Blood Rites (the grey Wolves #2 )

Capítulo 3 Percy III

Percy se había pasado la mañana sin hacer absolutamente nada más que hablar periódicamente con Annabeth. Combatir verbalmente con ella era una de cosas favoritas. Nadie le permitiría ayudar en la ceremonia, con el padre de Percy diciendo que tenía que aprovechar este momento para prepararse para su Luna, y para esta noche. Con toda honestidad, Percy estaba tratando de no pensar en ello, o al menos parte de ello: Los Ritos de Sangre. Sabía que Annabeth estaba nerviosa acerca de ello y el también. Le había preguntado a su padre que tenía que hacer y todo lo que había dicho es que el instinto se haría cargo y que la magia del lazo de compañeros ayudaría. Tan nervioso como estaba por la cercanía de realizar los Ritos de Sangre, su lobo gruño ante la idea de ellos marcando el cuello de Annabeth para que todos los Canis Lupis lo vieran. Se dio cuenta que su lobo estaba inquieto, deseoso de terminar la unión. Percy decidió que tenía que dejar salir a su lobo por un tiempo, dejarlo agotar un poco de su energía.

Salió por la puerta de atrás y se quedó en el porche de la casa de huéspedes en la propiedad que sus padres alquilaban. Toda la propiedad era de unas 85 hectáreas de bosques, sin miradas indiscretas alrededor. Percy se quitó la ropa y sintió el cambio verterse sobre su piel, reestructurándolo por dentro y por fuera, y en unos momentos en donde un hombre había estado de pie ahora estaba un gran lobo negro. A pesar de que era un Lobo Gris, su capa gris terminaba en negro, el efecto haciéndolo lucir casi de un negro a menos que su piel se frotara en sentido contrario. El lobo sacudió su pelaje como si estuviera mojado y quisiera expulsar el agua de su abrigo. Puso la nariz en el aire y, respirando hondo, se llenó los pulmones de aroma de las flores silvestres floreciendo, hierba recién cortada y tierra húmeda de la lluvia reciente y, finalmente, dejo escapar un largo aullido. Percy escucho el chasquido de una ramita a su izquierda y su aullido se interrumpió cuando volteo la cabeza en dirección del ruido. Vio un conejo huir y solo así la persecución había comenzado. Salió disparado como una bala, con sus ojos pegados a la presa que zigzagueo dentro y fuera de los arbustos, alrededor de los árboles y sobre troncos caídos. Percy estiro las piernas y apretó el paso, el lobo disfrutando de la caza, el aire fluyendo en su pelaje ondeando cada hebra. Mientras Percy perseguía a su presa, se dio cuenta que esta casa se sentía diferente a la demás. Él se sintió completo, el vacío constante que estaba en cada macho sin pareja había sido llenado. Debido a eso, el lobo era capaz de concentrarse más minuciosamente en la caza, sus pensamientos ya no dividiéndose entre el hombre y el lobo. Si se sentía también solo por encontrar a su pareja, ¿Cuánto mejor se sentiría una vez que el vínculo estuviera completo, y una vez que se consumara el emparejamiento?

Percy se lanzó por última vez, empujando su largo cuerpo al límite con sus patas traseras y dejando caer sus mandíbulas en la parte superior de su presa, rompiéndole la espalda al instante. El lobo disfruto de los despojos de la caza, y una vez que estuvo lleno encontró un lugar soleado, la hierba cálida por los rayos de sol, y se acostó, rodando de costado. Sintiendo la calidez del aire ondular su pelaje, la mente de Percy se extendió hacia la de Annabeth sin querer hacerlo. Era como si su alma necesitara sentir su otra mitad y si pasaba mucho tiempo sin ese contacto, se volvería despojado e inquieto. No le dijo nada; solo se deslizo en sus pensamientos, disfrutando de estar con ella, incluso si no la podía tocar físicamente.

Una vez que su lobo estuvo contento de que su compañera estuviera a salvo, se levantó, se sacudió la hierba y la suciedad, y comenzó la carrera de vuelta a la casa de huéspedes. Necesitaría una ducha después de su carrera y aun tenia que escribir sus votos. Estaba realmente luchando con que decirle a Annabeth; sabía lo que sentía, pero no podía encontrar las palabras adecuadas para decírselo.

Después de una ducha y sentarse a ver un trozo de papel en blanco, tratando en vano de poner sus sentimientos en palabras, Percy decidió tomar un descanso. Mientras estaba acostado en la cama, todo lo que podía pensar era en cierta ardiente rubia y que esta noche iba a ser toda suya. Realmente había esperado que Annabeth estuviera dispuesta a incorporar los votos de la boda humana a la ceremonia de unión, pero no estaba preparada para eso. Le había explicado que su unión era permanente, a diferencia de un matrimonio humano, pero la idea de estar casada a los 17 años parecía ponerla nerviosa, por lo que el esperaría. Percy estaba aprendiendo rápidamente que la espera realmente apestaba.

"Hombre lobo, nos dirigimos a tu camino, espero que estés listo para esto". Percy oyó la voz de Annabeth en su mente. Sonrió por su juguetona alegría, lo cual era una de las cosas que a su lobo le gustaba de ella: jugaba, algo que incluso los lobos en su hábitat natural hacían como parte de su danza de emparejamiento.

"He estado listo para ti desde que puse mis ojos en ti. Cuídate, te veré pronto". Le dijo mientras se imaginaba acariciando su suave rostro. Le envió esa sensación también y la sintió estremecerse en respuesta. Eso le hizo sonreír aún más grande.

Viendo la hora en su teléfono, 12: 15, Percy se levantó, decidiendo que era hora de vestirse en el momento en que llamaron a la puerta principal.

Está abierto dijo en voz alta.

Sally, la madre de Percy, entro por la puerta.

Te he traído los votos que van a decir durante la ceremonia, y quería preguntarte si ya habían conseguido la ofrenda para Annie. Dijo Sally 

En realidad conseguí dos cosas. La primera es un libro autografiado que me dijo que amaba cuando era niña, pero del que no tenía una copia. Espero que eso le demuestre que la escucho cuando habla y que las cosas que ella siente son importantes para mí. El segundo creo que debería mostrártelo.Dijo Percy 



#15399 en Fantasía
#33777 en Novela romántica

En el texto hay: hombres lobo, sangre, ritos

Editado: 17.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.