla en el intento al caerse y comienza a reir. 
—  Estas tan ebrio—  le digo ayudándolo. 
—  Estamos—  corrige—  Estamos ebrios. 
—  Al menos yo si puedo caminar, tu contrabajo y mueves los pies. 
—  Pero por eso me estas ayudando—  dice y nuevamente comenzamos a caminar—  Eres muy bonita mi Leydi. 
—  Gracias, tu no estas nada mal. 
—  ¿Nada mal? yo soy hermoso.
—  Pero que engreído. 
—  No puedes negar que lo soy, yo se que te gusta esta hermosura. 
—  El alcohol ya esta haciendo que delires. 
—  Si claro el alcohol. 
Durante un rato seguimos caminando hasta llegar a nuestra calle, intentaba hacer que el se fuera a su casa pero estaba de necio diciendo que primero me dejaría a mi en mi casa. 
—  Muy bien ya estoy aquí—  le digo estando enfrente de mi casa—  Ahora vete con cuidado a tu casa, anda yo te veo desde aquí. 
—  No soy niño chiquito—  dice y pienso todo lo contrario al verlo hacer puchero—  Abre tu puerta—  ordena.
—  No, quiero ver que entres a tu casa. 
—  Abre tu puerta, Leydi. 
—  ¿Para que? 
—  Porque necesito ir al baño y no creo que quieras que lo haga aquí afuera—  explica y yo inmediatamente abro la puerta dejándolo pasar
—  El baño esta—  
—  Ya se en donde esta—  dice interrumpiéndome y yendo a este, después de unos minutos regresa a donde yo estoy y se avienta contra el sillón—  Esto es muy cómodo—  dice acomodándose.
—  No te acomodes—  le digo—  Vete a tu casa. 
—  Deja que me quede. 
—  No, mis padres van a llegar— 
—  No te hagas mensa—  dice interrumpiéndome una vez mas—  Tu padres no llegan hoy, trabajan tanto que ni siquiera parece que viven aquí.
—  ¿Cómo sabes eso?
—  Eso no importa— dice—  Solo deja que me quede aquí—  insiste y comienza a cerrar los ojos. 
—  Esta bien—  accedo—  Buenas noches, Kadry. 
—  Buenas noches Leydi—  me responde y yo me voy para mi cuarto.
Al día siguiente después de terminar de prepararme para la escuela me voy al piso de abajo esperando encontrarme a Kadry pero quedo totalmente sorprendida cuando veo el sillón vacío, lo busco por la casa y al no encontrarlo me doy cuenta que se fue, vaya si que madruga. Tomo mis cosas y salgo de mi casa. 
—  ¿Ya te vas?—  me pregunta el chico que esta afuera de mi casa.
 —  Es muy obvio que si—  respondo y comienzo a caminar.
—  Entonces vámonos—  dice y comienza a seguirme—  Te iba a esperar dentro de tu casa pero me di cuenta que no me daría tiempo de hacer mis cosas así que me fui temprano.
—  Bien— digo—  ¿Tan temprano me estas siguiendo?
—  No te sigo— responde riendo—  Te recuerdo que vamos a la misma escuela. 
—  Te recuerdo que nunca hemos ido juntos.
—  Porque tu siempre sales muy temprano.
—  O tal vez tu sales muy tarde.
—  Ah no, no quieras culparme a mi— comienza a decir—  Tu eres la que sale muy temprano, como si fuera lo mejor llegar antes que todos. 
—  Es que me gusta estar un rato sola y el único momento del día que puedo hacer eso es antes de ir a la escuela porque el resto del día Sandra o Jason se la pasan pegados a mi y al parecer ahora tu también. 
—  No es tan malo estar rodeado de personas— dice—  A mi me encantaría estar siempre rodeado de personas, como el típico popular. 
—  Tu eres demasiado bueno para eso, Kadry. 
—  ¿Para estar con las personas?—  pregunta confundido. 
—  Para ser el chico popular— respondo—  Eres muy bueno para eso, los populares normalmente se la pasan humillando a otros todo el tiempo y molestándolos hasta por como respiran y tu eres muy bueno para hacer esas mierdas. 
—  Yo no haría eso— se defiende. 
—  La presión social es poderosa, te convierten en algo que no eres. 
—  La voluntad también es poderosa.
—  La voluntad vale mierda la mayor parte de las veces. 
—  Oye, ¿siempre amaneces con ese humor o solo hoy? 
—  Yo soy así, Kadry. 
—  ¿En serio?—  pregunta y yo asiento—  Porque siempre te veo como alguien feliz de la vida y ahora me doy cuenta que eres alguien que siempre le busca lo negativo a las cosas. 
—  Si, todos piensan que soy alguien que siempre busca lo bueno pero cuando me conocen se dan cuenta que es un erros, así como acaba de pasar contigo. 
—  Pues me gustan las dos versiones de ti.
—  Eso piensas ahora. 
—  Eso pensare por siempre—  dice y nos detenemos al llegar a la escuela— Me tengo que ir, nos vemos luego—  dice y comienza a caminar hacia el grupo de chicos mas idiotas de la escuela.
—  Eres muy bueno para eso, Kadry— repito sabiendo que no me escuchara. 
Comienzo a caminar hacia el patio y me siento en una mesa a revisar un trabajo que debo de entregar, también me siento a esperar a que llegue Sandra porque se molesta cuando me voy a otro lado sin ella.
—  Por fin te encuentro—  dice Jason sentándose enfrente mío—  ¿Qué haces? 
—  Acomodo el trabajo para hoy.
—  Cierto el trabajo, hicimos todo, ¿cierto? 
—  Si. 
—  Que buena pareja somos— dice feliz. 
—  Equipo—  lo corrijo. 
—  Pare—  me corrige—  Porque el trabajo lo hicimos tu y yo, Sandra nunca hace nada, ¿por que la seguimos metiendo en nuestro equipo? 
—  Porque es nuestra amiga. 
—  ¿Por eso nosotros hacemos todo y dejamos que ella se sienta como reina? 
—  Si. 
—  Nosotros no somos sus amigos— dice y yo lo miro—  Los amigos no encubren a otro si saben que le afectara, nosotros la encubrimos y eso solo le va a afectar en un futuro a ella. 
—  Y ella va a sufrir las consecuencias. 
—  A veces pienso que solo nos usa. 
—  ¿Quién los usa?— pregunta Sandra sentándose con nosotros. 
—  Los maestros— digo para que no se moleste—  Sentimos que los maestros solo nos usan para ahorrarse trabajo. 
—  Tienen razón— dice y me quita los papeles de la mano para comenzar a verlos—  Oye nos quedo muy bien el trabajo— dice incluyéndose en el crédito. 
—  Si—  responde Jason. 
—  Oye, me entere de que Kadry esta teniendo interés por alguien—  dice como si fuera la noticia mas sorprendente de todas. 
—  ¿Eso que?— pregunta Jason—  Todo el mundo tiene interés por otros. 
—  Y todos tienen interés por el. 
—  No todos— le digo.
—   Claro, tu eres la persona con menos interés en el— dice haciendo claro es sarcasmo.
—  Si, de hecho si. 
—  Vamos, ¿Cuándo vas a admitir que lo amas?
—  No lo amo— digo—  ¿llegue a sentir atracción por el? si ¿aun siento un poco? si, pero no lo amo y creo que ya no me gusta como antes, solo me llama la atención. 
—  Bien— dice—  Entonces, ¿no te va a importar que me acerque a el?—  pregunta y me mira para ver mi reacción.
—  No, no me importa que te acerques a el— respondo segura. 
—  ¿Segura?
—  Dijo que no le importa— dice Jason.
—  Bien— responde y se va. 
—  ¿Ha esa que le pasa?—  pregunta Jason mirándola. 
—  Esa tienen un nombre— le digo—  O también la puedes decir como la chica que te tiene locamente enamorado— le digo y el me lanza una mirada asesina. 
—  Cállate. 
—  ¿Por que no se lo has dicho?—  le pregunto riendo. 
—  Sandra es tu mejor amiga, sabes como es— dice—  Me mandara a volar en el momento en que le diga. 
—  O tal vez te dice que siente lo mismo— digo y el me mira con cara de es en serio—  Tienes razón, mejor no le digas. 
—  Ya vámonos. 
Los dos nos vamos al salón en donde ya esta Sandra hablando con unas chicas, las clases comienzan con normalidad. 
Mi mente comienza  vagar y pensar en que hare hoy, hoy es el día en que mis padre vienen de trabajo, ellos todos los días llegan a casa, solo que no llegan en un buen horario; hay veces en las que llegan por la madrugada o hay veces en las que llegan hasta la mañana siguiente.
Comienzo a recordar como fue que deje la casa y mi cuarto, no me es complicado porque tengo una muy buena memoria, al recordar que deje todo en orden y me evitare un seguro regaño. Mis padres son personas bastante estrictas y cerradas, aprendí a guardar silencio sobre cosas que no se deben de mencionar y eso lo aprendí a la mala al igual que muchas otras cosas. 
—  ¿Estudiamos en tu casa?—  me pregunta Jason. 
—  No— le respondo— Mis padres están. 
—  Oh bien alejarnos de los monstruos. 
—  No son monstruos. 
— Aja si. 
— Avísale a Sandra que no se pare en mi casa.
—  No lo hare.
—  ¿Por que?
—  Porque cuando a Sandra le dices que no haga algo lo hace— explica—  Y lo que menos necesitas es tener problemas con tus padres.
—  Tienes razón— le digo y miro hacia la ventana que da vista al patio y justamente ahí esta Kadry con los que se supone que son sus amigos. 
—  ¿Qué hace con ellos?—  pregunta Jason detrás de mi.
—  Son sus amigos—  respondo. 
—  ¿Que?—  pregunta confundido—  Ellos son una bola de patanes y Kadry— hace una pausa—  Kadry es como un chico de libro.
—  ¿Acaso estas flechado por Kadry? 
—  Claro que no, yo me guio por las chicas simplemente se reconocer a buenos chicos y el es perfecto— dice—  Lastima que este con ellos. 
—  Si. 
—  Haz algo— me dice y lo miro confundido—  Tu hablas con el, haz que se aleje de ellos. 
—  ¿Tu estas estúpido o que?— le pregunto y el solo ríe—  No hablo con el y no soy nadie para hacer que se aleje de las personas. 
—  No te hagas la mensa, yo por ahí te vi con el en la fiesta.
—  Yo no estaba con el— digo y el me mira—  El se la pasaba siguiéndome. 
—  ¿Y que tal? ¿Cómo se siente convivir con el?
—  Kadry no es algo del otro mundo, es un simple chico—  digo—  un chico muy hermoso. 
—  Parece que alguien esta flechada por el.
—  No comiences tu también— digo y lo miro—  Suficiente tengo con que Sandra se la pase molestándome con el como para que tu también empieces a hacerlo.
—  No te quiero molestar y mucho menos quiero ser igual a Sandra— dice—  Pero debemos aceptar que si hubo un momento en el que quedaste completamente flechada por el. 
— Si, quede flechada por el hace cuatro años, cuando entramos a secundaria. 
—  Tal vez el tiempo pase, pero el sentimiento es el mismo.
—  Te equivocas— digo—  Porque el tiempo paso y el sentimiento cambio. 
—  Pero—  
—  Ey princesa—  dicen a mis espaldas interrumpiendo a Jason, cuando me giro veo a Kadry a traes de la ventana—  Nos vemos en el descanso—  dice con una sonrisa y se va. 
—  Tienes Razón—  me dice Jason—  El tiempo paso y el sentimiento cambio; porque tal vez los sentimientos de el hacia ti cambiaron. 
—  Solo me hablo una vez después de que crecimos, no me conoce. 
—  Que no hablen no significa que no te conoce.



#4522 en Joven Adulto
#5494 en Thriller
#3109 en Misterio

En el texto hay: misterio, romace, venganza

Editado: 28.06.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.