Atraco

4 - Alara – 3

Alara y sus padawans despidieron a Cen en una parada intermedia, ya que se detuvieron en Ord Mantell para ir en busca de Chup. Necesitaban un mecánico para el templo y él era uno de los candidatos. La tripulación de Cen se desperdigó por Wolport rápidamente mientras ellos caminaban directo hacia el taller de Chup, que estaba cerca del sector de los casinos. Cuando llegaron se llevaron una sorpresa, el lugar estaba destruido y Chup no estaba por ningún lado. Otra sorpresa fue encontrar el speeder Shin en un rincón del lugar, por alguna razón había esquivado la destrucción que había pasado por ahí. Alara se agachó a tocarlo mientras sus padawans revisaban el lugar.
“¿Cómo es el señor Chup?” Preguntó Tori mientras salía de su oficina.
“Chup es un drall, usualmente tiene un arnés con muchas herramientas y sus gafas para soldar…” Dijo de memoria Alara. “Debe estar en problemas…”
“Maestra, Tori…” Gritó Juna desde lejos. “Creo que encontré algo.”
Alara y Tori siguieron la voz de Juna para encontrarse con ella cerca en el puerto, el techo estaba destruido y había un extraño símbolo pintado en lo que solían ser las compuertas. La pintada era un círculo con un casco o por lo menos eso era lo que la maestra había pensado.
“Parece un símbolo.” Dijo pensante Juna. “Creo que tu amigo se cruzó con las personas equivocadas.”
“¿Dónde vi esto hace poco?” Preguntó al aire la maestra.
“En las noticias…” Dijo pensante Tori.
“Es cierto, es el símbolo de los Separatistas.” Dijo pensante Alara mientras sacaba su holopad. “Al cabo de unos segundos el holograma de Mirabella estaba frente a ellas.
“Buenos días, maestra.” Dijo al aire la espía mientras miraba hacia el lugar donde estaba Tori. “Lak ya estaba en el magtrain.”
“No te estamos llamando por eso, Mirabella. Estábamos buscando a nuestro amigo Chup y su taller está en ruinas.”
“No parece reciente.” Aclaró con prestancia Juna.
“El símbolo de los Separatistas está pintado en sus compuertas.” Agregó la maestra.
“Es un tema sensible, maestra.” Dijo pensante Mirabella. “Todo está a punto de estallar en Ord Mantell, por eso el tren es tan importante, es para mostrarle a los habitantes del planeta que la República está ayudándolos todo el tiempo.”
“Entendido, solo queremos saber si está bien, veníamos con la idea de invitarlo a trabajar con nosotros en Karastros.” Dijo pensante Alara.
“Te enviaré las coordenadas de una de mis espías en la zona, ella va a estar mejor informada que yo.” Dijo pensante Mirabella. “Las llamaré si tengo novedades de sus compañeros.”
Mirabella despareció sin decir nada.
“Esa espía es extraña…” Dijo pensante Juna mientras miraba a su maestra destapando el speeder. “¿Conoces ese speeder?
“Sí, solía pertenecerle a Shin…” Dijo apenada Alara. “Quedó en la nave de Lyrian… pensé que se había perdido con ella.”
“Está en buen estado teniendo en cuenta sus alrededores.” Dijo pensante Juna.
Tori estaba revisándolo de cerca mientras el holo de Alara sonaba para llamar su atención.
“Después volvemos, tenemos que conocer a esta tal…” Dijo pensante Alara mientras leía su holo. “Jess… Debería estar cerca.”
“Cerremos todo, tal vez tu amigo quiera recuperar algo…” Dijo pensante Juna.
Tori ayudó a Juna a cerrar todo mientras Alara revisaba los alrededores, la ciudad parecía ignorar lo que había pasado en el taller y notó que todo estaba empapelado con carteles sobre la inauguración del tren. Alara estaba preocupada por Chup, así que apuró el paso junto a sus aprendices para terminar en un iluminado callejón. Este las guio por las entrañas de la zona para terminar en un pequeño mercado. Este tenía tiendas de partes, de robots y varios artículos, había un desarmadero y lo que estaban buscando, una agencia de apuestas. Dentro encontraron a la tal Jess, la humana estaba gritándole a uno de sus clientes, ya que parecía enojado con el resultado de sus apuestas. Luego de un pequeño intercambio de palabras, terminaron acercándose a ella, que las miraba con recelo desde el otro lado del mostrador. Sin decir nada, la mujer las dejó pasar por una puerta para aparecer frente a ella. Sus rosados cabellos eran largos y llevaba una extraña chaqueta.
“¿Jess?” Preguntó con curiosidad Alara.
“Ella misma.” Respondió con prestancia la mujer mientras miraba de cerca a Tori. “¿No es demasiado pequeña para ser una jedi?”
“Mi nombre es Tori y soy una padawan.” Respondió con prestancia la pequeña.
“Ah, no entiendo los rangos de su Orden…” Dijo al aire Jess mientras se apoyaba contra la pared. “Mirabella me dijo que estaban buscando a alguien.”
“Su nombre es Chup, es mecánico y vive en la zona.” Dijo pensante Alara. “Es amigo de la Orden.”
“¿Drall? ¿Se ofende por cada error en cualquier aparato?” Preguntó al aire Jess. “Lamentablemente lo han vendido a los Separatistas.”
“¿Cómo permitieron que eso pasara?” Preguntó con seriedad Alara.
“Fue repentino, parece que tenía algún tipo de deuda con ellos y terminó siendo reclutado a la fuerza por el movimiento.” Respondió al aire Jess. “Para cuando llegué al lugar estaba todo destruido y no pude hacer nada al respecto más que seguirlos.”
“Con encontrarlo nos basta, nosotras nos ocuparemos del resto.” Dijo pensante Alara.
“No sería un problema, puedo darles algo de apoyo cuando terminen…” Dijo pensante Jess. “Necesito mantener mi fachada, así que van a tener que hacer una apuesta.” Terminó jocosa para salir por la puerta.
Alara estaba preocupada por Chup, pero ya estaban camino a él.

La jungla estaba junto a un gran río, ahí había empezado el viaje inaugural del magtrain. La jungla era densa y tenía un límite contra las Scraplands. Ellas caminaron al punto que había en su holo esquivando la fauna del lugar con su agilidad de jedi. Tori saltaba entre las ramas explorando delante de ellas, que venían revisando con detenimiento la jungla sin encontrar nada extraordinario, especialmente por lo que habían escuchado de la mujer del SIS.
“Maestra esto parece una farsa.” Dijo al aire Juna mientras miraba un animal con curiosidad.
“Debe haber algo aquí, Juna. SIS sabe lo que hace.” Respondió pensante Alara mientras seguía a Tori por las alturas.
“¿Qué edad tiene Tori?” Preguntó con curiosidad Juna.
“Diez.” Dijo pensante Alara. “Es grande para su edad, pero pequeña para ser padawan.”
“Eso estaba pensando…” Dijo pensante Juna. “Yo todavía estaba estudiando a los diez…”
“Ella es bastante aplicada para su edad y tiene talentos ocultos que venimos descubriendo juntas.” Aclaró sonriente Alara.
“Ya no puedo esconderme de ella…” Dijo ofuscada Juna.
“Es tu culpa más que nada, creo que necesitas aprender el valor de tu habilidad antes de mejorar con ella.” Respondió pensante Alara. “Tú tienes un par de talentos ocultos también…”
“Me gusta tu estilo, maestra…” Dijo divertida Juna.
“Yo creo que eres una gran espadachina, Juna. Nunca dejes de entrenar.” Dijo sonriente Alara. “Por otro lado, los problemas se pueden solucionar con otras herramientas antes de tener que recurrir a tu sable.”
“No parece ser cierto…” Dijo pensante Juna mientras levantaba la mirada para encontrar a Tori.
La padawan estaba mirando frente a ellas sin decir nada, pero tenía sus ojos fijos en algo. Entre dos árboles había una pequeña chimenea oculta entre las ramas. El caño estaba pintado del mismo color que los troncos y estaba emitiendo un agrisado vapor. Las tres se acercaron para revisarla con detenimiento mientras intentaban encontrar su procedencia.
“Buen trabajo, Tori.” Dijo pensante Alara. “Debe haber una entrada en las cercanías…”
“Tengo la sensación de que algo va a pasar, maestra…” Dijo pensante la pequeña.
Alara miró a Tori sabiendo que nunca decía nada en vano.
“Tengamos cuidado, aprendices.” Dijo al aire mientras giraba para revisar sus alrededores.
Juna tocó con cuidado la chimenea para notar que estaba caliente mientras miraba las hojas la rodeaban.
“No parece ser humo, las plantas no están manchadas por hollín.” Dijo al aire.
“Es un buen detalle.” Dijo pensante Alara. “Me gustaría saber que están haciendo estos Separatistas en un lugar como este.”
“Teniendo que tu amigo es un mecánico deben tener un hangar o algo parecido para sus vehículos en la zona…” Dijo pensante Juna. “No estoy segura de que está pasando con los Separatistas en este planeta.”
“Por lo que leí, SIS sospecha que los Separatistas están siendo manejados por el Imperio, pero nadie lo sabe a ciencia cierta, este planeta tiene una extraña historia…” Respondió pensante Alara mientras se acercaba a Tori. “Durante las Guerras Mandalorianas este planeta fue derrotado y usado como base para saltar a otros planetas de la zona… La República liberó la zona con la ayuda de algunos jedis, como deberían saber de sus clases y terminaron siendo parte de la República. Creo que la gente de este planeta preferiría ser independiente…”
Tori la miró con curiosidad para notar que el suelo cedía debajo de ellas. Las tres saltaron hacia los árboles que se alejaban de ellas para notar como una escotilla oculta en el suelo se abría para dejar paso a un par de vehículos. Alara las ocultó para ver lo que pasaba debajo. Los vehículos estaban detenidos y manejados por un pequeño escuadrón. Entre ellos estaba Chup.
“¿Cómo sé que esto funciona, drall? Parece que lo reparó un panadero.” Decía el que parecía de mayor rango.
“Yo no hago magia, señor.” Dijo ofuscado Chup. “Hice lo mejor que pude con los materiales que tienen, si quieren que repare estos vehículos deberán conseguirme los repuestos apropiados.”
El humano lo miró con fijación mientras los vehículos empezaban a moverse lentamente hacia la jungla.
“Tienes suerte que eres el único mecánico de la zona, drall.” Dijo ofuscado el hombre para saltar dentro del vehículo.
En la plataforma había unas cajas y los restos de unos cuantos speeders. Alara y sus padawans saltaron allí para ocultarse de los dos guardias que estaban custodiando a su amigo mientras la plataforma volvía a ser tragada por la tierra. Una pequeña luz roja era todo lo que iluminaba la plataforma. Alara decidió que las sombras eran sus aliadas, así que confió que la Fuerza no los dejara en un lugar peligroso.



#1501 en Fanfic
#3955 en Fantasía

En el texto hay: accion y aventura, starwars, star wars

Editado: 28.06.2023

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.