Blood Rites (the grey Wolves #2 )

Capítulo 4 Atenea IV

El teléfono de Atenea sonó a medida que tomaban el giro a la vía de servicio y se dirigían a la finca que los padres de Percy habían alquilado. Ella respondió sin mirar quien era.

Habla Atenea. Respondio Atenea

Atenea, soy Bobby, de la tienda oyó decir a su empleado y se dio cuenta de que su voz sonó nerviosa.

Bobby ¿Está todo bien? pareces un poco tenso dijo Atenea.

Bueno, hay un pequeño problema. Tenemos un cliente furioso exigiendo verte, diciendo algo acerca de ser estafado. No va a entrar en detalles, pero está realmente enfadado y no sabía si llamar a la policía o hacer que, así que te llame a ti. Dijo Bobby

Si no ha hecho daño a nadie, no llames a la policía, no hay necesidad de molestarlos con esto sí puedo solucionarlo yendo hasta allí y hablando con el hombre. Dame cinco minutos y voy dijo Atenea a Bobby.

Atenea colgó el teléfono y tomo el primer giro que la llevara a su librería.

Mama ¿Qué pasa? ¿Está todo bien en la tienda? pregunto Annabeth

No estoy muy segura. Era Bobby, él es uno de mis gerentes asistentes y dice que hay un cliente furioso exigiendo verme. Bobby parecía muy preocupado por el, así que creo que tengo que pasar por allá, pero voy a hacerlo rápido. Dijo Atenea

No es gran cosa, el hombre lobo puede esperar unos minutos. No voy a decirle que nos vamos a demorar, vamos a hacerlo sudar un poco cuando yo no aparezca exactamente a la 1:00 dijo Annabeth con una sonrisa pícara.

No creo que a ti y a Thalia deban permitírseles pasar más tiempo juntas, Annie, está comenzando a cambiarte y no puedo controlar a más de una bruja malvada a la vez dijo Piper con sarcasmo.

Thalia puso los ojos en blanco.

No hay nada malo en hacer al hombre sudar un poco. Quiero decir, vamos, el fingió su muerte y casi llevo a nuestra pequeña y dulce Annie a la locura. Todo vale en el amor y la guerra, nena.Dijo Thalia

Bueno, eso es cierto admitió Piper.

Se detuvieron en la acera frente a la librería y las cuatro salieron del auto. Hacia demasiado calor para sentarse en el auto incluso con el aire encendido, y además, Annabeth no quería a su madre enfrentándose a un lunático por su cuenta. Una vez en la tienda, Atenea comenzó a mirar alrededor, esperando ver, o al menos escuchar, a este supuesto cliente furioso, pero no había nada. Todo el mundo en la tienda estaba tranquilo, hojeando a través de la misma, algunos hablando en voz baja entre sí. Se acercó a uno de los empleados y pregunto dónde estaba Bobby.

Me dijo que tenía que salir, algo sobre una situación de emergencia respondió la empleada llamada Leyla.

"Eso es raro" pensó Atenea.

Bueno, que paso con el cliente que estaba molesto pregunto Atenea.

¿Qué cliente? No ha habido ningún cliente molesto esta mañana.Dijo Leyla

Aunque Annie se había dado cuenta que no había estado percibiendo las emociones últimamente, pudo sentir que algo no estaba bien.

Mama, en realidad no me está gustando lo que estoy sintiendo con toda esta situación. Vámonos ¿de acuerdo? le dijo Annabeth a su mama.

Sí, estoy de acuerdo, Annie. Estoy sintiendo una mala vibra agrego Thalia.

Atenea se sentía de la misma manera, algo estaba mal. Tenían que irse, pero no se sentía nada cómoda dejando la tienda abierta. Se volvió hacia Leyla y le dijo que les dijera educadamente a los clientes que se había producido una situación de emergencia y que la tienda tenía que cerrar, y luego le pidió que cerrara con llave.

A medida que todas regresaban al auto, Annabeth no pudo detener el escalofrío que le recorrió el cuerpo. Estaba bloqueando sus pensamientos de Percy e incluso tratando de bloquear sus propias emociones porque sabía que si él pensaba que estaba en el mas mínimo peligro, o incluso que había un potencial peligro, el vendría volando al rescate y ella no sentía que la situación lo requiriera.

Cuando Atenea comenzó a alejarse de la acera, Annabeth le pregunto:

Entonces, mama, ¿Qué te parece que fue todo eso? Pregunto Annabeth

No estoy segura. Bobby siempre ha parecido honesto. No entiendo por qué iba a mentir sobre un cliente furioso dijo Atenea.

Tal vez es uno de esos clientes descontentos que se le vuelan los tapones por que no consiguió el aumento que quería. O tal vez tiene uno de esos problemas donde alucinas y vez cosas donde no existen. O tal vez es un drogadicto, de modo que esta alucinando y viendo cosas que no existen, o hmphmm… antes de que Thalia pudiera continuar, Piper coloco una mano sobre su boca.

Realmente tenemos que trabajar con ese asunto del cerebro y el filtro en la boca, Thals dijo Piper con aire taciturno.

Hmm hmm hmmas gruño Thalia entorno a la mano de Piper.

Sí, sí, sabemos que solo decías tradujo Annabeth.

Bueno, sea como sea que se le volaron los tapones de la cabeza, como Thalia tan elocuentemente dijo, eso solo se convirtió en el menor de sus problemas teniendo en cuenta que me mintió y luego se fue a la mitad de su turno dijo Atenea se pellizco el puente de la nariz. Era en momentos como estos donde ser dueño de tu propio negocio parecía ser la idea menos brillante de sus brillantes ideas.

Annabeth estaba mirando a su madre, viendo el cansancio filtrarse en ella como el agua buscando una grieta en su base cuando escucho a Thalia silbar.

Echen un vistazo a esa deliciosa cosa.Dijo Thalia

De repente, Annabeth escucho una gran explosión. El auto comenzó a desviarse. Atenea tiro del volante hacia la derecha para compensarlo, pero era demasiado fuerte. La camioneta comenzó a girar y a medida que caían en la cuneta a un lado de la carretera, el auto comenzó a rodar. Una y otra vez rodo como un barril por una colina hasta que finalmente llego a una parada brusca, aterrizando boca abajo con las ruedas en el aire. Annabeth estaba gritando, demonios, todas estaban gritando. Pudo sentir la puerta del lado del pasajero aplastarse contra su costado, el lado del tablero frontal se estrelló contra su pierna y sintió el crujido estremecedor de un hueso dispararse por su pierna y el cinturón de seguridad era como una soga al cuello.



#15246 en Fantasía
#33576 en Novela romántica

En el texto hay: hombres lobo, sangre, ritos

Editado: 17.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar




Uso de Cookies
Con el fin de proporcionar una mejor experiencia de usuario, recopilamos y utilizamos cookies. Si continúa navegando por nuestro sitio web, acepta la recopilación y el uso de cookies.