Bellas Artes

I

Dimitri Hill, El hombre más famoso en toda Alemania, con la edad de 30 años ha llegado demasiado lejos en la industria del arte pero su fama no es tan limpia, tiene un historial turbio y oscuro que si el mismo se los contara se les pondría los pelos de punta de todas las atrocidades que él ha tenido que hacer para alcanzar su fama pero ¿Ustedes no han sentido ese deseo de hacer cualquier cosa por obtener lo que realmente anhelas con todo tu ser? El no anhela nada, el disfruta lo que hace sin remordimiento alguno, sus ojos no reflejan nada más que satisfacción y su sonrisa ladeada es un vivo ejemplo de que es un hombre con varios secretos inconclusos, secretos que hasta el padre de la iglesia saldría corriendo al no poder seguir escuchando, ese es el, un hombre oscuro con una mente de psicópata con sonrisa de demonio sin embargo es famoso.

Es un leopardo, sigiloso y rápido, como una serpiente escurridiza esperando entre la sombra para atacar y clavar sus colmillos o en este caso su cuchillo, es como un gato negro de la mala suerte, si pasa en frente tuyo ten en cuenta que te traerá mala suerte o tal vez te lleve directo a la tumba de una forma desagradable.

¿Quieren saber quién es? Se los contare con sumo detalle, en un pequeño resumen antes de conocer su historia, antes de saber en qué se especializa antes de caer en un vacio de repugnancia y satisfacción, os advierto tengan la mente clara, escuchen una pieza musical de un piano mientras beben una taza de café mirando el horizonte para tranquilizarse y no caigan en el abismo, no, no lean bajo la oscuridad de la noche, no se protejan con la sabana que algunas jugaron con ella como si fuera un castillo mucho menos veas a la gente pasar por que algunos de ellos puede ser él y lo más importante que no haya un silencio fúnebre porque eso es lo que lo caracteriza a él, ser silencioso a la hora de matar, no digan que no se los advertí.

Tiene una mente vacía pero a la vez llena, sus pensamientos no son nada coherentes, sus acciones son misteriosa pero su arte es una belleza andante, desde niño miraba llegar a su padre en un estado completamente desastroso, lleno de cerveza en todo su organismo, el olor a cigarro que se desprendía de su piel y los ojos rojos como si no hubiera dormido por una semana entera, siempre lo miraba con algún rasguño en su brazo o con su camisa rasgada mientras su cinturon perezosamente caía a un lado de su pantalón , en ese estado comenzaba a tirar las cosas, comenzaba a gritar a los cuatros vientos, comenzaba a maltratar a su esposa quien se desvelaba noches enteras llorando, cada noche el miraba como su madre suplicaba entre llantos que aquel hombre de dientes amarillo la dejara de tocar, la abusaba en frente de un pequeño que apenas y conocía lo que era lo malo no fue hasta entonces que un día su padre en un momento de enojo se la desquito con la mascota de Dimitri, un perro de raza, un pastor alemán, comenzó a patearlo, a quemarlo hasta finalmente matarlo empuñando el cuchillo en su costado izquierdo fue esa noche de agosto que vio a un ser viviente morir en manos de quien consideraba su padre. 

La siguiente en la lista fue su madre, si tan solo ese día el no hubiera llegado de la escuela con su uniforme lleno de lodo, si tan solo se hubiera quedado callado cuando estaba siendo reprendido por su padre, si tan solo no lo hubiera hecho su madre seguiría viva, su madre solo lo defendía cuando su padre lo regañaba, lo último que recuerda de su madre son el color de sus ojos, café claros con un brillo especial que ese día se había apagado, su cuerpo inerte en el suelo en un mar de sangre, con su mano tiesa y su hermosa sonrisa borrada por tantos golpes, durmió días al lado de ella llenando sus inocentes manos de sangre, llenando su mente con demonios, abrazando a alguien muerto. Cuando fue encontrado por su abuelo quien llegaba de visita por el cumpleaños de su hija se llevo una gran sorpresa, una que casi le da un infarto, las autoridades se hicieron presente tomando declaraciones del pequeño que con dificultad formulaba algunas cuantas palabras mientras miraba sus manos llenas de sangre, recuerda llevar sus manos hasta sus labios y probar la sangre de su progenitora en frente de todos sin repugnancia la saboreo, un sabor dulce que después se vuelve metálico, todos los presentes se quedaron atónicos que con suma preocupación le sugirieron así abuelo que lo llevara a un psiquiatra.

— ¿Por qué probaste la sangre de tu madre?—Fue la pregunta que le hizo una gentil señora de cabello café que se perdía en las canas.

El no contesto y no contestaría tan solo miraba sus manos que estaban limpia pero ante su vista estaban llenas de sangre, una vez a la semana iba a las terapias con esa señora fingiendo estar cuerdo mientras en la oscuridad de su cuarto se hacía daño para volver a probar el sabor a sangre que hasta en ese momento lo consideraba pasable, tal vez el soñar todas las noches el mismo sueño donde presencio el momento en que su padre apuñalo varias veces a su madre sin piedad y como en su rostro va reflejaba ningún rastro de misericordia, de arrepentimiento y que en cambio solo hubiera fascinación, tal vez eso lo llevo a probar cosas oscuras, eso lo llevo a que cada dos meses cuando iba a confesarse a la iglesia le llevara al padre una paloma muerta.

Llego el momento en que se convirtió en adulto, llego el momento de trabajar pero desgraciadamente su método de trabajo es de lo peor, su majestuosa arte y su museo de muñeca es el infierno y dolor reflejado en una pequeña habitación, la gente lo adora por su increíble arte, sus obras la llaman bellas artes como su museo, si tan solo supieran... si tan solo.



#11956 en Thriller
#4877 en Suspenso
#6845 en Misterio

En el texto hay: asesino, arte, sangre y crimenes

Editado: 20.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.