Bajo La Luz Del Sol

SEÑALES

El político es ayudado por uno de sus asistentes. Para que no se vaya a caer de la camioneta, y se dirige a un puñado de personas que se reúne lentamente en ese lugar de la calle, y les dice:

— Muy buenos días, damas y caballeros. Es para mí un gran honor en parar aquí y que ustedes me reconozcan y se vayan reuniendo. No les voy a quitar mucho tiempo... para los que no me conocen, yo soy Marchal Bour Smith. Yo quiero ser el alcalde de este hermoso pueblo, porque tengo las mejores propuestas para sacar adelante todo. Yo les prometo que conmigo todo va a cambiar para bien, y no para mal... por ahí hay un candidato que anda prometiendo cosas que no van a cumplir, mucho cuidado con eso, él no quiere el bienestar de este pueblo, yo si, por eso voten por mí. Yo les prometo que todo va a cambiar para bien.

De inmediato, Jan le dice a su padre:

— Por favor, ya no escuchemos más a este hombre y vámonos para la casa.

— Si, vámonos para la casa.

En seguida, Jan y su padre se van para la casa. Cuando Marchal los mira de reojo y sigue hablando con los que están al frente...

Estando a punto de llegar a su casa, Blick le pregunta a su hijo:

— ¿Te sucede algo?

— Cuando ese hombre estaba hablando me comenzó a doler el estómago.

— Ya llegamos a casa para que te tomes algo para ese dolor.

— Creo que no es necesario, ya se me quito.

En ese instante, Blick y Jan entran a casa. Cuando encuentran a Isabella preparando la mesa para todos.

De inmediato, Isabella los ve llegar, y les dice:

— ¿Cómo les fue?

Blick le da un beso a su esposa, y le responde:

— Muy bien, hoy adelantamos bastante trabajo... ¡uy! Huele muy rico, no me digas que te decidiste a preparar uno de los pavos que tenemos.

— No, es un sudado de gallina.

— Oh.

— ¿Y todavía les falta mucho trabajo?

Jan le dice a su mamá:

— Nos falta mucho, venimos a comer y luego de descansar. Nos vamos otra vez.

— Pues siéntense que ya les sirvo, pero antes voy a buscar a Theo afuera.

Jan y Blick se sientan en el comedor, mientras Isabella sale de la casa y encuentra a Theo jugando con un amigo...

Después de unos minutos, Isabella le sirve el almuerzo a toda la familia. Cuando todos se ponen a agradecerle a Dios por esos alimentos...

Luego de Agradecerle a Dios por la comida, Blick les dice a todos:

— Bueno, disfrutemos de estos alimentos que nos preparó la mujer más linda de este pueblo, que digo, la mujer más hermosa de los Estados Unidos.

Jan y Theo se ponen a sonreír un poco. Cuando Isabella le dice a Blick:

— Si tú lo dices.

En ese instante, todos comienzan a comer. Cuando Theo le dice a su papá y a su hermano:

— Sera que yo los puedo acompañar ahora que terminen de comer.

Blick le responde a su hijo:

— Adonde estamos trabajando no puedes ir, hay mucho polvo y te puedes enfermar, es mejor que te quedes estudiando.

— Yo hice todas las tareas.

— No importa, sigue estudiando.

Jan le dice a Theo:

— Hazle caso a Papá y sigue estudiando.

Isabella les dice a todos:

— ¿Cómo quedo la comida?

Todos le responde:

— ¡Bien!

Jan les dice a todos:

— A noche que me fui a costar, y estaba pensando en que se puede ampliar un poco más la Iglesia, porque hay espacio para hacerlo, solo se necesita hablar con el pastor. Para construir la parte trasera.

Isabella le dice a su hijo:

— ¿Qué buena idea? Pero las personas que asisten a la Iglesia no terminan llenándola, y si se amplía ahora se va a ver vacía.

— No importa, necesitamos ampliarla.

Blick le dice a su esposa:

— Jan tiene razón, necesitamos más espacio, la idea es seguir y seguir hablándole a la gente y traer más personas a la casa de Dios. Convencerlas de que andan en caminos de las tinieblas.

— Así es muchachos, hablaremos con el pastor...

Después de almorzar, Blick y Jan vuelven a su trabajo en la casa de Stem y Gladis, y terminan de adelantar bastante, y salen de noche de ese lugar...

El día siguiente, Jan sale de su habitación dispuesto a ducharse, pero se olvida de orar en su habitación, y baja al primer piso. Cuando Isabella le dice:

— Necesito que vayas al supermercado.

— Voy a bañarme para ir a trabajar.

— Jan, puedes bañarte y después ir rápido al supermercado más cercano del pueblo, y comprarme lo que necesito, yo estoy esperando a que pase el auto bus escolar de Theo.

— Bueno, bueno, ya voy.

Jan se baña rápidamente, y cuando está vistiéndose en su habitación con gran apuro, se le rompe la media, la cual se estaba poniendo en su pie derecho, y dice:

— Tal parece que le hice mucha fuerza.

Isabella acompaña a Theo a subirse al bus, y regresa a casa...

En ese momento, Jan no ora en su habitación y baja al estudio, y ora en ese lugar. Y después le dice a su mamá cuando la ve:

— ¿Qué hay que comprar en el supermercado?

Isabella saca una lista de su bolsillo, y se la da a su hijo, quien al ver la lista dice:

— ¡¿Todo esto?!

— Si, todo esto falta. Y apúrate, yo tengo que verme con unas amigas de la Iglesia porque hoy vamos a predicar en el parque.

— Bueno.

Jan sale de la casa mirando la lista que le dio su mamá. Y camina varias cuadras. Cuando ve pasar a Loren, una jovencita que asiste a la Iglesia, y de inmediato la saluda desde lejos. Cuando esta le corresponde el saludo...

En ese instante, el segundero de una nueva Iglesia que están haciendo, se cae. Haciendo que muchas personas se asusten.

Jan y varias personas se quedan viendo lo que cayo. Cuando los trabajadores recogen la pieza del suelo, y vuelven a la Iglesia...

Jan mira la hora, y se apresura en comprar las cosas de su mamá, y así desocuparse para ir ayudar a su padre...



#3584 en Otros

En el texto hay: espiritual, salvacion, concejos y otros

Editado: 09.02.2024

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.