Animaladas

Capítulo 5: El incidente de Miss Colita

 

 

Arranca J. Carlos Fernández

 

 

Miss Colita no era una ardilla normal, cada día pacientemente recorría el paraje comprendido entre Torredembarra y Altafulla por un bosque prácticamente suspendido sobre el mar. Sus pequeñas, Bellotita y Piñoncita, estaban a buen recaudo en su nido, ubicado en la profunda oquedad formada en el tronco de un pino casi centenario.  

 

El paraje era idílico y, a la postre, frecuentado por multitud de personas que hacían el trayecto admirando aquellas vistas únicas. Uno de sus juegos favoritos era mostrarse tímidamente a los caminantes, recorriendo cortos trayectos para que pudieran admirar su grácil silueta. 

Sin embargo, aquel amanecer era diferente, algo no iba bien. Los sonidos característicos del bosque brillaban por su ausencia. 

A lo lejos solo una pareja se divisaba en la playa. Miss Colita no sabía que eran Víctor y Vlad dando un paseo matutino por la playa, aunque no era la primera vez que los veía.

 

Un rítmico sonido empezó a escucharse proveniente del interior de la espesura. Inquieta les dijo a sus hijitas que se escondieran en lo más profundo del nido y se alejó de él a toda velocidad. El sonido fue haciéndose más evidente, sin duda se trataba de un gran animal, pero no podía asociarlo a nada conocido. 

De repente, un monstruoso animal apareció en el camino, de proporciones gigantescas, solo su cabeza superaba el metro y medio con colmillos de más de 25 centímetros. Su cola era enorme y nada más que una cosa desentonaba en su imponente aspecto, sus brazos, por no decir bracitos, eran ridículamente pequeños. Aterrada, Miss Colita se quedó muy quieta esperando que no la viera. Pero los ojos de un enorme Tyranosaurus Rex se clavaron en ella y sus enormes fauces se abrieron desmesuradamente. 

 

La ardillita cerró los ojos esperando lo inevitable cuando por poco se cae debido a la cantidad de piñones y nueces que la rodearon. Abrió los ojos y se encontró con los del Rex mirándola con expresión divertida.

     —Hola, me llamo Alberticius, espero no haberte asustado.

     —Pues claro que la has asustado, animal, a quien se le ocurre aparecer de repente. —dijo un renacuajo aupado sobre el Rex, mirando a la ardilla con ternura. —Hola, me llamo Áltamir y te pido disculpas por lo bestia que es mi compi.

     —Oh, vamos —inquirió Alberticius—, en realidad somos personajes de Animalia buscando a nuestros creadores, una pareja que...

     —¿Quizás te refieres a esa pareja que está allá en la playa? —dijo temblorosa Miss Colita.

 

 

 

Responde Víctor Fernández García

 

 

Los recién llegados partieron sin dilación.

Pronto, según sabía Miss Colita, todo serían risas y camaradería en una flamante reunión de amigos. Pues así era siempre en aquella pequeña y escondida playa.

 

A la ardilla le daban igual Víctor y Vlad, Alberticius y Áltamir y, en resumidas cuentas, cualquier pareja de majaderos que caminase cerca de su hogar.

«Mientras no se metan con mi familia...», pensó Miss Colita mientras, cabizbaja y reflexiva, trataba de recoger los frutos que le acababan de lanzar medio en broma.

No, la supervivencia no era ningún chiste para la ardilla.

Sus pequeños retoños tenían que crecer a salvo. Sanos y fuertes. 

 

Quizá debido a la generosa carga de piñones con la que se había hecho entre sus brazos, Miss Colita se permitió sonreír. Con su pata derecha daba patadas a una gran nuez, haciéndola rodar en dirección al pino en el que se encontraba su casa.

A su izquierda, el poderoso sol hacía acto de presencia de la mejor de las maneras. Su calor ni picaba ni se quedaba corto, proporcionando una grata sensación, al menos, allí en los acantilados. 

«Lo cierto es que genera un clima inmejorable, un aura de paz y bienestar tan solo comparable a...»

     —¡Mis hijas!

El grito de Miss Colita brotó con tanta fuerza que ecos de él salieron disparados en todas direcciones junto con la carga de piñones.

 

Ya cerca de la playa, demasiado lejos como para escuchar a su despavorida madre, Bellotita y Piñoncita trataban de descender por la parte más vertical y directa.

     —¡Te lo dije! ¿Qué hacemos ahora?

Ante la pregunta de la siempre preocupada Piñoncita, la ardilla de menor edad, pero grandes y mayores agallas, respondió velozmente:



#5728 en Otros
#912 en Humor
#638 en Aventura

En el texto hay: fantasia, reinos, animales

Editado: 03.09.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.